EL HERALDO, Otro diario urgido de rescate (Segunda Parte)

domingo, 9 de febrero de 2003
* Los Alarcón, cercanos al poder, detalla Prensa vendida, de Rafael Rodríguez Castañeda México, D F (apro)- Tras la salida del PRI de Los Pinos, el Heraldo de México sale en busca de su rescate: el empresario Juan Antonio Pérez Simón adquirió parte de las acciones del diario fundado en 1965 por Gabriel Alarcón padre, fallecido en 1986 Originario del Distrito Federal, donde nació en 1941, Juan Antonio Pérez Simón ha estado al frente de varias empresas, como Fábricas de Papel Loreto y Peña Pobre, Tabacalera Mexicana, Frisco, Industrial Nacobre, Grupo Carso e Inversora Bursátil Fue también director de Sanborn´s, según consigna la enciclopedia Milenios de México, de Humberto Mussacchio A propósito de El Heraldo de México, Mussacchio puntualiza: “Se caracteriza por su conservadurismo, la tenaz defensa de una ilimitada libertad de empresa y su rotundo rechazo a los movimientos populares” De hecho, con la llegada de Pérez Simón, el diario abre sus puertas a la participación de nuevos socios y a la venta de entre 40 y 70 por ciento de sus acciones Según informes periodísticos, el propio Pérez Simón dijo sobre la adquisición del diario: “Se trata de una combinación de aspectos financieros para darle a El Heraldo una dinámica más acorde y realista a los tiempos que vivimos” Añadió: “El objetivo es sumar nuevos socios y nuevas ideas para darle certidumbre y horizontes a una institución del periodismo Esto es una transición hacia el futuro, y aunque no lo sé todavía, probablemente se reagrupe en un proyecto de mayor envergadura” Las accionistas y hermanas de Gabriel Alarcón hijo, Eugenia y Araceli Alarcón, venderían sus acciones una vez que se realicen los trámites legales En su libro Prensa vendida, Rafael Rodríguez Castañeda, director de Proceso, da cuenta del origen del diario fundado durante el gobierno del presidente Gustavo Díaz Ordaz, quien al momento de inaugurar las instalaciones, se declaró su “primer lector” El diario, “una aventura periodística de empresarios y banqueros poblanos, se imprimía en offset, a todo color, con recursos financieros y técnicos ilimitados”, explica el libro El propio Díaz Ordaz dijo en esa ocasión: “Desde luego, los adelantos que la técnica pone al alcance del periodismo han hecho que el Heraldo de México salga desde su primer número como un periódico moderno Hago mis mejores votos por que este nuevo diario, tan avanzado en su técnica, corresponda a ella con un agudo sentido para captar y un espíritu pleno de patriotismo para orientar a la opinión pública” Padre e hijo, los Alarcón fueron asiduos asistentes a las comidas del “Día de la libertad de prensa” A principios de los ochenta, Alarcón hijo se aventuró en un nuevo proyecto periodístico, según cuenta Prensa vendida: la publicación de una revista semanaria en el área de California, Estados Unidos, en colaboración con el empresario norteamericano George Rosenthal “En Imagen, el junior Alarcón invirtió tres millones de dólares Aseguraba tener una circulación de 50 mil ejemplares en las zonas habitadas por hispanoparlantes” Al mismo tiempo, Alarcón solicitó permiso para instalar un casino cerca de Las Vegas, pero las autoridades de Nevada se lo negaron Al comentar el rechazo, Alarcón hijo declaró: “Hay mucha gente en México que nos ve (a la familia Alarcón) como a dioses Yo soy católico Creo en Cristo Si Cristo y el Papa no le gustan a todos los católicos, ¿por qué iba a pensar yo en gustarle a todo el mundo?” Otro episodio en la vida de los Alarcón fue la acusación que hizo el líder del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), Enrique Fajardo quien, al advertir sobre la invasión de intereses mercantiles en al ámbito periodístico, habló de la inminente salida de un nuevo órgano informativo-propagandístico de un grupo financiero, de cuyos integrantes, dijo que “se halla aquel que fue señalado como el autor intelectual del asesinato de un líder obrero, el compañero Alfonso Mascarúa” Dice Prensa vendida: “Fajardo se refería al Heraldo de México, y a uno de los que lo financiaban: el industrial cinematográfico poblano Gabriel Alarcón” Los informes sobre el nuevo diario capitalino, añade, tenían varios meses Y el origen del financiamiento se atribuía a cuatro supermillonarios, dos de ellos poblanos, como lo era también el presidente electo, Gustavo Díaz Ordaz: Gabriel Alarcón y Manuel Espinosa Yglesias Los dos restantes eran Carlos Trouyet y Raúl Bailleres “El proyecto periodístico trascendió a causa de la ‘piratería’ de reporteros, redactores y editores que desarrollaba en periódicos y revistas de la ciudad de México y aun entre jóvenes estudiantes de las incipientes escuelas de periodismo de la capital Anzuelo casi único era el de los altos salarios que ofrecía la nueva empresa”

Comentarios