Encabeza AI defensa de minorías sexuales

sábado, 19 de abril de 2003
Miguel Cabildo/apro México, D F(apro)- A favor de los derechos de las minorías sexuales, Amnistía Internacional(AI) trabaja contra las leyes que penalizan la homosexualidad y, como parte de esa campaña, denuncia la relación que existe entre las leyes y prácticas discriminatorias y la tortura Según el organismo internacional, defensor de los derechos humanos, la orientación sexual es un aspecto fundamental de la personalidad humana Por ello, el derecho a determinar libremente su propia orientación sexual y a expresarla sin temor, son derechos humanos en el más pleno sentido de la palabra No obstante, señala que en todas partes del mundo hay gobiernos que, pese a su compromiso de proteger los derechos humanos de todas las personas, sin discriminación alguna, continúan privando a gays y lesbianas, bisexuales y transexuales de su derecho fundamental a la vida, a la seguridad y a la igualdad ante la ley Las torturas que se infligen a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales se ocultan tras un velo de secretismo y tabú Pese a tratarse de un problema mundial, del que AI ha documentado numerosos casos en todos los continentes, apenas se informa sobre él El organismo subraya que la estigmatización de la homosexualidad en muchas culturas con frecuencia supone para quienes denuncian tal situación el silencio, mayor marginación o abusos Mientras unos gobiernos, dice AI, se esfuerzan por negar que ese tipo de tortura exista en un país, o que la homosexualidad exista en su territorio, otros justifican abiertamente esas practicas en nombre de la moralidad, la religión o convicciones ideológicas En cualquier caso, el resultado es que la tortura queda sin castigo, subraya dicho organismo En este sentido, señala que las leyes que penalizan la homosexualidad no sólo privan a un sector de la población de sus derechos humanos fundamentales, sino que también pueden servir de "licencia para torturar" o infligir malos tratos Pero este tipo de tortura no se limita a los países en los que la homosexualidad es una práctica formalmente ilegal Los prejuicios institucionalizados hacen que las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales que entran en contacto con la ley por otros motivos, puedan acabar siendo objeto de abusos, en particular la violación u otros actos de violencia sexual Por ello, puntualiza que trabaja contra las leyes que penalizan la homosexualidad Como parte de esa campaña AI destaca las relaciones existentes entre las leyes y prácticas discriminatorias y la tortura18/04/03

Comentarios