Endebles aún las pruebas contra el general Martínez Perea

jueves, 27 de marzo de 2003
México, D F (apro)- En el segundo día de sesión del Consejo de Guerra en contra del general Ricardo Martínez Perea las acusaciones en su contra continúan sin consolidarse, mientras a uno de sus coacusados, el capitán segundo de caballería Pedro Maya Díaz, se le complica el juicio, dado que durante la lectura de constancias se dio a conocer que existe en el expediente del caso una fotografía donde aparece vestido de "hawaiana" en una "fiesta gay de disfraces", organizada supuestamente por Osiel Cárdenas Guillen, presunto líder del cártel del Golfo, ahora preso en el penal de La Palma Sin mayores datos de contexto que ahondaran sobre los motivos o justificantes para que el oficial estuviera en la supuesta fiesta, el fiscal militar, el mayor Gerardo Bolaños, solicitó que la lectura de esta constancia, hecha en voz alta ante la audiencia del Consejo de Guerra presidido por el general Gonzalo Bernardino Durán Valdés, quedara asentada como una de las pruebas de sus vínculos con el narco La audiencia inició a las nueve de la mañana en punto con la lectura de constancias y prosiguió con la de las actas circunstanciales, en las cuales la Fiscalía Militar fundó sus acusaciones Resaltó que, en lo que toca al general Martínez Perea, no se aportaron datos precisos sobre su participación en "el fomento de cualquier forma del narcotráfico", que es el único delito por el cual es enjuiciado en el consejo El abogado defensor del brigadier, Roberto Rojas Acuña, informó que durante el proceso, que inició en abril del 2001 y que concluye con este sumario donde tocará decidir a cinco generales de su mismo rango si es culpable o inocente, el militar ganó un amparo por una acusación de robo, ya que se le atribuía que las camionetas que usaba para operar en la jurisdicción de Nuevo Laredo --donde tiene su base el 21 Regimiento de Caballería Motorizada del cual era comandante--, las había robado, lo cual resultó falso, ya que había recibido órdenes por escrito de que las utilizara por parte del alto mando de la Defensa Nacional Durante la lectura de los documentos que consumió toda la sesión, la cual tuvo un receso a las 15:00 horas para reanudarse a las 17:00, se desprendió cómo se relacionaron los oficiales al mando de Martínez Perea con personajes a los cuales se les vincula al cártel del Golfo Resaltó lo dicho sobre el papel de Adriana García García, a quien se le vincula con la organización que lidereó Cárdenas Guillén, y a quien se le ubicó como muy cercana al teniente de caballería Jaime Antonio Quevedo Guerrero, el segundo de los coacusados Se leyeron los testimonios de varios oficiales, entre subtenientes y tenientes, que en los meses que van de enero de 1999 a mediados del 2001 prestaron su servicio en el citado Regimiento Algunos de ellos describieron qué era lo que hacían para detectar cargamentos de droga y cómo operaban para interceptar los envíos Se detalló qué hacía Quevedo Guerrero cuando se veía con García García, a quien le llamaba "Batichica", mientras ella le decía "Batman", pero nunca se mencionó que actuaran en conjunto para enviar droga a Estados Unidos aprovechando el cargo del militar en el cuartel Se leyó un informe de la Policía Judicial Militar en la que señala que tanto el teniente Quevedo como el capitán Maya fueron internados en una clínica para rehabilitación de drogadictos en Tamaulipas, pero también se dio a conocer la existencia de peritajes médicos donde no se encontraron rastros de estupefacientes en la sangre de los oficiales, además de que durante un careo con los agentes de la corporación, quedó demostrado que la información la proporcionó "una persona que casualmente encontraron en la calle", cuya identidad los acusadores desconocen El consejo de guerra continuará este jueves con la comparecencia de testigos de la defensa y se espera que de prolongarse la audiencia, la sentencia contra el general y los dos oficiales sea dictada el viernes 26/03/03

Comentarios