Periodo turbulento

miércoles, 2 de abril de 2003
México, D F (apro)- México asumió el martes 1 de abril la presidencia del Consejo de Seguridad (CS) de Naciones Unidas en medio de un panorama complejo y con retos difíciles de superar Apuntemos tres de ellos: Primero, México asume la presidencia de un CS debilitado y dividido por el campaña bélica unilateral de Estados Unidos y Gran Bretaña contra Irak Su primer reto ?ya esbozado por el presidente Vicente Fox y el canciller Luis Ernesto Derbez-- es evitar que el Consejo mantenga su división y, por tanto, quede al margen de lo que acontece en Irak, lo que le daría menos pertinencia a dicho organismo que, por mandato de la Carta de la ONU, tiene que garantizar la paz y la estabilidad en el mundo Segundo, en aras de la unidad y el consenso del CS, el gobierno de Fox muestra reticencias para impulsar un proyecto de resolución que condene dicho ataque militar a Irak o una iniciativa para detener las acciones bélicas en ese país De acuerdo con fuentes de la Cancillería, dicha iniciativa ?solicitada explícitamente por partidos políticos mexicanos-- crearía mayor división en el seno del Consejo y también mayor irritación del gobierno de Estados Unidos "No hay clima para hacer eso", comentaron las fuentes Sin embargo, en aras de la unidad y del consenso, México parece desentenderse de sus principios de política exterior ?consagrados en la Constitución-- y cerrar los ojos sobre los muertos y heridos civiles que dicho ataque provoca Tercero, México va a presidir durante un mes un Consejo de Seguridad que puede abordar cuestiones torales en la guerra en Irak: la asistencia humanitaria, la transición política y el proceso de reconstrucción en ese país El grado de participación de Naciones Unidas en cada uno de estos temas puede reivindicar el papel de este organismo internacional o, por el contrario, debilitarlo aún más y hacerlo irrelevante El Consejo de Seguridad aprobó el 28 de marzo la resolución 1478 para reactivar el programa "petróleo por alimentos" Lo hizo por unanimidad Sin embargo, quedan muchas preguntas sobre cómo debe reactivarse dicho programa Naciones Unidas operaba ese programa entregando al gobierno de Hussein las raciones alimenticias para que las distribuyera a la población Ahora ¿Quién distribuirá dicha ayuda? Existe consenso para que la ONU siga operando el programa y otros programas de asistencia; pero no existe mucho consenso que sean sus agencias especializadas (como el Programa Mundial de Alimentación) y las ONG internacionales las que distribuyan directamente esa ayuda Estas ONG ?establecidas en Irak desde hace varios años-- argumentan que un reparto por parte de soldados estadunidenses prostituye el objetivo de ayuda imparcial y puede ser usado con fines políticos: buscar el apoyo y la simpatía de la población iraquí para una de las partes beligerantes Luego, tras la eventual remoción de Hussein, el CS debe participar en la transición política El ideal es que Naciones Unidas tenga el liderazgo para establecer un gobierno de transición que, a su vez, traspase el poder a un gobierno electo democráticamente y bajo supervisión internacional Pero Washington ya tiene previsto un plan donde el gobierno de transición será codirigido por una junta militar y una administración civil ¿Francia, Rusia y Alemania aceptarán este tipo de gobierno? ¿Qué acciones tomarán dentro del CS? ¿La ONU lo aceptaría? Según los expertos en derecho internacional, si Naciones Unidas reconoce un gobierno producto de una guerra hecha por fuera de su Consejo de Seguridad estaría avalando una acción ilegal Es decir, estaría avalando algo que no está contemplado en su Carta: el derrocamiento de gobiernos A ello se van a agregar negociaciones y cabildeos sobre protección civil en un país donde son previsibles las tensiones étnicas (entre chiitas, sunitas y kurdos) y las venganzas políticas después del vacío de poder que deje Hussein Estados Unidos ?fuerza invasora-- no parece tener la imparcialidad para evitar los enfrentamientos Además, ha amenazado con juicios contra iraquíes afectos a Hussein Estos podrían ser similares a los aplicados a los talibanes, lo que provocaría reacciones por violar el derecho a un debido proceso de los inculpados El proceso de reconstrucción es igualmente complicado ¿De qué manera Naciones Unidas va a participar en la canalización de recursos e inversiones para reconstruir la infraestructura iraquí? ¿Quién va a determinar las licitaciones para empresas que operen en los jugosos negocios de la reconstrucción? ¿Francia, Rusia y Alemania apoyarán una resolución si se les permite a sus empresas participar? En el fondo, México se va a enfrentar a una presidencia turbulenta, llena de presiones, y donde se juega no sólo el futuro de Irak, sino el de la propia ONU y el de un nuevo orden internacional Es probable que todo ello no ocurra en el mes que le corresponde a México, pero en esos días se podrían perfilar tanto los enfrentamientos o las eventuales soluciones

Comentarios