Familiares de víctimas de explosión en Veracruz denuncian a Pemex

martes, 10 de junio de 2003
Jalapa, Ver (apro)- Ante la tragedia ocurrida la noche del jueves anterior, donde hasta el momento han perdido la vida cinco personas, debido a la explosión de un gasoducto provocada por choque de agua del desbordamiento del río Chiquito, familiares de las víctimas interpusieron denuncia penal ante la Procuraduría local en contra de Petróleos Mexicanos (Pemex) Los familiares de dos de las víctimas que sufrieron graves quemaduras en gran parte del cuerpo tras el incidente ocurrido en la comunidad de La Balastrera, en el municipio de Nogales, responsabilizaron a funcionarios de la paraestatal Pemex de “negligencia”, por no haber aplicado acciones preventivas que hubieran podido evitar el siniestro Así, las esposas de Manuel Rodríguez y Alejandro Flores Ruiz, que sufrieron graves quemaduras y por las que desde finales de la semana pasada están internados en el Centro Médico Nacional “Adolfo Ruiz Cortines” del IMSS en el puerto de Veracruz, presentaron denuncia formal contra Pemex, confirmó el agente del Ministerio Público, Jorge Chantiri Pérez De acuerdo con la versión del agente del Ministerio Público, los familiares de las víctimas de la explosión de un gasoducto, señalaron que los directivos de Pemex desde días antes del siniestro conocieron las condiciones de inseguridad que ya presentaban los ductos durante el primer desbordamiento del río Chiquito Desde hace dos semanas, cuando se registró un primer desbordamiento del caudal de río, el representante de la PGJE en el puerto de Veracruz mencionó que los familiares de las víctimas le explicaron que la red de ductos de Pemex ya presentaba afectaciones, “pues quedaron al aire libre”, sin embargo, “no se tomó ninguna medida preventiva” Al respecto, Chantiri Pérez dijo que las esposas de Manuel Rodríguez y Alejandro Flores exigieron a la PGJE realizar las investigaciones para dictar responsabilidad penal contra Pemex, a cuyos directivos exigen también el pago de gastos médicos y pensión vitalicia en caso de que las quemaduras dejen secuelas graves, la reconstrucción de sus viviendas e indemnización por daños En tanto, durante la reunión de evaluación de los hechos, a la que asistió la coordinadora de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, María del Carmen Segura, los alcaldes de los ayuntamientos de Maltrata y Nogales reclamaron tanto a las autoridades federales como a las estatales la falta de ayuda a las familias damnificadas En la reunión efectuada al mediodía del lunes en Nogales, en la que estuvieron presentes funcionarios federales, estatales y municipales, el secretario general de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, informó que aún hay 120 desaparecidos cuya búsqueda se continúa, aunque se desconoce si aún permanecen con vida Y en un recuento preliminar de los daños, mencionó que hasta el momento hay 5 personas fallecidas; 62 lesionados --de los cuales 40 ya fueron dados de alta; mil 800 viviendas afectadas; 5 mil personas afectadas por el derrame de petróleo, y 3 mil 500 damnificados, de los cuales más de mil 500 permanecen en los albergues instalados En esa reunión, los alcaldes de Nogales y Maltrata lanzaron un reclamo en el sentido de que no todas las dependencias están apoyando en las acciones de reconstrucción de la zona más afectada, además que la ayuda no está llegando con la celeridad requerida, y exigieron a Pemex quitar los restos de la tubería dañada y que quedó al descubierto después de la inundación Ahí, Carmen Segura se refirió a la declaratoria de emergencia decretada en los municipios de Nogales, Ciudad Mendoza y Maltrata, para cuya atención se destinarán en principio 10 millones de pesos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), y posteriormente se irán liberando más apoyos conforme se vayan necesitando La falta de agua potable, alimentos suficientes y de apoyos necesarios para la limpieza de calles y viviendas sepultadas por el torrente de lodo, llegó a su clímax, pues por la tarde habitantes de La Balastrera, interrumpieron por casi un par de horas los trabajos de reparación de los oleoductos, y exigieron a la paraestatal el pago de indemnizaciones por los daños causados por la explosión Al respecto, el director de Pemex-Refinación, Juan Bueno Torio, el mismo funcionario que respondió a los damnificados que “si había a alguien a quien reclamarle de esta desgracia, es a Dios…”, aseguró que la paraestatal destinará 150 millones de pesos a la zona de desastre, de los cuales unos 50 millones serán para la reparación de los ductos y estaciones de bombeo, y el resto para la reconstrucción de casas y el pago de indemnizaciones a los afectados Bueno Torio precisó que Pemex costeará la reconstrucción de 150 viviendas dañadas por la explosión del gasoducto; además se hará cargo de la limpieza de la laguna de Nogales, que se contaminó por el derrame del petróleo En las acciones de restauración de las líneas, mencionó que se contrató maquinaria y personal de una empresa de Alaska, y se espera que en un plazo de 30 días se pueda restablecer el sistema de bombeo 09/06/03

Comentarios