México, ante la oportunidad de erradicar la práctica de la tortura

miércoles, 26 de marzo de 2003
México, D F (apro)- El Estado mexicano se encuentra ante la oportunidad histórica no sólo para frenar el uso y abuso de la tortura en las investigaciones policiales, sino para fincar las bases de un sistema de justicia penal que no vuelva a cerrar los ojos ante tales abusos, advirtió Amnistía Internacional Al dar a conocer el informe sobre México “Juicios Injustos Tortura en la Administración de Justicia”, el organismo internacional recalcó que el presidente Fox y su gobierno han reconocido que la tortura sigue siendo un problema en México y se han comprometido a abordar ésta y otras violaciones graves de derechos humanos Por ello, subrayó que los años de mandato que le restan al presidente Vicente Fox son una “oportunidad histórica” para combatir eficazmente el uso de la tortura en todos los ámbitos del Estado y establecer las bases de un sistema de justicia penal que no vuelva a cerrar los ojos ante estos abusos Según AI, la tortura es el más flagrante de los abusos que se cometen en cadena contra muchos individuos atrapados en el sistema de justicia penal mexicano “Desde el momento en que el individuo es detenido arbitrariamente hasta que resulta condenado sobre la base de una confesión obtenida mediante tortura, las garantías que establecen las normas internacionales ratificadas por el gobierno mexicano para la realización de juicios justos se vulneran de manera sistemática y constante”, precisó Tal injusticia, insistió, se agrava por el hecho de que los mecanismos judiciales que permiten a los individuos tratar de obtener un remedio efectivo y recurrir contra una condena sobre la base de que su confesión ha sido obtenida mediante coacción son limitados y, en la práctica, deplorablemente insuficientes Al mismo tiempo, subrayó, la impunidad sigue siendo la norma para los responsables de cometer tortura y malos tratos “El hecho de que el uso de la tortura quede impune y se siga condenando a sospechosos en función de confesiones obtenidas mediante coacción, propicia el uso continuado de la tortura como método de investigación y demuestra que muchos de los diversos elementos del sistema judicial (policía, agentes del Ministerio Público, defensores, jueces y funcionarios judiciales) aceptan esta práctica, abierta o tácitamente”, precisó Según Amnistía Internacional, la situación se complica por el hecho de que los propios detenidos normalmente no conocen sus derechos, y aceptan la tortura y los malos tratos como una práctica rutinaria El hecho de que no se haya abordado este problema de manera coherente, ha dado lugar a la imposición de muchas condenas no fiables y a que los verdaderos autores de los crímenes queden sin castigo, indicó Para AI, todos los cuerpos de las diversas fuerzas policiales de México, ya sean federales, estatales o municipales, recurren habitualmente a la tortura o los malos tratos como método de control policial o de prevención del delito Existen informes frecuentes sobre torturas, malos tratos u otras prácticas policiales ilegales, como la detención arbitraria, por parte de las fuerzas de la policía judicial que actúan a las órdenes del Ministerio Público Además, la participación creciente de las fuerzas armadas en la lucha contra el tráfico de drogas y los grupos armados de oposición ha dado lugar a que soldados (que actuaban por su cuenta o en operaciones conjuntas con la policía federal o estatal) detuvieran ilegalmente y en ocasiones torturaran o maltrataran a detenidos para obtener confesiones o información “Cada vez es más frecuente el uso de la tortura como medio de extorsionar económicamente, intimidar a presuntos delincuentes o servir directamente a los intereses criminales de funcionarios de policía corruptos”, apuntó 25/03/03

Comentarios