El INAH, responsable del uso de monumentos: Francisco Toledo

sábado, 17 de mayo de 2003
Oaxaca, Oax (apro)- “¡Que sean felices!”, dijo en tono irónico el pintor Francisco Toledo, al ser entrevistado sobre la boda de la hija del gobernador, Jimena Murat Hinojosa, y para la cual se acondicionó el exconvento dominico de Cuilapan de Guerrero, del siglo XVI, como un salón de fiestas Luego justificó: “No soy una autoridad (para impedir esos eventos sociales en sitios considerados patrimonio cultural), para eso está el INAH; ellos son la autoridad y a ellos les compete dar o no permisos (porque) yo no conozco los reglamentos” Al recordarle que en una ocasión alzó la voz para protestar por que el entonces gobernador Diódoro Carrasco Altamirano utilizó el exconvento de Santo Domingo de Guzmán para una recepción social, el artista plástico reconoció: “Sí (protesté) pero porque hubo destrozos, hubo una reunión con presidentes municipales y el mismo INAH lo autorizó, y luego dijo que había habido destrozos, que rayaron paredes, que se orinaron en los muros, pero todo eso le compete al INAH; le compete vigilar que si prestan el local, que sea respetado” Ya visiblemente irritado, dijo: “No le puedo decir si ya autorizaron (el permiso para el evento social en Cuilapan) porque yo no soy ninguna autoridad, y seguramente si hay destrozos es al INAH, es a (Eduardo) López Calzada al que se le debe preguntar Francisco Toledo, premio nacional de Ciencias y Artes 1998, destacó que en el exconvento dominico de Santo Domingo de Guzmán se han realizado bodas, y se han permitido porque representan una entrada importante (de dinero) para el museo, aunque debe vigilarse que se respete el patrimonio cultural Recordó que “cuando pasó lo de Diódoro, se habló que estaba mal y que no se debería (permitir utilizar los monumentos históricos o sitios arqueológicos para eventos sociales) y, si se iban a hacer, que se reglamentaran, y se aceptó por parte de un consejo integrado por el INAH, Banamex y el gobierno del estado” Finalmente, añadió, “nosotros no participamos más que en el jardín botánico, pero desde fuera podemos criticar y decir: ‘bueno, si ya se autorizó (ahora) hay que proteger los espacios’” El jueves, trabajadores del centro INAH manifestaron su inconformidad por la autorización de un evento social en el atrio del exconvento de Cuilapan, que violenta la ley de monumentos y sitios arqueológicos 16/05/03

Comentarios