A la caza del fenómeno López Obrador

jueves, 15 de mayo de 2003
México, D F (apro)- Los publicistas, creadores de imagen, analistas políticos y especialistas en diseñar campañas políticas, están ocupados en tratar de establecer los elementos que hacen de Andrés Manuel López Obrador un fenómeno político exitoso La principal pregunta que se plantean, y no tienen una respuesta clara, es la de por qué si el jefe de Gobierno de la capital del país no ha resuelto los principales problemas que aquejan a millones de mexicanos, está tan en las nubes en las encuestas de popularidad Combatido y atacado por el Partido Acción Nacional(PAN), sobre todo el capitalino, que se le va a la yugular cuando López Obrador propone la realización de obras, y con un pleito legal en curso con el senador panista Diego Fernández de Cevallos, el político tabasqueño disfruta y administra su popularidad El presidente Vicente Fox es también otro caso inexplicable de popularidad, aunque su capital disminuye vertiginosamente; es un político que a pesar de no haber cumplido sus promesas, tiene niveles aceptables en las encuestas, aunque cada vez se le reduce más el espacio de maniobra para impedir descender a niveles bajos de popularidad El martes 6 de mayo, el periódico El Universal publicó la Tercera Encuesta de Evaluación al jefe de Gobierno del DF, en la que alcanzó las calificaciones más altas en toda su gestión, al recibir la aprobación de 85 por ciento de los encuestados Según la propia encuesta, son los programas sociales los que han impulsado la popularidad el político tabasqueño, un rubro duramente criticado por los partidos opositores que lo han considerado populista Sin embargo, hay problemas que no se han resuelto y que evidentemente es la causa de que los capitalinos se estresen cada vez más, como es el de la inseguridad De acuerdo con la encuesta, 63 por ciento de los consultados desaprueba la estrategia de López Obrador para combatir ese problema El 38 por ciento considera que en los últimos tres meses ha aumentado la inseguridad Otros puntos débiles de la administración de López Obrador son la falta de un transporte digno y el problema eterno de los vendedores ambulantes, así como el problema de la contaminación, entre otros Con todo y esas importantes fallas, la popularidad de López Obrador es muy alta El fenómeno está pasando de la inquietud a la preocupación en los equipos de los políticos que aspiran a la Presidencia de la República y entre los principales asesores del actual gobierno federal El presidente Fox, por ejemplo, no pudo contenerse más y, esta semana que terminó, anunció programas sociales del corte de López Obrador, pero lejos de redituarle popularidad como al tabasqueño, provocó una andanada de rechazos y críticas En lo único en que se han puesto de acuerdo los analistas es en la coincidencias de ambos personajes de haber roto con los moldes de los políticos tradicionales, acartonados y con fama de corruptos, convirtiéndose en un prototipo, todavía no del todo definido, a seguir Entre ambos políticos hay diferencias sustanciales y, sin embargo, son los más populares Ese es un misterio que los especialistas están por aclarar 15/05/03

Comentarios