Critica Julio Scherer el gobierno frívolo de Fox

jueves, 8 de mayo de 2003
*”Pesadas tareas nos esperan a los periodistas”, dice al recibir el Premio Nacional de Periodismo, a su trayectoria *Juan Veledíaz, también de Proceso, recibe el premio en el género de crónica México, D F(apro)- Inquieto, cohibido, envuelto en el “universo mágico” de las emociones, Julio Scherer García fue avasallado por un prolongado aplauso de más de dos minutos, que parecían infinitos La noche del miércoles fue suya y de sus compañeros periodistas Distinguido con el premio a la trayectoria periodística, por sus pares de un jurado que encabezó Raymundo Rivapalacio, Scherer García fue objeto de un homenaje, en el que reivindicó el oficio como actividad colectiva “Sobre el premio a la trayectoria, debo decir: nadie camina solo Un destino que no fuera común carecería de sentido”, dijo el fundador del semanario Proceso, en una emotiva ceremonia celebrada la noche del miércoles en la Universidad Iberoamericana Junto con los otros siete homenajeados, entre ellos Juan Veledíaz, también de Proceso, en el género de crónica, Scherer García hizo un repaso de los tiempos de zozobra que padece el mundo y México “La brutalidad quedó suelta y el horror la acompaña”, dijo al aludir a la guerra emprendida por Estados Unidos contra Irak, así como a las ejecuciones y persecuciones en Cuba “Los gobiernos de Estados Unidos y Cuba entregan cuentas lamentables”, en cuyo contexto --afirmó-- la diplomacia mexicana no atina con una política certera: “La parálisis que la aqueja me lleva de manera natural a la estampa de los boxeadores que bajan la guardia y dejan descubierto el mentón” El presidente Vicente Fox y el canciller Ernesto Derbez, añadió, fueron explícitos en favor de la paz, e implícitos en la condena a la guerra, pero “la guerra y la paz son palabras rotundas, y su binomio es indestructible en la unidad de los contrarios No es válido mencionar una palabra y omitir la otra” La diplomacia mexicana, siguió, persiste en la ambigüedad, y crecen los costos de ocupar un asiento en el Consejo de Seguridad; se ha quedado mal con unos y con otros, “y lo ha hecho reiteradamente en nuestro nombre” Ya como director de Excélsior, al que consolidó durante su conducción de siete años como uno de los diez diarios más importantes del mundo, Scherer García dijo que el mundo se ha endurecido, “y pienso que el periodismo habrá de endurecerse para mantenerse fiel a su realidad, su espejo insobornable” Y al aludir al fin del oficial Premio Nacional de Periodismo, que por un cuarto de siglo “se trataba, bien lo sabemos, de un auto-homenaje cínico del poder”, se congratuló que haya sido liquidado ese “espectáculo deprimente “Sin embargo, me parece que nada compensa el desdén del actual presidente de la República por la cultura y la palabra escrita Su diálogo con una mujer campesina, analfabeta, a la que felicita por su ignorancia, que la aparta de los sinsabores que traen consigo los periódicos, debería quedar inscrito en alguna plaza pública para vergüenza de todos” Sobre Fox, valoró: “Me parece que el presidente se excede en su confianza por el embrujo de la televisión Me duele decirlo: un gobierno que se valora por su imagen, es un gobierno frívolo” Y remató: “Pesadas tareas nos esperan a los periodistas Esta es nuestra pasión” Scherer García, maestro de varias generaciones de periodistas, rubricó con su discurso la ceremonia de entrega del Premio Nacional de Periodismo correspondiente al 2002, en lo que fue la segunda edición de este certamen organizado por un Consejo Ciudadano que preside el rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente En noticia, correspondió el reconocimiento a Gustavo castillo y Enrique Méndez, reporteros de La Jornada que dieron a conocer el escándalo del Pemexgate; en entrevista, Jorge Morales Almada, del diario Frontera, de Baja California, por una entrevista con Benjamín Arellano Félix; en fotografía, Daniel Aguilar, de la agencia Reuters, por su cobertura en el conflicto de Atenco También fueron galardonados Juan Veledíaz, por un reportaje elaborado con documento militares; Antonio Helguera, caricaturista de La Jornada por un cartón sobre los curas pederastas, y Juan Carlos Zúñiga, de El Imparcial, de Sonora, en reportaje, por un trabajo sobre el fraude electoral en ese estado, en 1985, quien habló a nombre de los premiados Zúñiga, quien dijo que el premio representa una responsabilidad ante la sociedad, ponderó la importancia de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, y dijo que varios de los trabajos ganadores son producto de esa legislación, que obligó a las oficinas del gobierno federal a hacer públicos sus archivos Y expresó que la ley --que en realidad entrará en vigor a partir del 12 de junio, en lo que se refiere a la solicitud por parte de los interesados—representa una herramienta que es preciso que se extienda a estados y municipios Subrayó el reconocimiento a la trayectoria periodística de Scherer, y concluyó con la cita de sus palabras de aceptación: “A mis compañeros sin alianzas con el poder, les diré que sí a todo lo que quieran Soy una gota de su sangre” En esta ocasión los medios de comunicación electrónicos no obtuvieron ningún premio porque, según explicó Rivapalacio, se privilegiaron los hallazgos documentales, a los que se refirió Zúñiga: “La ausencia del premio para los medios electrónicos fue una injusta jugarreta de la dinámica de la información más valiosa que se produjo el año pasado Hay que corregir esta anomalía” Sobre la decisión de declarar desierto el premio por artículo de fondo, Rivapalacio argumentó que, a juicio del jurado, no existieron trabajos que lo merecieran A la ceremonia, celebrada en un abarrotado auditorio “José Sánchez Villaseñor” de la Universidad Iberoamericana, asistieron los 13 miembros del Consejo Ciudadano, que encabeza el rector de la UNAM, y varios de los integrantes del jurado, a excepción de Joaquín López Dóriga, de Televisa 07/05/03

Comentarios