Tras 12 años vuelve diplomacia británica a Irak

lunes, 5 de mayo de 2003
Tras doce años de ausencia en territorio iraquí, el gobierno de Gran Bretaña decidió reabrir su representación diplomática en el país que invadieron bajo la dirección de Estados Unidos, aunque por ahora no será embajada, sino oficina, hasta que se establezca un gobierno ante el que se puedan presentar las cartas credenciales A cargo de esa representación estará Christopher Segar, embajador británico en Irak hasta 1991, cuando se cerró la legación, por el inicio de la operación Tormenta del Desierto La sede es también el edificio que acogió hace más de una década a los diplomáticos británicos El izamiento de la bandera fue el acto con el que, de manera oficial, quedó instalada la representación del Reino Unido Sin embargo, las instalaciones lucen el abandono de más de una década y el daño de los bombardeos de la primera Guerra del Golfo Para el representante británico, la instalación de la oficina diplomática es “un símbolo de compromiso de nuestro gobierno para trabajar con Irak y con el pueblo iraquí” De manera personal, Segar se comprometió a apoyar la reconstrucción de Irak, devastada por los ataques aéreos estadunidenses y las batallas en tierra entre las tropas aliadas y los soldados iraquíes o fieles a Saddam Hussein Así mismo, se pronunció por un gobierno democrático en Irak y prometió apoyar en ese objetivo al exgeneral estadunidense Jay Garner, encargado del establecimiento de un sistema de gobierno en el país invadido Durante dos o tres meses, la Oficina Británica estará en casas móviles, para instalarse más tarde en una embajada modular, mientras el edificio de la sede oficial es restaurado y remodelado Y es que desde 1991, sufrió el abandono e incluso sus explanadas fueron empleadas como canchas de futbol; los intereses británicos en ese país, estaban representados por Rusia 05/05/03

Comentarios