Nazar Haro sí sabía de la guerra sucia

jueves, 6 de febrero de 2003
*Documentos del AGN lo comprueban México, D F- A pesar de que el extitular de la DFS negó haber torturado a algún detenido durante la guerra sucia de los años setenta y aseguró que nunca ha matado “ni a una mosca”, mucho menos, “a un ser humano, documentos del Archivo General de la Nación (AGN) argumentan lo contrario Un oficio de la Compañía Constructora Robusta, con fecha de 19 de mayo de 1979, publicado en la edición del miércoles en El Universal, se refiere al adiestramiento de la Brigada Blanca, organización paramilitar creada por Nazar Haro, para operar en la Plaza de la República Número 20, donde, según testimonios, fueron detenidas, torturadas y desparecida personas señaladas como guerrilleros El documento, dirigido al C Comandante Jorge I Bustos, detalla que Robusta entregó a la DFS este edificio para sus operaciones y que ahí se había construido de todo, hasta un incinerador El oficio lo firmó el ingeniero Francisco Rodríguez Ruiz, director de Robusta Constructora, y fue remitido con copia a Nazar Haro “para su superior conocimiento” En estos textos, encontrados en la galería número dos del Archivo General de la Nación, se plasmó la detención del peruano Julio Carlos Fuchs Valdés Un documento menciona de la detención del peruano por Nazar Haro y el entonces Comandante Fernando Gutiérrez Barrios Aunque no se precisa qué métodos usaron para hacerlo confesar, menciona que, después de la aprehensión, el sudamericano confesó sus “acciones” terroristas en Perú y los planes que tenía para realizarlos en México El documento dice: “que en 1962 (Fuchs Valdés) pudo entrar a Cuba porque la exesposa del Che Guevara, de nombre Hilda Gadea, de nacionalidad peruana lo avaló que por más lucha que hizo para ser entrenado en guerra de guerrillas o sabotaje no lo logró por discrepancias que tuvo con el Partido Comunista cubano que a través de Hermilio Abreu Gómez buscó a Guillermo Carnero Hocke, peruano y periodista de la revista Impacto que se reunía en México con José María Crispin, brasileño: Emilio Salazar, venezolano; Tulio Rayer, colombiano, con la idea de formar un Movimiento Latinoamericano de Liberación” El Universal detalla que confesiones de esta naturaleza abundan en documentos del AGN y que están firmados por los números 1 y 2 de la Dirección Federal de Seguridad: Capitán Fernando Gutiérrez Barrios (subdirector en funciones de director) y los Testigos de Asistencia, Miguel Nazar Haro y Luis Ramírez López, en abril de 1975 También describe que en otro documento fechado en agosto de 1966 se exponen los métodos usados por la DFS contra “grupos subversivos” en coordinación con la Policía Judicial Federal, la Policía Preventiva del Distrito Federal y el Ejército A los judiciales les correspondía asaltar y catear la zona industrial del Estado de México, la DFS aprehendería a las personas que estarían vinculadas al Movimiento Revolucionario que preparaba la “guerra de guerrillas” El Ejército, a través del Cuerpo de Guardias Presidenciales, estaría atento a intervenir en los operativos “en caso necesario” Sin embargo, Nazar Haro asegura que apenas supo de la guerra sucia, y niega haber desaparecido o torturado a presuntos guerrilleros, aunque acepta haber creado la Brigada Blanca y que, en coordinación con la dependencia a su cargo, “tenía una gran ventaja: dos días antes de que sucediera algo, ya lo sabía” En entrevista con El Universal, publicada en sus ediciones del martes y el miércoles, quien fue director de la Dirección Federal de Seguridad en los años setenta, sostiene que en aquella época la Brigada Blanca, organización policiaca que creó para combatir la guerrilla, fue el ojo que vio todo lo que pasó entonces Combatía al crimen organizado “con bandera política”, puntualiza Cuenta que desde universidades hasta el clero se infiltraron los miembros de esta agrupación paramilitar para saber lo que estaba pasando en Guerrero y en el país Nazar Haro, quien deberá presentarse el jueves a declarar en calidad de indiciado ante la Fiscalía Especial para Movimientos Políticos y Sociales por la desaparición forzada de personas en los años setenta, afirma en la entrevista que los mejores informantes de la época eran los miembros de organizaciones sociales y “los periodistas” Explica que éstos eran presuntos guerrilleros con personalidad muy débil o que no estaban muy convencidos de las actividades de las organizaciones subversivas Detalla que los sacerdotes también les brindaban información puntual, porque “había casados, con amantes o con hijosy (por eso) eran los más fáciles de reclutar” Según Nazar Haro, los informantes de la época costaban “muy barato” al Estado, pues se les pagaba “a veces con un café o ‘un debo la renta’ y un ‘yo te la pago’” Pese a negar que haya torturado personas en la década de los setenta, en otra entrevista concedida a La Jornada y publicada en su edición del miércoles, Nazar Haro se justifica: “sólo fui un buen interrogador”, dice a pregunta expresa Sostiene que su nombre adquirió relevancia porque “era quien salía en los periódicos” Durante la charla reta al entrevistador: “Yo lo puedo interrogar a usted ahorita y verá como lo debilito sin tortura Nada más platíqueme su infancia ¡Dígame! ¿Cómo fue su infancia? ¿Cuáles fueron sus deseos en la infancia? ¿A quién culpó de no lograr lo que quiso en su juventud? Si eso dicen que es tortura mental ¡pues no lo es! Es provocar sus sentimientos para que usted hable y me diga la verdad ¿Cuál tortura?”, inquirió A su parecer, las acusaciones en su contra por tortura, amenazas y desapariciones forzadas son justificaciones de quienes cometieron delitos en la época Esa es su defensa: “¡fui torturado, me amenazaron!” Es más, niega que haya existido una guerra sucia en los setenta “Ni siquiera saben lo que es una guerra”, dice, tras insistir en que todos aquellos que se alzaron contra el gobierno de la época “eran grupos de aventureros que querían lograr el poder, creyendo que había campo propicio para ello” Para Nazar Haro, la DFS “era la institución que guardaba la paz en el país, el bienestar de todos los mexicanos” En aquél entonces “no había la delincuencia que hay ahora, hasta que surgieron estos señores entrenados en Corea del Norte que, inspirados en aventuras guerrilleras, buscaron el poder”, asegura Nazar Haro detalla que creó la Brigada Blanca porque cuando los guerrilleros cometían algún ilícito, al lugar llegaban distintos grupos policiacos que terminaban enfrentándose entre sí Resalta que el nombre de Brigada Blanca surgió a iniciativa de los propios miembros quienes tras leer “Madera”, órgano oficial de la Liga Comunista 23 de Septiembre, se enteraron que tenían una Brigada Roja de Ajusticiamiento “Y ellos dijeron ¡pues somos los blancos! Y así se autodenominaron” Sobre los desaparecidos, Nazar Haro explica que muchas personas perecieron en combate, pero el Servicio Médico Forense los recogió sin saber quiénes eran porque “traían credenciales con seudónimos” Rechaza que algunos cuerpos hayan sido tirados al mar, como lo señalan testimonios recogidos por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) A pregunta expresa sobre los relatos de sobrevivientes de la época que aseguran haber sido torturados en instalaciones de la DFS, el exfuncionario revira: “¡Mentira, mentira! ¡Es el invento de la gran mentira! Esas instalaciones del Monumento a la Revolución yo las aseguré en 1979; nunca hubo detenidos, tengo la película de lo que era Eran y son los maestros de la mentira, después de 34 años van a inventar lo que quieran En ese tenor, niega haber conocido políticos relacionados con la guerrilla “Si los hubiera conocido, los persigo también”, sentenció Nazar Haro asegura que la guerrilla en el país intentó poner en riesgo el poder político del país, pues “quisieron hacer entender en otros países que el movimiento estudiantil era una revolución en México y entonces se expuso el prestigio de nuestro país en el extranjero” Y para evitarlo operaba la Brigada Blanca, dice, tras admitir que esta agrupación de “judiciales” despachaba en la 21 delegación de policía localizada en Iztapalapa, pero rechaza que también operaran desde el Campo Militar Número Uno, lugar donde al parecer fueron asesinados muchos presuntos guerrilleros “¡Nada teníamos que ver con militares!”, sostiene Sin embargo, reconoce que ocuparon alguna vez el Campo Militar Número Uno “para el stand de tiro de la brigada y para su ejercicio físico”, pero nada más “¡No estamos ligados con militares para nada”, acota Sobre los generales Arturo Acosta Chaparro y Francisco Quirós Hermosillo, acusados por la desaparición de 147 campesinos en Guerrero durante la guerra sucia de los años setenta, Nazar Haro reconoce que estuvieron en Guerrero para participar en el rescate del gobernador Rubén Figueroa, secuestrado en ese entonces Durante el Movimiento Estudiantil de 1968 “nada más” informamos de las manifestaciones, asegura el extitular de la DFS “Después de vencedor, vencido en el ocaso de mi vida”, se queja el polémico exfuncionario de 78 años de edad, al resumir lo que llamó su “pinche vida”, con un “record pequeño, pero con mucha actividad” en el servicio público, pues ascendió de recepcionista a director General de la DFS, tiempo en el que, presume, fueron resueltos 99 secuestros y se rescató al mismo número de víctimas con vida “Ingresé a la DFS el 26 de febrero de 1960 y durante cuatro años estuve como recepcionista Mi fama de buen interrogador nació con la detención de un falsificador Fue el principio, en el sentido de que en cualquier situación había sujetos a que yo los interrogara Ahí aprendió mi nombre toda esta bola”, se justifica 04/02/03

Comentarios