Los tres cochinitos ya están en la ... guerra!

lunes, 17 de marzo de 2003
Deberíamos publicar el acta de defunción de la ONU y certificar la extrema gravedad de la Unión Europea Porque la conducta de los dos eximios (no ex-simios, aunque lo parezcan, pero en todo caso serían simios actuales Gorilitas, para ser más claro), los señores Blair y Aznar, aunada a los actos visibles del enajenado que gobierna, a partir de trampas electorales a los Estados Unidos, no dan esperanzas de otra cosa El tal Bush ya ha decidido que ni siquiera espera la resolución del Consejo de Seguridad, con lo que le ahorró a nuestro incapacitado presidente la pena de dar el esperado voto Oportunidad que en cambio aprovechó el presidente chileno para dar una muestra de dignidad El señor Powell del que confieso que tenía una excelente impresión, ha recuperado su condición militar que lo llevó a dirigir la guerra de 1991 y ha tenido la cortesía de invitar a los inspectores de la ONU para que hagan sus reservaciones aéreas y se regresen lo antes posible Por lo visto se irán de vacaciones a Kuwait Blair era una esperanza para Inglaterra El dominio continuo de los conservadores a partir de los éxitos antisociales de Margaret Thatcher, había sido vencido por un hombre sencillo, carismático, representante justificado del laborismo que, no hay que olvidarlo, expresaría la continuación de las ideas de Robert Owen y del movimiento cartista (1838) que a fines del siglo XIX hicieron nacer a un sindicalismo activo y a la Sociedad de los Fabianos de la que formarían parte los esposos Webb, notables historiadores sociales y nada menos que George Bernard Shaw (1883) Muy poco después se formaría el Partido Laborista (1893) Hoy, confieso que aún no acabo de entender el por qué de esa alianza, aunque imagino que los vínculos económicos con los EEUU determinan la política inglesa, si es que se puede llamar inglesa a lo que mejor se tendría que denominar simplemente blairiana Lo que no me explico es la vinculación personal entre Blair y Bush La impresión de inteligencia del jefe de gobierno de Inglaterra no juega con la idea que da el señor Bush de que su desarrollo mental no ha funcionado ni siquiera a niveles de normalidad El otro personaje, el presidente del gobierno español, José María Aznar, que ciertamente ganó las elecciones y por dos veces, da la impresión de que se siente renovador del franquismo Ahora lanza a España a una aventura que España entera repudia Claro está que se apoya en la mayoría electoral, aunque a estas alturas habría que ver si se conserva pero en todo caso, no es el momento de decidirlo Se podrá confirmar o desconocer en las elecciones del próximo año El problema de España es que su economía ha crecido de manera notable, gracias a la política de Felipe González y hoy los españoles ya tienen qué conservar y por lo mismo, les da por ser conservadores El socialismo, lanzado como catapulta en 1982, hoy resulta excesivamente radical, sin haberlo sido nunca y como todos los representantes de eso que aún se llama socialdemocracia tiene cada vez más una tendencia centrista Y del centro hacia la derecha, hay muy poco terreno Pero la derecha derecha, el señor Aznar, se empuja más aún a la derecha Y así estamos El dueño de las acciones ? de compañías petroleras, por supuesto, pero también de las otras ? se ha declarado tranquilamente desobediente de la ONU a la que ya ni siquiera quiere convocar Y pone en riesgo la subsistencia del Organismo el que, en mi concepto, debería ir preparando las maletas para irse con viento fresco a otro país, si es que no deba sufrir el destino de la casi efímera Sociedad de Naciones Entre tanto el señor Powell recomienda ¡ bueno que es él ¡ a los extranjeros habitantes de Irak que se muden porque no quiere causarles daños Y les advierte que si se quedan, a lo mejor el señor Hussein los conserva como rehenes ¡Toda una gracia! Como decía el inolvidable Fernando Marcos ¡mal empieza la semana al que lo ahorcan en lunes! Ahora no se trata de semanas pero sí de un siglo cuyo destino es, sin la menor duda, negro oscuro

Comentarios