Madrid....de cuando en cuando

lunes, 31 de marzo de 2003
En la época ¡qué larga época! de la dictadura volver a España era un pecado Los refugiados pensaban: pensábamos, que hacerlo era una especie de claudicación, algo así como el reconocimiento a Franco Claro está que a los sentimientos políticos, vigentes durante muchos años, se agregaban, por decirlo claramente, las dificultades económicas No cualquiera podía pagarse el viaje Ya no recuerdo en este momento, si mi primer regreso fue por alguna gestión profesional Me temo que no Nona había venido antes, con una excursión de la Universidad Iberoamericana Y se presentó alguna oportunidad Me organizó un viaje a Italia, Francia y España Como ella ya conocía Italia, me adelanté una semana en que visité Roma, Florencia, Venecia y Milán Roma me recordaba a Mussolini, pero me fascinó En Florencia me encontré, aparte del David de Miguel Angel, a un Río Arno depredador Su nivel, en el Ponte Vechio llegaba casi al borde El Bautisterio había perdido alguna de las bellas placas hechas por, nada menos, que Benvenutto Cellini, pero la Catedral te compensaba con la Piedad Vieja de Miguel Angel Después Venecia, San Marcos y en Milán, la última cena de Leonardo ¡Nada menos! Nona y yo nos encontramos en París donde en nuestro exilio (1939-1940) entre dos guerras los De Buen habíamos vivido poco menos de un año Después volamos a Barcelona y a Madrid, la familia y un país pobre, barato y con perspectivas poco gratas He vuelto muchas veces a España Por razones profesionales y académicas sobre todo Un Tercer Congreso Iberoamericano de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en 1970, nada menos que en Sevilla El acto inaugural en un teatro que llenaba el escenario con curas, obispos y cardenales, guardias civiles y algunos catedráticos: el franquismo a la vista No me gustó Ahora España es otra cosa Al menos Madrid te da la impresión de una ciudad luminosa, ordenada, poblada por habitantes riquillos, burgueses, presumidos y como tienen que conservar, conservadores Algún cartel por ahí de "No a la guerra" y periódicos que te informan de lo de Irak en lo que el gobierno; Aznar especialmente, está metido hasta el tuétano Contra la opinión mayoritaria Si te das una vuelta por Castellana, Alcalá, la Gran Vía y Puerta del Sol, ves señoras elegantes, de cierta edad, por parejas, y bastantes chicas guapas dispuestas a mostrar el ombliguito y a demostrar, con unos blue jeans más que ajustados, que no están nada mal de piernas Los celulares abundan pero no faltan demandantes de limosnas no mal vestidos Ayer, un elegante caballero, me pidió un par de euros Se los dí, más por asombro que por caridad En Puerta del Sol un limpiabotas (bolero, para nuestro consumo) lucía una chaqueta (saco, para que se entienda) parecida a la que me compré hace un par de días en el Corte Inglés Y quiero recordar que también llevaba corbata ¡Nada! Por lo visto aquí los pobres son ricos Pero sobre todo los madrileños, al menos los que he visto de cerca, en la calle y en restaurantes, se sienten hechos a mano No les falta cierto aire (a veces vendaval), de superioridad Los camareros (meseros, para no equivocarse) no sonríen y son bastante tardaditos Los taxis caros En general, es una ciudad cara este Madrid de mi alma Ayer y hoy, caminando un rato, di con la Plaza de las Salesas y me emocionó encontrarme con el Tribunal Supremo (la Suprema Corte española) en el que mi padre fue presidente de las Salas social y civil Y enfrente lo que fue el Liceo Francés donde yo inicié, en 1935, el bachillerato Ciudad bella y entrañable Madrid, vale la pena

Comentarios