Nuevo Laredo: Permea la cultura de la violencia

domingo, 11 de mayo de 2003
* A la orden del día “levantones”, asesinatos y desapariciones Nuevo Laredo, Tamps (apro)- En esta ciudad están ocurriendo cosas que antes no se veían Y no es sólo la ejecución de nueve sicarios en un día o los 19 “levantones” en lo que va del año La violencia está permeando otros estratos: se está volviendo una cultura Los muertos ya no son sólo mafiosos que se enfrentan en una guerra por la plaza Las balas han alcanzado a niños y a personas inocentes; pero, además, los índices de violencia e inseguridad, en todas sus variantes se han disparado en los últimos meses, incluso, la intrafamiliar Pareciera que el clima violento generado por el narcotráfico, empezara a contaminarlo todo La gente de Nuevo Laredo siente temor De narcos y de policías; temor a ser víctima circunstancial de una bala, de que se equivoquen y la “levanten”, de que la asalten y, ahora, hasta miedo de que alguien se enoje con cualquiera la calle, saque una pistola y la mate Ocurrió la semana pasada: un desconocido asesinó con arma de fuego a un joven llamado Daniel Rodríguez, de 25 años de edad, sólo porque éste le estorbó el paso con su auto por la calle El 11 de abril, el empleado aduanal, Juan Ramón Martínez Paredes, mató a su esposa y luego se suicidó teniendo a su hijo como testigo, misma situación de otro hombre que el 25 de abril hirió de gravedad a su cuñada y luego se mató delante de su hija El 9 de abril, un periódico local reprodujo la carta de una persona que narraba cómo, a unos metros de haber cruzado en su camioneta el puente internacional número Uno, en plena luz del día, fue asaltada por una mujer a punta de pistola cuando esperaba que el tráfico avanzara La gente en los autos a su alrededor sólo observó con curiosidad, pero sin hacer nada por impedirlo Y lo peor, ni los agentes de la Policía Federal Preventiva, que estaban en las inmediaciones del puente, fueron en su auxilio El propio diputado local, Manuel Escamilla, contó cómo en una ocasión, cuando iba por una transitada calle, pudo darse cuenta junto con otra persona que lo acompañaba, que, carros más adelante del suyo, un hombre fue obligado a subir a un auto en marcha “Parece que están ‘levantando’ a alguien”, le dijo su acompañante Pero ni él, ni nadie hicieron nada Y es que intervenir puede tener un costo elevado Le ocurrió al ingeniero José Luis Páez Guarneros, quien tenía pocos meses de radicar en esta ciudad, y cuando vio a un comando llegar a una casa, tomó su celular para advertirles a sus compañeros de oficina que se abstuvieran de salir Los sicarios aparentemente creyeron que era parte de la banda que iban a “levantar” y que estaba dando aviso a otros integrantes, por lo que también se lo llevaron Al día siguiente su cadáver torturado apareció en la caja de una camioneta, apilado entre los nueve ejecutados que fueron encontrados el 2 de abril en carreteras de Anáhuac, Nuevo León En los últimos dos años, Nuevo Laredo ha sido la ciudad con mayor número de asesinatos en la entidad En el 2002 fueron 59, 37 de ellos ligados con el narcotráfico En el primer trimestre del año, según cifras oficiales, van 13 homicidios dolosos; los medios de comunicación tienen contabilizados 17, hasta abril Estas estadísticas no incluyen a los nueve ejecutados del 2 de abril, porque aunque fueron secuestrados un día antes en la calle Lerdo de Tejada, sus cuerpos fueron abandonados en territorio de Nuevo León También los “levantones” son la nota de cada día En el 2002, 24 personas fueron víctimas de esta aparente modalidad impuesta por la mafia para cobrar adeudos, para ajustar cuentas o para alguna venganza Se dijo que era una cifra récord Pero en los primeros cuatro meses de este año, la prensa local ha dado cuenta de 19 casos, no todos denunciados a las autoridades, como tampoco todos son reportados por los medios Eso quedó de manifiesto cuando más de 30 personas acudieron infructuosamente al anfiteatro de Monterrey a tratar de buscar entre los cadáveres que fueron encontrados en Anáhuac a uno de sus familiares desaparecidos La cifra oficial antes de iniciar este año era de 51 desaparecidos en esta ciudad en los últimos dos años, pero lo que se ha dado a conocer en los medios es, que este año, van ya 13 más que se tienen que agregar a la cuenta Otro delito que se ha disparado es el de robo con violencia, según cifras de la Policía Municipal, en el primer trimestre se registraron en la localidad 135, casi un 230 por ciento más que los suscitados en el mismo periodo del año pasado En febrero, un niño de 13 años de edad, armado con pistola, intentó robar en una tienda de abarrotes De acuerdo con las llamadas recibidas en el servicio 066, en este año se han reportado 156 denuncias de violencia intrafamiliar Ochenta por ciento de estas ligadas con el exceso de consumo de alcohol o de drogas Hasta marzo cinco personas habían muerto por sobredosis de estupefacientes LAS OTRAS VICTIMAS “Todos los días nos preguntamos ¿Qué pasa? Ya no nos sentimos tranquilos al salir porque sabemos que algo puede ocurrir en cualquier esquina o al dar la vuelta a una calle”, dice Bertha Ríos Cadena, integrante de la Asociación Mujeres en Acción (AMA) Precisamente, AMA surge a principios de este año de esa preocupación que ha generado entre la sociedad civil el percibir que la violencia no sólo es una guerra entre narcos, sino que está costando vidas de habitantes comunes Fue el caso de Olga Lidia Osorio, una humilde muchacha de 16 años que trabajaba para costearse sus estudios, y el 7 de enero fue víctima de violación múltiple, golpes en todo el cuerpo y estrangulamiento Su homicidio ha sido calificado como uno de los más salvajes de la historia de esta ciudad Ríos Cadena comenta que el caso de Olga Lidia indignó a la ciudadanía de Nuevo Laredo, al grado que un grupo de mujeres profesionistas y amas de casa, decidieron unirse para hacer algo en contra del clima violento que ha invadido esta ciudad Del 2001 a este año, ocho mujeres han sido asesinadas con características similares a Olga Lidia “No queremos que ocurra lo que en Ciudad Juárez”, reclaman las integrantes de AMA Pocos días después del homicidio de la joven, a Jonathan García Gómez, de tan sólo 12 años de edad, lo alcanzó la muerte mientras dormía en su cama Su papá es paletero, no tenía enemigos, pero el niño fue despertado a la mitad de la noche por una balacera --se cree que entre pandilleros y preventivos-- inocentemente levantó su cabeza y una bala lo atravesó La semana pasada, a los 10 años de edad, murió Cristian Roberto Salazar Guerra, tras dos meses y medio de agonía El pasado 6 de febrero un comando ejecutó a su padre, Elías Roberto Salazar, y no les importó que en el vehículo fuera también su familia En el atentado, además, resultó herida la niña Stephanie Velásquez, de tres años de edad Igual que la esposa de Salazar, su sobrino y su sobrina, estos últimos padres de la menor Un albañil, Luis Velázquez López, también fue víctima circunstancial Resultó herido al encontrarse trabajando en una obra del Ayuntamiento, cuando unos pistoleros se enfrentaron la mañana del 26 de marzo, a sólo media cuadra de la Presidencia Municipal 05/05/03

Comentarios