Ataca Irak con coche bomba en retén estadunidense

sábado, 29 de marzo de 2003
Cuatro soldados estadunidenses murieron tras la explosión de un coche bomba en un retén militar del ejército de Estados Unidos, cerca de la ciudad de Nayef, al sur de la capital de Irak Los iraquíes parecieron escuchar el consejo de sus vecinos palestinos, que en una reciente manifestación en favor de Irak les recomendaron recurrir a actos suicidas para sembrar el terror entre sus enemigos, y así respondieron a los bombardeos que durante el sábado asolaron a Bagdad, los cuales, según agencias informativas, tuvieron nuevamente como blanco principal el Ministerio de Información del régimen de Saddam Hussein De acuerdo con información de un oficial estadunidense, el coche bomba explotó muy cerca del puesto de control que las fuerzas aliadas instalaron en la ciudad de Nayef, ciudad sagrada para los chiítas, y donde los milicianos Fedayeen, apoyados por elementos de la Guardia Republicana iraquí han logrado detener el paso de los ejércitos de Estados Unidos y Gran Bretaña hacia la capital de Irak Según el relato del oficial, el auto que se acercó al retén parecía ser un taxi, cuyo conductor llamó a los soldados, y cuando éstos ya estaban cerca, detonó la bomba El general de división Victor Renuart, portavoz del ejército estadunidense, indicó que la explosión del coche bomba podía ser un atentado terrorista de una organización que parecía estar "un poco desesperada", y añadió que el ataque no afectará las operaciones militares Por su parte, el gobierno iraquí prometió que este tipo de ataques comenzarán a emplearse como armas contra los soldados aliados "Cualquier método que detenga o mate al enemigo será usado ¿Qué están haciendo ellos en nuestra tierra? Déjenlos empacar e irse", advirtió el vicepresidente iraquí, Taha Yassin Ramadan y completó: "Estados Unidos pondrá al mundo entero de mártires en su contra ¿Qué esperaban? Los árabes y los musulmanes no tienen permitido desarrollar misiles y bombas tan poderosas como las de ellos" Ramadán indicó que miles de árabes voluntarios están llegado a Irak para unirse en su lucha contra los invasores Posteriormente, la televisión iraquí informó que Ali Hammadi al-Namani, un suboficial del ejército, había realizado una "operación de martirio", por lo que el presidente Saddam Hussein le otorgó dos medallas póstumas29/03/03

Comentarios