Análisis Político: El nuevo horizonte del Movimiento Obrero

viernes, 30 de mayo de 2003 · 01:00
México, D F (apro)- En crisis económicas pasadas, ocurridas en sexenios gobernados por el PRI, la explicación más socorrida en torno a por qué no había estallidos sociales --y principalmente movimientos de trabajadores inconformes--, era la de que gracias al control sobre el movimiento obrero, se podía evitar la violencia en las calles y en las fábricas La maquinaria corporativa funcionó con eficacia En la actualidad el movimiento sindical –el llamado oficial que estuvo ligado al PRI, el independiente y el blanco— está viviendo a fuerza una reestructuración lenta, silenciosa y que no llama la atención Esta reestructuración es percibida y estudiada por algunos analistas del sindicalismo quienes, como el investigador y catedrático universitario Enrique de la Garza, presentan con claridad el rumbo que puede seguir el sindicalismo Especialista en procesos de trabajo, autor de numerosas investigaciones sobre sindicalismo, el doctor De la Garza elaboró el trabajo “La crisis de los modelos sindicales en México y sus opciones”, que será dado a conocer en breve como parte del libro “La situación del trabajador en México, 2003”, y donde sostiene que el “sentir de los trabajadores ya es de insatisfacción con las condiciones laborales, pero hasta ahora las estrategias de resistencia han sido de carácter eminentemente individuales o familiares” Pero el experto en cuestiones laborales observa también que “salvo que alguien apueste al estallido social tipo argentino, difícil por lo pronto frente a las salidas individuales, el proceso de reconstrucción del movimiento de los trabajadores, principalmente debe transcurrir de abajo hacia arriba”, aunque no excluye otras iniciativas, como las legislativas Los trabajadores, en su mayoría alejados de la vida sindical, deberán transitar un camino nuevo o, en el mejor de los casos, distorsionado, que implique el rescate de los sindicatos como instrumento de defensa de sus intereses Pero no saben cómo hacerlo El proceso de reestructuración sindical es complejo y puede tener riesgos Uno de ellos es de que la burocracia sindical encuentre un camino que le permita hacer ajustes a la maquinaria corporativa, devuelva la tranquilidad a los empresarios y, más adelante, se vuelva a enchufar como instrumento de control político De la Garza plantea que las condiciones actuales del país plantean la necesidad de “un sindicato de acción múltiple y flexible, que parta del terreno de la producción, que vincule producción con circulación y reproducción, pero que reconozca que hay otros niveles económicos, políticos, laborales y sociales, que impactan lo laboral sin ser directamente lo productivo" “Democratizar (el sindicalismo) puede significar descentralizar la toma de decisiones en los diversos niveles de intervención del sindicato No es la reglamentación detallista la que garantiza esta descentralización y mayor participación, sino otra flexible abierta a la creatividad” El desempleo, el deterioro del poder adquisitivo, la violación a sus condiciones laborales, han sido motivo suficiente para provocar movimientos de rebeldía sindical en otros países sin un sistema corporativo Las movilizaciones de los trabajadores del Gobierno del Distrito Federal y de los maestros agrupados en la CNTE, podrían ser un aviso de lo que está ocurriendo entre los trabajadores y en sus sindicatos 30/05/03

Comentarios