EL FALSO

sábado, 19 de abril de 2003
El falso “descubrimiento” de Carlota Robinson por algunos medios mexicanos, la semana pasada, no es más que una estrategia “mediática y política” para desviar la atención, según el consejero del IFE Jaime Cárdenas, del punto medular: el posible financiamiento ilegal de la campaña presidencial de Vicente Fox Identidad, fotografías, documentos personales, domicilio y otros datos de interés público relacionados con Carlota Robinson, fueron difundidos por Proceso en junio del año pasado Lino Korrodi, según información en poder del Instituto Federal Electoral (IFE), premió a Carlota Robinson Kauachi por el papel que jugó en Amigos de Fox y la nombró “accionista vitalicia” de una de sus empresas La mujer que realizó más de 40 movimientos bancarios entre 1998 y 2000 para recabar y pagar servicios propagandísticos en apoyo a la precampaña y campaña electoral de Vicente Fox, justificó ante el IFE, mediante copias simples, las razones de sus movimientos bancarios; lo mismo hizo Korrodi con sus tres empresas: ST and K, Alta Tecnología en Impresos y K-Beta, así como Carlos Rojas Magnon y su fideicomiso Desarrollo para la Democracia En la documentación entregada al IFE el 7 de abril por los abogados de los principales involucrados en el caso Amigos de Fox, el presidente de la Comisión de Fiscalización, Alonso Lujambio, encontró el dato de que Korrodi había hecho accionista “vitalicia” a Carlota Robinson, según informa en entrevista el consejero electoral e integrante de esa comisión, Jaime Cárdenas Desde el 18 de junio de 2002, Proceso, en su número1337, dio a conocer no sólo la dirección sino fotografías de tres distintos años (1998, 1999 y 2000), así como el acta de nacimiento de Carlota Robinson, el lugar donde vivió de pequeña, la ocupación de sus padres, así como la de uno de sus tíos, a pesar de lo cual la semana pasada varios diarios —alguno como principal noticia— le hicieron eco al “descubrimiento” de un programa de radio: Carlota sí existe y vive en la colonia Del Valle La inusitada atención que hoy provoca Carlota resulta para el consejero Jaime Cárdenas una “estrategia mediática y política para distraer y desviar la atención del asunto grave, que es el posible financiamiento ilegal de la campaña de Vicente Fox”, y agrega que la trama pudo haberse elaborado en la Secretaría de Gobernación, en contubernio con Korrodi y sus abogados También manifiesta que Lujambio le manifestó su preocupación en el sentido de que las cuentas bancarias relacionadas con la investigación sobre Amigos de Fox estén “endulzando” Cárdenas sostuvo el miércoles 16 una plática con el presidente de la Comisión de Fiscalización para que lo pusiera al tanto de los últimos acontecimientos sobre el caso Amigos de Fox, pues estuvo ausente de la ciudad del 5 al 12 de abril La revelación más importante para Cárdenas fue que entre la documentación entregada por los abogados de los involucrados en el caso, el 7 de abril, se descubrió que Carlota recibió acciones de una empresa de Korrodi de forma vitalicia “Lujambio —continúa Cárdenas— me manifestó su preocupación, porque desde su punto de vista se está buscando algún tipo de justificación legal y jurídica para cubrir las transferencias de las empresas de Korrodi y otras compañías a las cuentas de Carlota” Y recuerda la declaración que en Yucatán hizo Carlos Rojas Magnon el 4 de abril, en el sentido de que Carlota “es muy rica y tiene acciones” “La información que sale hoy de Carlota fue difundida desde hace mucho (junio de 2002), no es nada nuevo, fue una investigación de Proceso y el hecho de que hoy le estén dando importancia, puede tratarse de esa estrategia mediática y política para desviar la atención Desde hace mucho, el IFE sabe que Carlota existe, tenemos sus cuentas, su domicilio, y el hecho de que ahora se repita una noticia tiene como propósito distraer o entrar en el terreno de lo anecdótico”, consideró Cárdenas Y continúa, “pero a nosotros no nos interesa lo anecdótico, porque eso sólo desvía nuestra atención del asunto crucial y no aporta datos a la investigación del posible financiamiento ilegal de la campaña de Fox” Cárdenas revela que en el caso de los dos cheques entregados por Cemex a la empresa K-Beta de Lino Korrodi por 13 millones 943 mil pesos, que se sospecha fueron aportaciones a la campaña de Fox, se justifican como “contratos de prestación de servicios” entre ambos negocios Explica que muchos de los documentos entregados al IFE consisten en copias simples de facturas, con las cuales se trata de demostrar que el Fideicomiso encabezado por Carlos Rojas Magnon sólo había aportado a la campaña 62 millones de pesos El resto de la documentación relacionada con diversas empresas, desde Fox Brothers y El Cerrito, o algunas propiedad de Korrodi, muestran movimientos que no tienen nada que ver con la campaña electoral El consejero integrante de la Comisión de Fiscalización alerta sobre las intenciones que pudiera tener el gobierno al distraer la atención, y añade: “Desde la semana pasada (cuando los abogados de Amigos de Fox entregaron al IFE la documentación), hay una estrategia muy clara: Demostrar ante los medios la colaboración de los Amigos de Fox con el IFE, entregando copias de documentos, que finalmente están incompletos y son parciales” Cárdenas va más allá y considera que la decisión de abrir las cuentas “puede tratarse de una estrategia política y mediática acordada en la Secretaría de Gobernación entre Lino Korrodi, sus abogados y funcionarios de la misma secretaría, para dar la impresión de que se está colaborando” Recuerda que por esas fechas, Lino Korrodi visitó a Santiago Creel en Gobernación Además, añade, en la última semana se desvió la opinión pública a la venta del padrón electoral del IFE a Estados Unidos Y aunque aclara que es un asunto importante y se debe investigar, advierte que “la difusión de esta investigación puede tener como propósito muy claro el distraer la atención de Amigos de Fox y que ya nadie aborde el tema” La ignorancia de Hacienda También la semana pasada, un diario informó que el IFE ubicó a Carlota Robinson en Cholula, Puebla Cárdenas cuenta que consultó al presidente de la Comisión de Fiscalización y al secretario técnico de la misma, así como al vocal del IFE en Puebla, al que se le atribuyen las “revelaciones”, Alonso Lujambio, Arturo Sánchez y Luis Garibi Harper, respectivamente, y todos negaron que se la haya requerido “en Puebla, la Ciudad de México u algún otro lugar” Arturo Sánchez aclaró que en sus declaraciones nunca se refirió a Carlota Robinson, sino al requerimiento que desde el 10 de septiembre del año pasado se le hizo al Instituto Internacional de Finanzas, donde se le pidió la información relacionada con Amigos de Fox a una mujer llamada Dolores Ruiz Cárdenas explica que además el IFE no tiene dirección en Cholula, sino en la ciudad de Puebla; “la dirección que tenemos de Carlota Robinson no es de esa ciudad, sino la que dio a conocer Proceso y que el Registro Federal Electoral nos confirmó el 14 de junio de 2002 “Y es absurdo que se le ubique un domicilio fiscal en cualquier lado, ya que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) nos informó desde el 1 de julio de 2002 que ‘no se encontró registro de Carlota Robinson’ Recuerda que el 26 de febrero último, el IFE envió un oficio a la Secretaría de Hacienda en el que le expresa “dar vista debido a que de las diligencias encaminadas a identificar a Carlota Robinson Kauachi se tuvo conocimiento de que dicha persona no cuenta con RFC y, por ende, tampoco cuenta con domicilio fiscal, y se tiene conocimiento de que recibió ingresos considerables de tres empresas” De manera sorprendente, la Procuraduría Fiscal de la Federación respondió, casi un mes después, el 20 de marzo, que no podía responder a su “vista” para que se investigara a Carlota Robinson sobre posible evasión fiscal, ya que “en su oficio no se mencionan los motivos por los cuales se hace del conocimiento a la Secretaría de Hacienda, además de que en su oficio no se señala petición alguna al respecto” Y concluye: “Por tanto, a efecto de estar en posibilidad de otorgar la atención que corresponda dentro del marco legal que rige la actuación de esta dependencia, me permito solicitarle nos indique cuál es el apoyo o colaboración que requiere ese instituto con relación a los citados hechos” El IFE decidió entonces ser más explícito y siete días después, el 27 de marzo, le envió un nuevo oficio al procurador fiscal, Juan Carlos Tamayo Pino, en el que le dio a conocer los altos ingresos de Robinson y le recordó que no cuenta con RFC, por lo que el instituto cumplía con avisar a la autoridad correspondiente “de omisiones que entrañen o puedan entrañar infracción a las disposiciones fiscales”, y le pide “inicie el procedimiento que corresponda respecto de los hechos narrados”

Comentarios