Férrea resistencia y tormenta de arena frenan avance de aliados

lunes, 24 de marzo de 2003
A pesar de los “avances rápidos y a veces dramáticos” de los aliados sobre territorio iraquí, y de los bombardeos que siguen asolando a las ciudades más importantes de esa nación, Bagdad continúa bajo el poder de Saddam Hussein Una férrea defensa de la Guardia Republicana, tretas de rendición por parte de grupos paramilitares y tormentas de arena han frenado el avance terrestre de los soldados estadunidenses y británicos Al inicio de la quinta jornada bélica, la ciudad de Bagdad fue de nueva cuenta sacudida por bombardeos, que provocaron explosiones muy cerca del centro de la capital, según corresponsales de guerra Era la media noche del lunes cuando comenzaron a escucharse las explosiones, sin la previa advertencia de las sirenas o de la activación de las baterías antiaéreas Según reportes, al mismo tiempo en que se escuchaban los estallidos, desde los altavoces de la ciudad se convocó a los iraquíes a la oración Sin embargo, tres horas después del ataque aéreo, la ciudad esperaba el amanecer en tensa calma Mosul, la importante ciudad petrolera al norte de Irak, también fue atacada una hora después de Bagdad, aunque no se tienen reportes sobre la gravedad de ese ataque Entre tanto, el gobierno estadunidense anunció que las fuerzas aliadas comenzaron a atacar por aire reductos de la Guardia Republicana en la periferia de Bagdad, en lo que fue considerada como la mayor ofensiva registrada hasta ahora contra la élite militar del régimen de Saddam Hussein Por tierra, el jefe de Estado Mayor Conjunto, Stanley Mc Chrystal, informó que el Tercer Batallón de Infantería se encontraban ya a 80 kilómetros de la ciudad de Bagdad Esta División se encuentra cerca de la ciudad santa de Karbalá, luego de dos días de marcha y de un intenso fuego de mortero por parte de soldados irregulares y tropas leales al régimen de Hussein En la ciudad santa chiíta de Najaf, los soldados aliados se enfrentaron también a iraquíes que dispararon cohetes En su avance, las tropas occidentales fueron apoyadas por aeronaves que barrieron una columna de vehículos blindados iraquíes y obligaron al repliegue de algunas defensas camino de Bagdad Sin embargo, lo que frenó el avance de las tropas, fue una intensa tormenta de arena ocurrida al atardecer del lunes Así mismo, las tropas británicas fueron detenidas por un fuerte ataque con morteros en las cercanías de la ciudad sureña de Basora, por parte de soldados irregulares iraquíes Previamente, el ejército británico cercó la ciudad para evitar que fuerzas enemigas escaparan para reagruparse en otro lugar En espera de que los defensores de la importante ciudad iraquí se rindan, los británicos no han efectuado una ofensiva mayor Sin embargo, la espera no ha sido fructífera, porque los combatientes continúan defendiendo su ciudad Según reportes militares, el peligro más grande que han enfrentado las fuerzas aliadas proviene del grupo paramilitar Fedayeen, que cuenta con poderosas granadas y ametralladoras Quienes pertenecen a esta agrupación simulan rendirse ante los británicos y los estadunidenses, pero cuando éstos se encuentran cerca, disparan contra ellos Al respecto, el teniente coronel británico Ronnie Mc Court, consideró que la guerra “no es un juego de video donde todo está claro, impecable y ordenado Algunos enemigos, quienes desean seguir combatiendo, lo harán inevitablemente” En Bagdad, la cotidianidad parece asomarse de vez en cuando Mientras en algunas zonas el humo aún cubre las ruinas de los edificios, en otras partes, algunos niños jugaban futbol Algunas tiendas abrieron en la calle comercial de Al Rashid, aunque la mayoría de ellas vendía maletas El lunes tráfico se apoderó de algunas calles, mientras cientos de pobladores salieron de sus casas a pesar de la tensión que se vive ante la amenaza de los bombardeos Saddam Hussein ha hecho de la televisión una de sus grandes herramientas para promover el orgullo patrio entre sus gobernados En un mensaje televisivo transmitido el lunes 24, le aseguró a su pueblo que “la victoria será nuestra pronto”; los comentaristas de las dos cadenas de la televisión local usan uniformes verde olivo, y acompañan sus transmisiones con música patriótica Imágenes del archivo de Hussein y películas viejas con mensajes nacionalistas forman parte de la programación de la televisión iraquí 24/03/03

Comentarios