Denuncian por fraude a Miguel Alemán

sábado, 28 de junio de 2003
Jalapa, Ver (apro)- Lo que hace cuatro años se promovió como el proyecto más ambicioso del sureste del país, hoy no sólo se convertido en un fracaso financiero, sino en el fraude y el engaño más escandaloso por parte de los principales accionistas de Plaza Animas, las familias Alemán Magnani, Fernández Avila y Fernández Chedraui, las cuales ya fueron demandadas por la vía civil y los afectados advierten que procederán también penalmente Los comerciantes del centro comercial Plaza Animas, en esta capital del estado, en conferencia de prensa al termino de la inspección que realizaran actuarios del juzgado donde interpusieron la denuncia de carácter civil, se manifestaron defraudados por los directivos de la empresa Desarrollo A y F, Las Animas SA, de CV Los afectados informaron que antes de que firmaran los contratos de arrendamiento de los 85 locales ubicados en ese centro comercial, éste ya estaba hipotecado por un monto de aproximadamente 45 millones de pesos, aunque los prominentes propietarios del inmueble les aseguraron que estaba libre de todo gravamen En esta sociedad mercantil, según el Registro Público de la Propiedad, aparecen los nombres de los principales accionistas, entre ellos el del gobernador Miguel Alemán Velasco, el de su hijo Miguel Alemán Magnani, y el del empresario exportador de café Manuel Fernández Avila, así como el de Justo Fernández Chedraui Además, entre los accionistas principales están también los nombres de las hijas del mandatario estatal: Claudia Alemán de Gallegos, Mónica Alemán de Gallegos y Karla Alemán de Mauri; así como los de Justo Fernández López, Alicia Avila de Fernández, Justo Fernández Avila, Alejandro Fernández Avila, Carlos Rodrigo Fernández Avila, Maximino Fernández Avila, y David Fernández Chedraui Al respecto, los afectados por en la venta y arrendamiento de los locales comerciales señalaron que tuvieron que organizarse para defenderse del supuesto fraude cometido en su contra; para ello conformaron la Unión de Inquilinos del Centro Comercial Las Animas “Ante esta situación muchos hemos tenido que cerrar nuestros comercios”, aseguró Humberto Mójica De más de 80 comerciante que decidieron invertir sus pequeños capitales en este proyecto, refirió, 20 ya han cerrado sus locales y 60 siguen trabajando, sin embargo, el 50% de los miembros de esta asociación civil ha procedido legalmente en contra de la empresa Desarrollo A y F Las Animas SA, de CV, porque aseguran que han sido defraudados Hace más de tres años, refirió, los pequeños inversionistas celebraron contratos de arrendamiento con el apoderado legal de dicha empresa, Manuel Fernández Avila --también miembro del Grupo Corporativo Fernández--, quien les aseguró que el inmueble donde se ubica la plaza comercial estaba libre de gravamen, al corriente en el pago de impuesto predial y demás servicios Lo que no sabían los socios menores de este ambicioso proyecto, refiere Humberto Mójica, es que estaban firmando “unos contratos leoninos”, puesto que desde la primera etapa de ventas de los espacios de este centro comercial iniciaron los problemas para obtener el financiamiento y concluir la construcción de los acabados, como pisos, muros, recubiertos de azulejo, instalación eléctrica y aire acondicionado En los contratos firmados, mencionó, se ofrecieron pisos de terrazo y mármol, sin embargo, “tenemos pisos de cemento pintado”, que a estas alturas ya están cuarteados, aunado a que los locales no cuentan con buena iluminación y tampoco con aire acondicionado Y hasta hace poco, “no teníamos ni medidores y, por lo tanto, servicio formal de energía eléctrica, pues la empresa la tomaba de un enorme diablo”, sin embargo, “los administradores nos cobraban el doble”, se quejó Aunado a ello, señaló que los accesos principales al centro comercial, ubicado a la entrada del exclusivo fraccionamiento “Las Animas”, donde tienen sus residencia particular tanto el gobernador Alemán Velasco como los integrantes del Grupo Corporativo Fernández, no han sido autorizados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes Lo más grave de este asunto, subrayó es que aun cuando los principales accionista del proyecto comercial les aseguraron que estaba libre de todo gravamen, cuando acudieron al Registro Publico de la Propiedad descubrieron que “tiene por lo menos cuatro hipotecas por varios millones de pesos” Según el Registro Público de la Propiedad, la empresa Desarrollo A y F Las Animas SA, de CV —A de Alemán y F de Fernández—, contrató adeudos que hipotecaron al centro comercial por más de 46 millones de pesos, lo que originó en 9 de noviembre de 1998 un gravamen por 22 millones de pesos, se especifica en la inscripción 2113, segunda sección En tanto que en la inscripción 1332, según el mismo documento del Registro Público de la Propiedad, se registra un gravamen por 21 millones 267 mil 292 pesos en favor de Bancrecer, realizada el 6 de septiembre de 1994, y la 1233, segunda sección, habla de un gravamen por 3 millones de pesos, registrada el 6 de septiembre de 1999 Es decir, explicó tras entregar documentos del Registro Público de la Propiedad, “una por 45 millones y otra por 22 millones por 20 años, en favor de Bancrecer” Aun cuando los propietarios ya sabían que el inmueble estaba hipotecado, aseguró, “no lo plasmaron en los contratos”, los cuales están firmados por Manuel Fernández Avila y Miguel Alemán Magnani, como representantes de las familias Alemán Velasco, Fernández Avila y Fernández Chedrui De acuerdo con los contratos firmados, los socios menores se obligan a invertir el dinero suficiente para arreglar los locales, debido a que a los propietarios les prometieron que ésta no sólo sería la mejor plaza de Veracruz, “sino la mejor del sureste del país”, además se instalarían grandes tiendas de prestigio como El Palacio de Hierro, Sears y la firma Zara Tras estos ofrecimientos, aseguró el vocero, “como socios menores invertimos entre 300 y 700 mil pesos cada uno, más otra cantidad de 30 mil pesos, conocida como guante por el derecho de estar aquí” Sin embargo, ninguno de estos ofrecimientos se cumplieron, las famosas cadenas de tiendas departamentales nunca llegaron a instalarse, sobre todo, “cuando se enteraron que la Plaza Animas estaba hipotecada” Las demandas de cumplimiento de los compromisos pactados no sólo fueron negadas a los afectados, sino que se inició en su contra una especie de terrorismo fiscal y de persecución, a través de los administradores José Antonio Flores y Oscar Véjar de la Barrera, quienes “de manera sistemática” los han estado amenazando con desalojarlos de los locales Ante tales circunstancias, los afectados que aun cuando manifestaron temor por las reacciones que pudieran desatarse en su contra, decidieron acudir a los tribunales civiles y podrían llegar hasta las autoridades penales por el fraude de que fueron objeto En las denuncias interpuestas en el Juzgado Cuarto en materia Civil los socios menores del proyecto comercial Plaza Animas, están pidiendo que les regresen el dinero que han invertido 27/06/03

Comentarios