"Plan de Operaciones Atoyac", fin de la guerrilla en Guerrero

sábado, 21 de junio de 2003
* Un informe de la Defensa Nacional revela las estrategias utilizadas por el Ejército * En su ejecución, el mayor número de detenciones devinieron en desapariciones México, D F(apro)- El 2 de julio de 1974 el jefe de Estado Mayor de la Defensa Nacional, Alberto Sánchez López, envió al general de división Hermenegildo Cuenca Díaz, titular de la Secretaría, un análisis sobre la situación político--militar que por aquellos días se vivía en el estado de Guerrero El documento de 11 cuartillas, catalogado como "secreto", aborda el escenario y las rutas para las tropas dentro de lo que al interior del Ejército se conocería como "Plan de Operaciones Atoyac" Con este nombre quedó registrada la estrategia castrense que dejó en su ejecución el mayor número de detenciones que, con el paso de los años, se convertirían en desapariciones El plan respondía, escribió el general de brigada Alberto Sánchez López, a las directrices ordenadas por el entonces presidente de la República, Luis Echeverría Alvarez En el informe, que se encuentra en las cajas del fondo Defensa Nacional en el Archivo General de la Nación (AGN), el jefe de Estado Mayor detalló cuál era la misión y cuáles los poblados donde se desarrollaría el teatro de operaciones: "La secretaría de la Defensa Nacional elaboró el Plan de Operaciones Atoyac derivado de la directiva que giró el titular del Poder Ejecutivo, de cuya misión se desprende que tanto la 27/a como la 35/a zonas militares realizan operaciones para localizar, capturar, destruir a maleantes que se encuentran en el área: Chilpancingo, Acapulco, Coyuca de Benitez, Atoyac de Álvarez, Tecpan, Petatlán y Zihuatanejo" Más adelante el general reconoció: "Resulta convincente el crear conciencia dentro de las fuerzas armadas de la magnitud del problema, debiendo de reconocerlo en todos los niveles jerárquicos de mando, puesto que si por conveniencia se le ha dado el nombre de maleantes o gavilleros para no deteriorar la imagen de México en el exterior, su forma de operar viene a ser exactamente igual a la de una guerrilla" El análisis inicia con una breve exposición sobre los "factores que intervienen en el problema" y hace un recorrido en el tiempo sobre la inestabilidad política desde que el general Raúl Caballero Aburto, viejo amigo de Cuenca desde los años 50, fuera destituido de la gubernatura del estado en 1967 La muerte de otro gobernador, Caritino Maldonado, en un accidente aéreo, forzó la llegada de un mandatario sustituto, Israel Nogueda Otero La efervescencia política no disminuía y en el escenario electoral, el senador Rubén Figueroa Figueroa era el más viable precandidato a gobernador por el PRI cuando, en mayo de 1974, fue secuestrado por la guerrilla con cuyos líderes se acercó a negociar un cese al fuego "El multicitado senador --anotó el general--, fue contemporáneo de luchas políticas del profesor Genaro Vázquez y del maestro rural Lucio Cabañas cuando la renuncia del general Caballero Aburto a la gubernatura de Guerrero, motivada por la agitación estudiantil" A los ojos del militar la situación que se vivía en Guerrero se originó porque Figueroa pensó que ejercía todavía influencia o bien gozaba de cierta ascendencia con su compañero de luchas políticas Lucio Cabañas Con base en lo anterior, el senador Figueroa estimó que el diálogo con Lucio Cabañas, permitiría un arreglo y este maleante estaría en una etapa de total desactivación "Con estas acciones se estima que el senador pretendía lograr popularidad política con un golpe psicológico, al tratar de apaciguar a Lucio Cabañas "Sin embargo --añadió el militar--, todos los sucesos hacen sospechar que los cálculos políticos del senador fallaron, y fue objeto de un secuestro por parte de los seguidores de Lucio Cabañas" La inestabilidad política tenía su reflejo en un aumento de la actividad militar Los problemas se explicaban, por "causas políticas" y "fuertes intereses económicos" en la región que llevaron a que fuera el Ejército el que garantizara la tranquilidad en el sector rural: "No obstante lo anterior, los resultados no han sido halagadores y se llega al enfrentamiento directo con tropas del Ejército Destacándose dos emboscadas en el año de 1972, con saldo negativo para las fuerzas armadas y a las que los medios de difusión les dio amplia publicidad" A partir de ese año la situación se agravó Sánchez López recordó que los enfrentamientos continuaron y para 1974 ya había siete batallones en la región, que sumaban cerca de seis mil hombres, además de los refuerzos de la brigada de Fusileros Paracaidistas y elementos de Policía Militar "para rescatar al senador Figueroa en poder de Lucio Cabañas" A finales de junio de aquel año la campaña militar contra la guerrilla se presentaba compleja e intrincada El jefe de Estado Mayor reconoció una deficiente labor de inteligencia militar que repercutió en no contar con un "orden de batalla" En el inciso E del estudio apuntó: "A la fecha no obstante que las fuerzas que han venido operando en el estado de Guerrero y que tienen un sinnúmero de experiencias y datos, no ha sido posible elaborar un orden de batalla de los maleantes que contenga, no solamente la lista de nombres, sus retratos y media filiación, como aspectos meramente formularios, puesto que es necesario contar con ese orden de batalla con los procedimientos que usan, cómo se sabe que se mueven, qué sistemas de abastecimientos emplean y el tipo de armamento con que cuentan, esto puede ser posible publicando para las tropas interesadas o afectadas un manual que debe ser estudiado y aprendido como parte de su adiestramiento para todos los que operan en zonas críticas como Guerrero" Aun así el general admitió que los "interrogatorios" a los "paquetes", como se le llamaba a los detenidos, en la prisión del Campo Militar número 1, habían redituado en que el coronel Jaime Contreras Guerrero, a unos meses de haber sido designado jefe de la sección segunda (Inteligencia Militar), tuviera informes útiles sobre la organización: “La organización de Lucio Cabañas consiste en un grupo de dirección, el cual él dirige, éste a la vez controla a grupos permanentes ‘GP’, compuestos de 30 a 40 gentes armadas con fusil automático ligero ‘FAL’ o R-15, y en donde se mueven las gentes de importancia, su misión consiste en el adoctrinamiento político y los trabajos peligrosos que ordena Cabañas, a estos grupos permanentes se encuentran subordinados las Brigadas de Lucha ‘BL’ de efectivos muy variables llegando a ser en ocasiones todo un poblado, sus características principales son el estar armados con carabinas M-1 y M-2, así como armas con calibre 22, en orden descendente se encuentran a las Comisiones de Lucha ‘CL’, integradas por 10 o 20 gentes, su característica es la de encontrarse desarmados, su ubicación es factible en todas las cuadrillas o rancherías de la sierra y cumplen misiones mucho muy secretas de informantes o abastecedores, estas últimas organizaciones son susceptibles de convertirse en Brigadas de Lucha cuando son armadas, cabe agregarse que alrededor de estas pequeñas células existe un colchón representado por la población en general y que les permite mantenerse cubiertos, puesto que es por presión y terror, que los pobladores cumplen tareas como guías de abastecedores e informantes de la llegada de tropas o de otras fuerzas" El sistema de operar de la guerrilla no era improvisado y revelaba un adiestramiento previo probablemente efectuado por militares desertores El general advirtió: "Resulta mucho muy importante considerar, los comentarios en el sentido de que personal que en otro tiempo perteneció al Ejército y que se ha desertado, por causas de diferente índole, se dice que se ha visto entre la gente que comanda Cabañas, esto incluye a un jefe de apellido Pontón, varios oficiales y tropa, cuya misión dentro de los maleantes, se estima ser el adiestramiento en el armamento, su manejo y práctica de tiro, problema éste que de ser verídico, merece ser tratado con especial atención y de ninguna manera soslayarse" El general urgió al secretario de la Defensa para que se incrementaran las medidas contra la población civil, como tener un mayor control de los habitantes de la región, racionar el ingreso de alimentos por familia en la zona serrana quienes forzosamente usaban caminos para bajar a surtirse a los poblados, vigilar las pistas clandestinas, así como los litorales por donde se podrían abastecer o comunicar los guerrilleros Sánchez López también estimó necesario contar con sistemas de información que procesaran los datos obtenidos y convirtieran a ésta en "una inteligencia aprovechable, para todos los niveles jerárquicos bajo un solo mando, es decir, centralizar todas aquellas actividades de información que realicen diferentes organizaciones policiacas y las fuerzas armadas" y en "ello se incluye también la manipulación de la prensa y de los órganos de información" Más adelante, el jefe de Estado Mayor, dio la pauta para desarrollar tácticas de "guerra irregular" y dar mayor capacidad de maniobra y preponderancia a los militares que hayan sido adiestrados en el extranjero, como los graduados en la Escuela de las Américas, en Panamá, y en Fort Bragg, Carolina del Norte, sede de los "Boinas Verdes" En el punto I escribió: "Resulta apropiado el reconsiderar la orgánica de las unidades que tienen que enfrentarse a este tipo de problemas, ya que su orgánica los convierte en unidades pesadas para moverse y desplazarse, poco flexibles para adaptarse a las circunstancias de una auténtica guerrilla, ello podrá obtenerse empleando los conocimientos de todo el personal militar, que ha salido al extranjero para recibir diversos cursos de adiestramiento, que tienen relación con la contraguerrilla" En la parte última del informe el general trazó cómo se podría llegar al "éxito de la operación" Sus conclusiones partían de que era necesario buscar información que permitiera identificar a otros miembros con antiguos nexos políticos con el líder guerrillero para saber si tenían relaciones con los alzados Sánchez López urgió al alto mando militar a que ordenara "verificar la participación dentro de las gavillas que comanda Lucio Cabañas de elementos militares () procediendo a su captura o investigación" "Se hace necesario establecer una campaña permanente de acción psicológica dirigida a la población civil, al grupo de Lucio Cabañas y a la opinión pública, con la finalidad de restarle adeptos al citado delincuente y lograr aceptación de las tropas dentro de la población civil "Se debe coordinar con la Secretaría de Marina, específicamente la Armada, la vigilancia costera del litoral que corresponde al estado de Guerrero, para tratar de reducir o evitar de ser posible el contrabando de armas y enervantes, así como el libre tráfico de maleantes, que se desarrolla en la entidad y que desde luego tienen relación con las actividades de Cabañas "La infiltración es un recurso apropiado para socavar las actividades de los maleantes, a condición de que ésta se realice con personal perfectamente preparado, es decir, adoctrinado y entrenado para cumplir con su cometido en beneficio de las Fuerzas Armadas y poder detectar las actividades de los maleantes", señala Párrafos adelante, el general reiteró la necesidad de que las tropas actuaran sobre la población civil, para lo cual estimó que "las medidas tomadas hasta la fecha para destruir a los maleantes son adecuadas, pero para obtener un éxito total, es necesario complementarlas con medidas como el control que debe ejercerse sobre la población del área crítica, el control de los víveres y de una campaña permanente psicológica con todos los medios de difusión apropiados para la región, estas tareas pueden consumir bastante tiempo, pero se estiman oportunas en beneficio del cerco y el patrullaje que realizan las tropas" 23/06/03

Comentarios