EL HERALDO, Otro diario urgido de rescate

domingo, 9 de febrero de 2003
* La crisis y el derrumbe del PRI lo colocaron contra la pared México, D F (apro)- Afín a los gobiernos priistas, a cuyo amparo se desarrolló, el Heraldo de México dejará de ser un “negocio familiar” para convertirse en una “empresa institucional”, ahora de la mano del fundador del Grupo Carso, el empresario Juan Antonio Pérez Simón, quien adquirió parte de las acciones del diario fundado en 1965 por Gabriel Alarcón padre, fallecido en 1986 Pérez Simón, exdirector de Teléfonos de México, la empresa propiedad de Carlos Slim, será el nuevo presidente del consejo de administración del diario Con ello, sale al rescate de un medio de comunicación afectado también por la crisis económica del país Por lo pronto, se anuncia ya la venta de entre 40 y 70 por ciento de las acciones del diario, cuyo valor total se estima en 6 millones de dólares, unos 70 millones de pesos “Aunque ciertamente no estamos en bonanza, el diario no está en crisis y no ha dejado de salir”, aclara José Fonseca Pérez, subdirector del periódico El jueves 30, en una nota titulada “El Heraldo de México se institucionaliza”, el diario afirma que, “de acuerdo con las exigencias de los tiempos”, el rotativo “se revitaliza y se prepara para el futuro” Informa que, a partir de la semana pasada, “la tenencia accionaria” del diario “se modificó sustancialmente con la participación, como compradora, de una empresa representada por el señor Juan Antonio Pérez Simón, cuya integración al consejo de administración será formalizada en próxima asamblea” Y puntualiza: “Con esta acción, nuestro diario ha dejado de ser un negocio estrictamente familiar para convertirse en una empresa institucional” Ello, añade, permitirá “iniciar un proceso de modernización, enfrentar los retos de la globalización y participar activamente en la evolución del sector editorial” Además, “el consejo de administración se enriquecerá de esta manera con nuevos consejeros, reconocidos en el ámbito económico, empresarial y periodístico, pero los operadores, en esencia, seguirán siendo los mismos” Explica que Gabriel Alarcón Velázquez permanecerá en la dirección general del diario, mientras que, en el ámbito operativo, “no se prevén cambios radicales” Consultado al respecto, Fonseca niega que el periódico esté en crisis, y sostiene: “Lo que pasa es que, como todos los diarios, El Heraldo también necesita de una reforma Esta era una empresa familiar, y en el México de hoy, los diarios necesitan dejar de serlo Esto es lo que se hizo” Sobre versiones en el sentido que Miguel Aldana Ibarra quería adquirir el diario, Fonseca ataja: --¡No, por Dios! No se puede ligar a Aldana con un empresario como Pérez Simón O, ¿usted lo ligaría? Quienes afirman eso, están diciendo tonterías Joaquín Roura, coordinador de información del diario, rechaza también que el exdirector de la Interpol-México, quien hace dos semanas se negó prácticamente a adquirir Excélsior, haya tratado de comprar el diario “Por favor, nunca se mencionó su nombre”, dice Roura Fonseca reconoce que aunque El Heraldo, como otros diarios de la capital, sale con “grandes dificultades”, niega que el periódico esté endeudado --¿Cuál es el sentir de los trabajadores? –se le pregunta --Aquí todo mundo está tranquilo, sobre todo porque se trata de un cambio de mando, nada más En el ámbito operativo no se prevén cambios radicales Añade que, a pesar de todo, el diario –que da empleo a unos 500 trabajadores-- “no ha dejado de salir”

Comentarios