Desaparecidos, los agentes que indagaban al Cartel del Golfo en Tamaulipas

sábado, 19 de abril de 2003
* Hay indicios de que fueron asesinados México, D F (apro)- A más de cuatro meses de su desaparición, y luego de una intensa e infructuosa búsqueda en todo el territorio tamaulipeco, la Procuraduría General de la República (PGR) empieza a conocer la verdad sobre el destino de los cuatro agentes federales que desde mediados del noviembre del 2002 pretendían localizar al capo Osiel Cárdenas Guillén, jefe del Cártel del Golfo A finales del 2002, este hecho se convirtió en uno de los más escandalosos y marcó el inicio de la búsqueda de Osiel Cárdenas y otros miembros del cártel del Golfo Poco más de 300 agentes y un número similar de soldados emprendieron la búsqueda de los policías Gustavo Garza Martínez, Juan Remi Ortega Arellano, Norma Elsa Castillo Piñales y Eduardo Díaz Reyes en todo Tamaulipas, pero particularmente en las ciudades de Nuevo Laredo, Reynosa y el municipio de Ciudad Alemán, considerados como los principales refugios de Cárdenas Guillén Los primeros tres agentes federales portaban las siglas de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y el último de la Unidad Especializada Contra la Delincuencia Organizada (UEDO) El cuarteto de policías había llegado a Reynosa la segunda semana de diciembre con una orden de trabajo: realizar una investigación encubierta contra el Cártel del Golfo y localizar a Cárdenas Guillén Testimonios de agentes federales consultados en Nuevo Laredo, así como de la PGR de esta ciudad, permiten reconstruir la ruta que siguieron los agentes: --Salieron de la Ciudad de México y llegaron a Reynosa, Tamaulipas, donde se reportaron con el delegado de la PGR, Efrén Medina Marrufo y con Jorge Rodríguez Almeida, delegado regional de la AFI, con quienes mantenían comunicación Tenían que realizar una investigación entre el 11 y el 20 de diciembre, según datos de la delegación de la PGR en Reynosa Extrañamente, los cuatro agentes no dispusieron de camionetas blindadas o Suburban, como se estila en la PGR, sino que prefirieron un Tsuru Así, partieron de Reynosa a Nuevo Laredo –donde han desaparecido decenas de policías ministeriales, casi todos ligados a grupos de distribuidores de droga – pero en el trayecto desaparecieron y el 20 de diciembre ya no se reportaron La PGR guardó silencio sobre este caso, aunque extraoficialmente circularon dos versiones que explicaban lo que supuestamente había pasado con los agentes: “Que otros agentes ligados al narcotráfico les habían “puesto el dedo” en Reynosa y que en la comunidad de Miguel Alemán habían sido secuestrados por sicarios al servicio de Osiel Cárdenas, por lo que se temía que ya hubieran sido ejecutados por sus secuestradores Desde el 20 de diciembre, la PGR decidió investigar el paradero de los agentes, por lo que envió a Tamaulipas a un grupo de 300 policías, quienes apoyados por militares armaron un operativo de búsqueda que comprendió el cateo de residencias y hoteles en la comunidad de Miguel Alemán, así como de un poblado conocido como Los Angeles, ambas comunidades consideradas como bases de operaciones del cártel del Golfo Sin embargo, a raíz de la detención de Osiel Cárdenas, jefe del cártel del Golfo, el 14 de marzo último, así como de otros sicarios al servicio del capo, se comenzó a despejar el misterio que envuelve este caso De acuerdo con la versión de Santiago Vasconcelos, dada a conocer en entrevista a José Luis Reyes e Iván González, reporteros de Radio Red y Televisa, respectivamente, existen indicios de que los cuatro agentes federales están muertos Elizabeth Juárez, coordinadora de prensa extranjera de la PGR, dijo a esta agencia que todavía es una presunción la muerte de los agentes, pues hasta la fecha no se han encontrado sus cuerpos y que en ese sentido había sido la declaración de Santiago Vasconcelos, aunque algunos medios dieron por segura la muerte de los policías En diciembre del 2002, los más de 600 efectivos que buscaban a los policías realizaron rastreos, con equipo y maquinaria, en el río Bravo, pues se presume que, una vez que fueron ejecutados, fueron arrojados al afluente para borrar las evidencias De acuerdo con la versión de Elizabeth Juárez, Vasconcelos dijo que los indicios y evidencias sobre la probable ejecución de los agentes surgió a raíz de que fue detenido Cárdenas Guillén y sus cómplices, de cuyas declaraciones se desprende que los agentes fueron ejecutados, pero Vasconcelos –según Elizabeth Juárez –aclaró que las investigaciones continúan, pues para fincar responsabilidades contra Osiel y su gente es necesario encontrar los cuerpos --¿Entonces la PGR no ha dado por muertos a los agentes? –se le preguntó “No, legalmente no se puede Siguen en calidad de desaparecidos, aunque las investigaciones arrojan, hasta la fecha, que sí están muertos”, concluyó 17/04/03

Comentarios