Avanzan los aliados: están a 80 kilómetros de Bagdad

martes, 25 de marzo de 2003
* “Hemos tenido bajas”, reconoce EU Doha, Qatar - Enfrentada con una resistencia armada persistente y una tormenta de arena que redujo la visibilidad a cero en buena parte del centro de Irak, la coalición liderada por Estados Unidos continuó en su avance hacia Bagdad, acercándose a sólo 80 kilómetros de esa capital Esa fue sin duda la mejor noticia que pudieron transmitir este día –el sexto de la guerra—los voceros de la coalición, pues los matices son menos favorables: Las fuerzas estadunidenses lograron por fin romper el bloqueo impuesto por los iraquíes en Nasariya, una ciudad sobre el río Eufrates e importante punto de paso hacia Bagdad, pero sufrieron bajas en el intento “Nuestras fuerzas terrestres continúan avanzando, pero hemos tenido bajas”, reconoció esta tarde el jefe de operaciones del Comando Central del ejército de Estados Unidos, general Victor E Renuart, quien no manejó una cifra de muertos por consideración a los deudos, a quienes se les están haciendo las notificaciones correspondientes Aparte de la resistencia de los iraquíes, que los estadunidenses y británicos siguen presentando como simplemente “previsible”, las fuerzas de la coalición tuvieron que enfrentarse con condiciones meteorológicas adversas: viento cargado de polvo y arena, lluvia y tormentas eléctricas Entre las operaciones que tuvieron que cancelarse por ese motivo estuvieron los vuelos de helicópteros de combate Apache, encargados de atacar a los efectivos iraquíes, regulares e irregulares, que resguardan Bagdad La coalición tuvo que conformarse hoy con atacar a esas fuerzas mediante bombardeos sobre la capital, algunos de los cuales, admitió Renuart, no han sido muy precisos Aún no resueltos los problemas en la retaguardia del avance aliado, comienza a aumentar la tensión por lo que ya ha comenzado a llamarse la “batalla final de la guerra”, la toma de Bagdad Se especula que la coalición enfrente ahí una versión amplificada de la guerra de guerrillas que ha encontrado a lo largo del camino hacia la capital e incluso pueda ser atacada con armas químicas Aún así, el general Renuart –quien habló aquí, en la sede del Comando Central— se mostró confiado en el éxito final de la operación militar “Iremos resolviendo los problemas conforme los vayamos encontrando”, dijo, en conferencia de prensa “No nos detendremos hasta lograr la caída del régimen iraquí”, insistió, desde Washington, el secretario de Defensa estadunidense, Donald Rumsfeld “Lo único que no está claro por el momento es cuánto tiempo nos tomará hacerlo” Rumsfeld fue especialmente enfático en desechar las versiones de que la invasión está fracasando por un mal cálculo en el número de soldados que requería la operación Respecto de la resistencia iraquí, el gobierno estadunidense insistió hoy en que era “previsible” y “esperada” y rechazó que el freno en el avance hacia Bagdad se deba a un exceso de confianza o una planeación deficiente de la guerra Y para que el obstáculo no sea el dinero, el presidente George W Bush solicitó al Congreso de su país un presupuesto adicional de 75 mil millones de dólares para enfrentar la guerra Entre tanto, el gobierno iraquí se mantuvo desafiante “Estamos confiados en ganar”, dijo, desde Bagdad, el ministro de Información, Mohamed Said al SAF, quien aseguró que el lunes dieron muerte a 11 militares estadunidenses y que las víctimas de los bombardeos lanzados sobre Irak suman 16 muertos y 95 heridos, además de las 140 víctimas mortales iraquíes, todas civiles, que el gobierno de Saddam Hussein asegura han dejado los bombardeos desde el primer día de guerra hasta el momento 25/03/03

Comentarios