Fidel Castro y su guerra interna contra la disidencia

viernes, 4 de abril de 2003 · 01:00
El gobierno cubano aprovechó que la atención internacional está centrada en la guerra contra Irak, para detener a 79 disidentes pacíficos en días recientes En lo que muchos consideran un duro golpe contra la oposición interna, el gobierno se prepara ahora a efectuar juicios sumarísimos contra los detenidos, para quienes pide entre 15 y 30 años y, hasta cadenas perpetuas, en decenas de casos El encarcelamiento de los opositores se produjo luego de que un grupo de periodistas independientes efectuó, el pasado viernes 7 de marzo, un Taller de periodismo en la residencia de James Cason, Jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba Unos días después del encuentro, con el pretexto de responder a "las desvergonzadas y reiteradas provocaciones" de James Cason, las autoridades cubanas efectuaron las detenciones de los disidentes, violentaron sus casas e incautaron sus pertenencias y equipos de trabajo: computadoras, faxes, fotocopiadoras y hasta engrapadoras El arma del régimen ante los que piensan diferente es la llamada "Ley Mordaza" o Ley 88 que, aprobada a principios de 1999, prevé penas máximas para aquellos que cometan "delitos contra la independencia o la integridad territorial del Estado" Según expresó Manuel Cuesta Morúa, secretario General de la Corriente Socialista Democrática Cubana, y dirigente de la Mesa de Reflexión de la Oposición Moderada, este es un acto de una asombrosa "irracionalidad política", dada la intensa diplomacia que venía desarrollando el régimen para ser admitido en el Acuerdo de Cotonú y ante la inminente reunión de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en donde se evaluará la política interior del mismo El Acuerdo de Cotonú, conocido como ACP, fue creado para lograr la Cooperación entre países de África, el Caribe y el Pacífico Los países que integren el Acuerdo se comprometen a cumplir sus obligaciones y compromisos internacionales en materia de derechos humanos, a cambio de la cooperación entre los países miembros Cuba presentó su petición de adherirse al Acuerdo el 23 de enero de este año, por el cual la Unión Europea transferirá a los 77 países miembros unos 12 mil 500 millones de euros hasta el año 2008 Al mismo tiempo negocia con ellos acuerdos de libre comercio Sin embargo, la ola de detenciones ha sido considerada por analistas y estudiosos europeos como un "mazazo" para las discusiones del Consejo europeo sobre la adhesión de Cuba al acuerdo "Esperemos que haya un gesto de generosidad de último minuto por parte de las autoridades, teniendo en cuenta que estamos frente a luchadores pro derechos humanos Estas personas no han cometido ningún atentado, no han ocasionado la muerte de nadie", dijo el líder disidente Manuel Cuesta Morúa El Comisario para el Desarrollo y la Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea, Poul Nielson, quien recientemente inauguró en La Habana una oficina a través de la cual se intentaba abrir una nueva etapa en las relaciones entre la Unión Europea y el gobierno de la isla y quien estaba al frente de las negociaciones para la entrada de Cuba en Cotonú fue convocado por la Eurocámara para que explique si todavía piensa recomendar a los Quince la entrada de Cuba en el acuerdo tras estas detenciones, indicaron fuentes del Parlamento Por su parte, el presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez Santacruz, expresó a la AFP su preocupación "por la falta de garantías para un debido proceso" a los disidentes "Ninguno de los acusados ha podido ver a sus abogados defensores en las instancias previas a estos juicios", denunció el disidente, tras opinar que esta oleada represiva del gobierno contra la disidencia interna "tiene lugar bajo el signo de la desmesura totalitaria" Además de la Unión Europea, se han pronunciado contra las detenciones diversas organizaciones internacionales, como Human Right Watch y Reporteros Sin Frontera Un grupo de importantes intelectuales, políticos y artistas de varios países también firmaron una carta condenando "los juicios por delito de conciencia en Cuba" Entre ellos, destacan los nombres de reconocidos intelectuales mexicanos, como Carlos Monsiváis, Enrique Krauze, Jorge Volpi y Roger Bartra Además, firman la carta Günter Grass, Mario Vargas Llosa, Antonio Tabucchi, Jorge Edwards, Javier Marías, Fernando Savater, Emilio Lamo de Espinosa, François Maspero, Adam Michnik, etc Especialistas del exilio muestran su preocupación ante lo que podría ser la antesala de una nueva oleada migratoria, como la ocurrida en el año 80 por el Puerto de Mariel, y la de 1994, que tuvo como resultado la llegada de cientos de miles de cubanos a la base de Guantánamo y posteriormente, a territorio americano Y es que días después de los arrestos, se han producido en La Habana los secuestros de dos aviones que cubrían rutas nacionales y que fueron desviados a Estados Unidos, además del secuestro, el pasado martes, de la embarcación conocida como "la lanchita de Regla", que hace el trayecto de La Habana Vieja al poblado de Regla, enclavado al otro lado de la Bahía, en la capital de la isla Por su parte, el Parlamento Europeo tiene previsto votar una resolución de condena por las detenciones y el presidente de la cámara europea, Pat Cox, presentó a las autoridades cubanas una demanda exigiendo la liberación de los opositores Otra decisión que cayó como balde de agua fría, fue la cancelación el viernes 4 de abril, por parte de las autoridades de la isla, de la III Reunión de la Nación y la Emigración, que debía efectuarse en La Habana entre el 11 y el 13 de este mes Estas reuniones, que tienen como supuesto objetivo el diálogo entre la emigración y el gobierno, son desaprobadas por gran parte del exilio de línea dura, que ve en ellas una maquinación ideada por Fidel Castro para dividir y seducir al exilio con falsas promesas de apertura Sin embargo, algunos de los invitados se mostraban esperanzados ante los rumores de que el gobierno cubano iba a llevar a esta reunión un "sorpresivo" paquete de medidas encaminadas a otorgar ciertas libertades a los cubanos de adentro y de afuera, entre las que, se decía, estaba la cancelación de los obligatorios permisos de viajes que tienen que pedirle al gobierno para poder entrar y salir del país Como única explicación para la cancelación, las autoridades de la isla pidieron a los exiliados invitados que leyeran las noticias que publicaría este 4 de abril el periódico cubano Granma En la nota aparecida en esa fecha, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla informa que aunque "desde el punto de vista organizativo, se crearon todas las condiciones para celebrar la Conferencia (), debido a la tensión internacional provocada por la guerra contra Irak, sumado ahora el creciente deterioro de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, como consecuencia del incremento de la hostilidad y las provocaciones contra nuestro país, (y) la compleja situación creada por los últimos incidentes relacionados con el secuestro violento de aviones y embarcaciones cubanas para emigrar ilegalmente a Estados Unidos, como consecuencia directa del estímulo que crea la aplicación de la Ley de Ajuste Cubano () nos ha llevado a la decisión de postergar la celebración de la Conferencia El Ministerio y las Embajadas cubanas procederán a contactar a los participantes en la Conferencia para intercambiar (información) sobre el tema, y más adelante acordarán con ellos una nueva fecha" Así las cosas, muchos se preguntan cuál será la razón escondida detrás de este duro ataque contra los disidentes pacíficos de la isla y cómo quedarán luego de la tormenta que se les avecina y que, ahora sí, amenaza con arrasarlos

Comentarios