Prevalece discriminación de género en sanciones a mujeres reclusas

martes, 29 de abril de 2003
México, D F (apro)- El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Emilio Alvarez Icaza, afirmó que las mujeres que viven en reclusión “pareciera que cumplen una doble sentencia: la pena propia de la infracción a la norma jurídica y la condena social derivada de su propia situación de género”, además de que prevalece una discriminación de género en las sanciones impuestas Al participar en la inauguración del seminario “Violencia contra las mujeres privadas de libertad en América Latina”, indicó que en los centros penitenciarios capitalinos hay mil 179 mujeres, que representan el 503 por ciento del total de la población; de éstas, un 4171 por ciento lo están por delitos patrimoniales, en especial el robo, lo que está íntimamente ligado a su papel de responsables de la familia y su situación de pobreza, y 2375 cometieron delitos contra la salud Así mismo, señaló que prevalece una discriminación de género en las sanciones impuestas “Las mujeres involucradas en delitos que atentan contra la vida, 1511 por ciento son sentenciadas con mayor rigor que los varones Además de que las penas aplicadas a mujeres van más allá de la condena impuesta por el juez, la condena social es para siempre”, precisó El ombudsman capitalino expresó que aunado a los problemas propios de la reclusión, las mujeres son generalmente abandonadas por la familia y no cuentan con apoyo económico para sufragar sus gastos, el acceso a la educación es menor, mientras que el acceso a los servicios de salud y salud reproductiva, el derecho a la visita íntima y las preliberaciones son aspectos que también destacan por la serie de violaciones a los derechos humanos de que son objeto las reclusas “La lucha por lograr el pleno goce de derechos de quienes se encuentran privados de la libertad no puede tener tregua, porque es imposible concebir un Estado democrático en el que la práctica violatoria de los derechos de las personas siga siendo algo común y cotidiano, como les ocurre a los reclusos y las reclusas de esta ciudad”, subrayó el presidente de la (CDHDF) Alvarez Icaza indicó que a los añejos problemas estructurales del sistema penitenciario que dificultan la vida de los y las reclusas –hacinamiento, condiciones de salud, alimentación, corrupción y ausencia de un proceso de readaptación--, se suma la tendencia al aumento de aplicar penas privativas de libertad más severas y la lentitud de los procesos penales Prueba de ello, dijo, son las quejas que ha recibido la CDHDF en este año en materia de reclusorios (419), de las cuales 64 corresponden a mujeres; a lo largo de su vida, la institución ha emitido 19 recomendaciones relacionadas con violaciones a los derechos de los internos En el evento participaron además, Anders Kompass, encargado de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas en México; Luz Rosales, directora del Instituto de las Mujeres en el Distrito Federal; Susie Kemp, de la Fundación para el Debido Proceso Legal; Jaime Rochín, de la Unidad de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación y, Adriana Carmona, de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, quienes expresaron la importancia de realizar este seminario de análisis sobre la violencia contra las mujeres con la intención de emitir propuestas que sean consideradas en el diseño de políticas públicas en ese ámbito 28/04/03

Comentarios