Confirman información de Proceso: EU realizó arrestos ilegales tras el 11S

jueves, 26 de junio de 2003
El Instituto de Políticas Migratorias de Estados Unidos denunció que el gobierno de ese país arrestó a inmigrantes por causa de su origen y religión bajo el pretexto del combate al terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, como publicó la revista Proceso en su edición que comenzó a circular el 22 de junio A través del reporte “El reto de Estados Unidos: seguridad nacional, libertades civiles y unidad nacional luego del 11 de septiembre”, presentado por dicho instituto, se advierte que “las duras medidas del gobierno de Estados Unidos contra los inmigrantes desde el 11 de septiembre han fracasado en hacernos más seguros, han violado nuestras libertades civiles fundamentales y han socavado nuestra unidad nacional” Incluso, al destacar la ineficacia del proceder del gobierno estadunidense en el combate al terrorismo, señala que el éxito en la aprehensión de terroristas no se debe a las medidas tomadas por el departamento de migración del país, sino a los informes internacionales de inteligencia, cooperación policial, información recabada de arrestos en el extranjero e intercambio de datos Puntualiza el reporte que las más de 400 personas –entre ellas el mexicano Francisco Daniel Enríquez Bravo, Proceso 1390-- que fueron detenidas tenían lazos estrechos con sus comunidades de origen y algunos de ellos habían residido en Estados Unidos donde tenían cónyuges, hijos y otros familiares Sin embargo, afirma que las detenciones “han fracasado en localizar terroristas y han perjudicado nuestro gran potencial en la guerra contra el terrorismo, las comunidades estadunidenses musulmanes y árabes” A ello se suma la ineficacia de las “entrevistas intimidatorias, las detenciones prolongadas y los registros especiales”, las cuales son calificadas en el reporte como “armas sin filo” Por ello, advierte: “muchos de los terroristas del 11 de septiembre probablemente hubieran sido admitidos hoy en Estados Unidos porque la mayoría no tenía antecedentes criminales, terroristas o migratorios”, toda vez que “los secuestradores de Al Qaeda fueron seleccionados cuidadosamente para evitar la detención, todos, excepto dos, eran jóvenes educados de familias de clase media” De acuerdo con el codirector del instituto y coautor del informe, Demetrious Papademetriou, “este reporte toma seriamente las necesidades de respeto a las libertades civiles y la seguridad y la integran en un solo paquete” Al hacer una comparación con un reporte similar emitido por el Inspector General del Departamento de Justicia de Estados Unidos y en el cual se denunciaron abusos cometidos contra cientos de indocumentados detenidos tras los atentados a las Torres Gemelas y el Pentágono, Papademetriou señaló que el suyo “va más allá”, pues el gobierno se ha negado a decir la cantidad precisa de arrestados o lo que ha sucedido con ellos Otro de los autores del reporte, es Doris Meissner, excomisionada del desaparecido el Servicio de Inmigración y Naturalización (SIN), mejor conocido entre los indocumentados como “la migra” Tras los atentados del 11 de septiembre, el gobierno estadunidense se lanzó a una lucha encarnizada contra el terrorismo, responsable de los hechos que estremecieron a la súper potencia mundial Pero la misión para capturar al autor intelectual y líder de la organización terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, ha fracasado rotundamente Sin embargo, con esa consigna como bandera, Estados Unidos no sólo ha presionado a sus habitantes, sino al resto del mundo a participar en una guerra en la que sólo se lucha con las reglas de Washington 26/06/03

Comentarios