La PGR, inamovible en el caso Posadas

viernes, 23 de mayo de 2003
* La tesis del complot, sin sustento, sostiene * Elementos suficientes, prueban lo contrario: abogado de Sandoval México, D F- Como cada año desde que el asesinato del cardenal de Guadalajara, Juan Jesús Posadas Ocampo, cumplió su primer año, –el sábado se cumplen diez--, la Procuraduría General de la República rindió un informe sobre el avance de las investigaciones, y en esta ocasión desestimó la tesis del complot que defienden algunos prelados, argumentando que no existen elementos para sustentar esa tesis De hecho, informó, todavía mantiene la teoría de la confusión A diferencia de los demás años el informe se rindió un día antes del décimo aniversario luctuoso del presbítero y contrario a hace dos años, esta vez no fue la subprocuradora General dela República, María de la Luz Lima Malvido, quien dio a conocer los “avances” del caso sino la Coordinadora General de Investigaciones de la PGR, Maricela Morales Ibáñez Según la funcionaria, la indagatoria no ha revelado más presuntos implicados en el caso que los ya consignados ante la autoridad federal, aunque reconoció que la PGR tiene ocho líneas de investigación respecto a este homicidio y no descartó que surjan otras en el futuro Estas líneas de investigación son: La supuesta presencia del exdirector de la Policía Judicial Federal, Rodolfo León, en el lugar de los hechos en el momento del asesinato; la huida del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán de ese lugar en un avión militar; la intervención del teléfono del cardenal; la eventual participación del CISEN en la investigación de los hechos; si elementos judiciales de la PGR fueron a Guadalajara antes de que se cometiera el crimen Una línea más está relacionada con la supuesta autoría intelectual del homicidio de Posadas Ocampo, de Gustavo Luhes y Miguel Silva, policías judiciales federales fallecidos; la supuesta vigilancia permanente a la casa del cardenal y la última referente a una amenaza a Posadas Ocampo por parte del exsecretario particular del expresidente Carlos Salinas de Gortari, José María Córdoba Montoya Sin embargo, dijo la funcionaria, la PGR reconoce que estas líneas se abrieron por declaraciones de “oídas” de presuntos testigos, excepto la del CISEN, de la que sí se hallaron más pruebas Morales Ibáñez desestimó también la pérdida del expediente que consta de la declaración del exnuncio apostólico Girolamo Prigione, quien acusó a Salinas de Gortari de fraguar la muerte del prelado, porque supuestamente sabía de los vínculos del mandatario con el narcotráfico La funcionaria dijo que sus declaraciones fueron ratificadas en Milán, Italia, y las autoridades mexicanas cuentan con una copia simple de las mismas No se refirió a la supuesta recuperación del documento, ocurrida en días pasados, cuando de manera anónima fueron entregados a CNI Canal 40, y a su vez remitidos a las autoridades También comentó que se intenta que el capo de la droga Benjamín Arellano Félix, protagonista de la supuesta balacera donde murió el prelado, declare en torno a este asunto, a lo que se ha negado desde que fue aprehendido el año pasado Sobre las irregularidades encontradas en la investigación, después de que se ordenó la apertura del caso, la funcionaria sostuvo que se han hallado más en la primera averiguación previa que va de 1993 a 2000 Pero José Antonio Ortega Sánchez, abogado del cardenal Juan Sandoval Iñiguez –defensor de la tesis del crimen de Estado--, se inconformó por el informe de la PGR, pues en su opinión es “dar carpetazo al asunto” La procuraduría federal puntualizó que sigue la línea de investigación de que el cardenal estuvo en el lugar y en el momento inapropiado, pues murió a consecuencia del fuego cruzado producido por un enfrentamiento entre narcotraficantes En entrevista, Ortega Sánchez dijo que esperaría hasta agotar las ocho líneas de investigación que se abrieron desde el momento del crimen para sacar conclusiones, aunque en su opinión existen las pruebas suficientes para presumir que el crimen fue concertado con antelación “Me parece muy poco serio que antes de que termine la investigación den a conocer los resultados, pues no han agotado las líneas y en esa medida no pueden pronunciarse aún por una u otra hipótesis”, indicó Hay elementos para suponer que el complot fue el móvil del crimen, dijo el litigante, tras rechazar estar casado con la tesis del crimen de Estado y deslindar de lo mismo tanto a su cliente, Sandoval Iñiguez, como a los obispos que lo apoyan “Nuestra única intención es conocer la verdad”, expresó Una muestra de que existen pruebas para presumir que Posadas Ocampo fue víctima de un asesinato planeado, es la presentación de pruebas que orillaron a la PGR a reabrir el caso en junio de 2001, asentó El abogado comentó que, de cualquier forma, acudiría a tribunales internacionales si la tesis de la confusión se sigue manteniendo sin tener pruebas para fundamentarla, pues se pretende saber a ciencia cierta “lo que sucedió el 24 de mayo de 1993”,dijo 23/05/03

Comentarios