Censura De la Fuente ligereza para autorizar apertura de universidades

martes, 27 de mayo de 2003
México, D F (apro)- Juan Ramón de la Fuente, rector de la UNAM, censuró “la ligereza con la que se han abierto y autorizado establecimientos educativos, sin el rigor necesario para hacer una verdadera contribución a la enseñanza y a la cultura jurídica que el país requiere” Advirtió: “Lo más alarmante es que este problema no es exclusivo del área jurídica: disciplinas como la medicina y la arquitectura se encuentran en las mismas condiciones Todo parece indicar que hay algo que estamos haciendo mal en el país al autorizar, con una ligereza excesiva, la apertura de establecimientos que se llaman de educación superior, pero que no tienen la posibilidad de cumplir con esa tarea” De la Fuente dijo que “escuelas a medias nada resuelven Sin una planta docente necesaria e infraestructura mínima para desarrollarse, una educación que cada vez debe ser más sólida y rigurosa no podrá contribuir ni cumplir con esa delicada misión” Agregó que solicitarán a los directivos de la Asociación Nacional de Escuelas y Facultades de Derecho “analizar el problema a fondo y plantear alternativas”, y confió que, a corto plazo, tendrán un “planteamiento serio” que entregarán a las instancias correspondientes “Es una obligación de la universidad velar por la calidad en el ámbito de la educación superior del país, porque continúa siendo la universidad de la nación mexicana, por lo que afrontará las responsabilidades que ello implica”, señaló De la Fuente dijo lo anterior al inaugurar el ciclo de mesas redondas con motivo del VIII Aniversario del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), que se lleva a cabo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM Demandó “consolidar, fortalecer y proyectar con mayor fuerza la cultura jurídica del país, fundamental para construir un verdadero Estado de derecho, sustento del proceso de la transición democrática que a todos nos afecta e interesa” Ante el presidente del CJF y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Mariano Azuela Güitrón, el rector dijo que “el juez es uno de los actores centrales de la sociedad Sin certeza en el derecho y sin seguridad en su aplicación, no hay estabilidad social posible ni transición o progreso; mucho menos convivencia garantizada” Explicó: “El juez tiene ante sí el drama social y debe actuar para que la sociedad funcione en forma armónica Es necesario generar un interés mayor de la población por los administradores de justicia, integrarlos a la comunidad a la que pertenecen y dar crédito a la idea de que la independencia judicial, necesaria y anhelada, se sustenta mejor en sus cualidades morales e intelectuales, en su formación y capacitación técnica” Dijo que “los jueces no pueden permanecer aislados en una torre de marfil, alejados de la realidad social a la que sirven como árbitros de los conflictos y las tensiones sociales de todo tipo “Por esto, la carrera judicial es uno de los cambios más importantes de la justicia federal El Consejo de la Judicatura Federal tiene a su cargo su administración En sí, el Poder Judicial Federal es la pieza central del Estado mexicano contemporáneo, por el equilibrio que su actuación imprime a la función pública” Ante esta situación, señaló, “las sociedades que han iniciado procesos de transición como la nuestra, requieren de la actuación judicial y, en forma específica, de sus resoluciones para definir el rumbo que habrá que seguir” A su vez, el presidente del CJF y de la SCJN, Mariano Azuela Güitrón afirmó que “el gran reto” de ese órgano judicial “es cambiar la percepción que tienen los ciudadanos sobre el funcionamiento de las instituciones públicas, al verlas con especial celo” Indicó: “Los jueces, por su parte, deben tener la excelencia académica, la honestidad invulnerable y las virtudes que la sustentan para que todos los gobernados entiendan que hay un Consejo de la Judicatura Federal que busca cumplir con el papel que la Constitución le encomienda dentro del gobierno Por su parte, Diego Valadés, director del IIJ, advirtió sobre los aspectos de la vida jurídica mexicana que afectan la impartición de justicia Explicó que “en México hay cerca de 400 escuelas de derecho, de las que 100, cuando mucho, son de calidad”, y dijo que en el país hay una escuela de derecho por cada 250 mil habitantes; en Argentina, una por un millón de personas, mientras que en Colombia, Venezuela, Chile y Perú, una por cada 600 mil Sin embargo, Valadés dijo que “la falta de supervisión académica adecuada sobre muchas instituciones de México, ha hecho que alumnos vayan a estas escuelas sólo a dos cosas: a pagar su mensualidad y a recoger su título, lo que afecta los niveles de impartición de justicia en el país” 26/05/03

Comentarios