Los últimos años de Fidel

miércoles, 16 de abril de 2003
México, D F (apro)- Cuando su principal enemigo solamente cosechaba rechazos en casi todo el mundo, Fidel Castro aplicó varias medidas en Cuba que lo colocaron más o menos al mismo nivel que George W Bush En efecto, en el mundo se está llevando a cabo un movimiento pacifista y de rechazo a la intervención de Estados Unidos en Irak que no se había registrado nunca antes con tal magnitud Mientras algunos gobiernos criticaron tibiamente la acción unilateral estadunidense y otros guardaron un prudente silencio, ciudadanos de los cinco continentes salieron y siguen saliendo a las calles a proclamar la paz y decir no a la guerra Así, era el mejor momento en muchos, pero muchos años, para que Fidel Castro aprovechara las circunstancias para mejorar su imagen en todo el mundo, pues los arrebatos belicistas de Bush confirmaban sus viejas tesis sobre el “imperialismo norteamericano” y su afán intervencionista Sin embargo, lejos de hacer eso, reprimió con una dureza inusitada para los tiempos que corren a un grupo de disidentes, con largas penas de cárcel, y mandó fusilar a tres cubanos que habían secuestrado una lancha, incidente que había terminado sin heridos ni muertos Con esas medidas, Fidel dio más armas a sus enemigos y perdió a los escasos amigos de renombre mundial que aún le quedaban, como el escritor portugués José Saramago Y todo ello días antes de que la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se reuniera y sabiendo que año con año en esa asamblea se presentan resoluciones en las que, de una u otra manera, se condena a Cuba por no respetar los derechos humanos En los últimos años había surgido la esperanza de que Fidel permitiera las actividades de los reducidos grupos de disidentes que existen en Cuba y que de ninguna manera ponen en peligro la estabilidad de su régimen Pero todo indica que decidió dar marcha atrás Y es una lástima, porque se acercan sus últimos años de vida, y si en ellos hubiese permitido una apertura política mínima a los disidentes, mucho de lo que hizo en el pasado se había quizá olvidado, con lo que habría recuperado parte del prestigio que muy merecidamente tuvo durante muchos años El miedo a perder el poder fue más fuerte 16/04/03

Comentarios