La amnesia nacional

jueves, 12 de junio de 2003
México, D F (apro)- Por correo electrónico ha llegado un mensaje que ha sido distribuido de manera masiva a muchas direcciones El mensaje lleva el sugerente título de “Amnesia Nacional” y tiene como propósito comparar la situación actual con la que creó el PRI en sus 71 años de gobierno Todo para que al final nos recomiende “pensar bien” antes votar por el PRI el próximo 6 de julio El correo electrónico comienza ofreciendo 7 razones para afirmar que la situación de México es mejor hoy que “nunca”: peso sólido con 4 años en niveles de 1000; inflacion del 4% anual; Bolsa Mexicana de Valores fuerte y rentable; grado de inversión de los mejores; 52,000 millones de dólares de reservas; libertad de prensa y pensamiento; equidad de los tres poderes de la Unión Después nos señala “73 años (que) no se deben olvidar”, bajo la advertencia de que “es triste que los mexicanos tengamos tan poca memoria y que se diga que ahora estamos "peor que nunca" Pero de inmediato ataja: “Cada quien puede pensar lo que quiera, pero discúlpenme, en este momento no estamos ‘peor que nunca’ No estamos peor que cuando el gobierno priista mataba estudiantes (1968 y 1971) No estamos peor que cuando el gobierno priista mataba a los periodistas o cerraba publicaciones que sacaban a la luz todas sus raterías y sinvergüenzadas (Buendía, Loret de Mola, Impacto) No estamos peor que cuando cada expresidente priista, acababa su sexenio siendo dueño descaradamente y principal beneficiario de complejos turísticos (ejemplo: Acapulco de Miguel Alemán; Echeverría, Cancún)” Señala el mensaje que “cuando el gobierno priista imprimía billetes a lo bestia, provocando con ello inflaciones de hasta el 150% y acabando poco a poco con el poder adquisitivo (en los 80, un acetato [disco] costaba $12,000 y el porte de correo $2,000) No estamos peor que cuando por las torpezas de los gobiernos priistas el peso se devaluara escandalosamente frente al dólar (con Echeverría el peso se devaluó 76% y con López Portillo 500%!!! y eso que "defendía" la moneda como un perro)” Todo esto es irrefutable, como también lo es lo que dice al final “Con esto no quiero decir que estemos muy bien, sí falta mucho por hacer (Roma no se hizo en un día, señores), pero no podemos decir que estamos ‘peor que nunca’, como el PRI se empeña en hacernos creer” Con las elecciones en ciernes, las recomendaciones por votar de manera razonada serán recurrentes, sólo que al igual que se pide no olvidar lo que hicieron los priistas, seguramente habrá quienes también digan que hay que recordar las falsas promesas de Fox El correo electrónico que se cita es un ejemplo del ruido al que seremos sometidos en las próximas semanas para inducir el voto ciudadano Partidos políticos, candidatos, amigos de los candidatos y agrupaciones civiles ya empezaron a bombardear al electorado a través de los medios y lo único que están provocando es un hartazgo generalizado La preocupación, entonces, no es que estemos en peligro de olvidar lo que los partidos políticos y sus líderes han hecho o dejado de hacer en los últimos años El abstencionismo es el riesgo más grave de estas elecciones y este podría ser el efecto más claro de campañas políticas basadas en el escándalo A falta de propuestas de los partidos, los candidatos podrían utilizar el viejo instrumento de la descalificación para conseguir la simpatía ciudadana Pero si llegamos a estos niveles, quien seguramente saldrá perdiendo será la participación ciudadana Así, el peligro de la “amnesia nacional” en favor del PAN o del PRI no debería preocuparnos tanto, porque la ciudadanía ya ha demostrado la suficiente edad política como para darse cuenta de los artilugios de los magos de la propaganda electoral Lo preocupante es la escasa participación que se ha visto en las ultimas elecciones locales que ha alcanzado un abstencionismo de más del 60 por ciento Si de algo debemos de estar pendientes, entonces, es en las propuestas de los candidatos, en sus historias personales y en las relaciones que han tenido a lo largo de su carrera ciudadana Sólo si los candidatos convencen con sus proyectos y con sus trayectorias, los fantasmas de la amnesia y del abstencionismo podrán ser ahuyentados La participación ciudadana será importante porque de otra manera el Congreso que veremos para los últimos tres años de este sexenio representará únicamente a un mínimo de la población y la abulia política se reflejará en diputados faltistas, sin proyectos políticos y preocupados por cobrar sus altos salarios como “servidores públicos”, como los que hemos tenido desde hace mucho tiempo Comentarios: jgolmos@procesocommx 12/06/’03

Comentarios