Se hacen visibles los homosexuales de Colima (Segunda y última parte)

domingo, 29 de junio de 2003
* Max Mejía, candidato a diputado plurinominal por el Partido México Posible COLIMA, Col (apro)- El único antecedente que existe en Colima sobre la existencia de una agrupación reivindicatoria de los derechos de las personas de la diversidad sexual data de 1980 En su tesis de maestría “La construcción de la identidad gay travesti”, el antropólogo César Octavio González Pérez narra que en aquel año “Max Mejía, colimense radicado en el Distrito Federal e impregnado con la efervescencia del movimiento gay en la capital del país, regresó a la ciudad de Colima Aquí fundó el grupo Lambda, que tuvo como propósito defender los derechos de los homosexuales y fomentar entre sus integrantes la discusión sobre tópicos de los gay Este agrupamiento fue efímero, pues se desintegró en 1981” González Pérez rememora que en 1985, como sucedió en la Ciudad de México y en Jalisco, el Partido Revolucionario de los Trabajadores lanzó en Colima las candidaturas de una lesbiana y un homosexual para diputados federales: Esthela García y Víctor Hugo Rosas, aunque no fueron favorecidos con el voto Un año después, en 1986, el PRT organizó un Congreso en el teatro Reforma, donde hubo una participación activa de homosexuales colimenses Sin embargo, refiere González, en los noventa desapareció el PRT del escenario político colimense y “por consiguiente, la politización de los gays se circunscribió a redes de información un tanto inestables y a círculos de discusión privados” En una situación similar a la de hace 23 años, en esta ocasión uno de los primeros impulsores de la conformación de la Acadi fue Max Mejia, quien es candidato del Partido México Posible a diputado federal por la primera circunscripción plurinominal, que entre otros estados incluye a Colima Sheila señala que Max Mejia ha sido un personaje importante para la comunidad gay, no sólo en el estado, sino nacionalmente: “Estamos orgullosos de que él haya sido un escalón para nosotros” Jorge Iglesias coincide con esa apreciación: “Max sembró la semilla y Acadi es resultado de la transformación de esa semilla que ya está germinando, entonces pienso que lo que vamos a hacer es tratar de ganar espacios, buscar lugares, ser visibles, para que se nos empiece a reconocer socialmente e iniciar ese duelo de aceptación, tratar de incluirnos en la sociedad aunque no al 100 por ciento, pero sí estar involucrados para que de una forma u otra esa comunicación se cimiente más y esté más fortalecida” Entre las primeras actividades de la asociación, menciona Iglesias, se encuentra la participación de algunos de los integrantes en las “marchas por la dignidad gay de México”, el sábado 21 anterior, y la de Guadalajara, que se realizará el día 28 “Aquí en Colima –estima-- sería muy riesgoso hacer algo similar este año, porque apenas estamos empezando, sería algo prematuro, pero con seguridad el siguiente año ya estaremos más maduros, más abiertos y podremos hacer una marcha de este tipo, porque también es importante hacernos notar como se hace nivel nacional y ganar presencia en la sociedad” Jorge Iglesias, quien remarca que Acadi también defenderá a los portadores del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) discriminados por esa causa, narra que hace 25 años era muy diferente la vida en Colima para los integrantes de la diversidad sexual “No era normal ver a una loca por las calles, y más así como Sheila, había una que otra, pero muy aislada; yo me reunía con diferentes amigos de la comunidad gay, pero andaban vestidos decentemente, sin llegar a la libertad como se acostumbra ahora A estas alturas ya no es lo mismo porque la población es un poco más abierta, ya la gente nos acepta más, no digo que totalmente, pero hay una aceptación, hoy puede caminar por la calle cualquier gente de la diversidad y no es tan escandaloso, aunque si es llamativo pero ya no es en el tono antes, que sólo había burla y desprecio, hoy cuando pasa alguna vestida de la comunidad hay hasta elogios “A mí me hubiera gustado en mis tiempos vivir la época de ahorita, más liberal, más abierta, porque aquellos años todo era muy cerrado, incluso para hablar sobre sexualidad o de homosexualidad en las casas era imposible tocar el tema Siento que se ha evolucionado poco a poco, aunque todavía falta mucho más, pero ya dimos el primer paso” Sheila cuenta los abusos policíacos que ha sufrido debido a su vestimenta de travesti, que usa permanentemente “La policía te detiene, te discrimina, te toma tus cosas, como si fueras un delincuente, y yo creo que eso no es la ley, son ellos, debería la ley darles capacitación para entender cómo tratar al ciudadano” Reconoce, sin embargo, que actualmente han disminuido los abusos, porque “hace unos tres años veían a un homosexual vestido de mujer y decían que era un delito Yo estuve en la cárcel cuatro veces, me acusaban de supuesta prostitución en la vía pública, fui marginado, me encerraban y me esposaban, eso fue entre los años de 1998 y 1999 “En ese tiempo todos los chicos gays eran levantados de la calle, hubo muchos que estuvieron también en la cárcel, entonces fui a derechos humanos y les exigí que por favor me dieran orientación sobre qué delito estaba cometiendo yo por vestirme de mujer, fui como cinco veces y después de haberme careado con los policías me dijeron que no era delito”, explica Ahora, dice Sheila, la situación “se calmó, ya no me han tratado mal, ya están más tranquilos los policías, pero tuvimos que echarle ganas para que se quitara ese racismo de los policías Hoy creo que sí un policía me levanta, ya no estoy solo, ahí está la prensa, tengo amigos y ya tenemos un grupo, una unión y mucha gente que nos apoya” El presidente de Acadi considera que los activistas de este grupo usaran “como estandarte” a la Ley contra la discriminación, que fue aprobada recientemente a nivel federal “Vamos a luchar contra la discriminación no sólo de los homosexuales, sino de las prostitutas, de la gente adulta, de los niños, de las mujeres, en todo lugar donde haya racismo, allí vamos a estar presentes para luchar” Añade: “Lo pasado ya pasó, pero ahorita ya no tan fácilmente nos tumban, porque dicen que cada cabeza es un mundo y si ya nos juntamos muchas cabezas, tenemos más defensas y más proyectos, con mucha educación porque ninguno somos maleducados, todos somos centrados, sabemos lo que queremos y eso es lo importante” Luis López, por su parte, refiere que la asociación se abocará a atender los casos de discriminación no únicamente desde el punto de vista social, sino también en lo jurídico, moral y cultural, en la idea de en un plazo razonable buscar, por ejemplo, para las parejas homosexuales los mismos beneficios de la seguridad social que gozan las parejas heterosexuales Manifiesta que a pesar de lo que se ha dicho en el sentido de que hay apertura para la comunidad homosexual, “todavía hay mucha discriminación, especialmente de las autoridades, que son agresivas con nuestro gremio” No obstante, con la conformación de Acadi no cree que vayan a enfrentar muchos problemas, porque “ahora ya hay muchas experiencias y esto va a hacer más fácil la organización No creo que vayan a haber muchas piedras en el camino, porque la situación es que tengamos confianza en nosotros mismos” Así mismo, Luis López no comparte la idea de que en la actualidad las nuevas generaciones de gays son más liberales: “Yo creo que no es tal la liberación, más bien es una situación en la cual la sociedad no ha tratado de encauzarles, no les importa; no creo que haya tal apertura, más bien hay cierta tolerancia o cierto desinterés, un dejar hacer” Proveniente de Sonora, con pocos años de radicar en Colima, Ramón se dio cuenta de que aquí existe una mayor discriminación que en la frontera norte “Aquí tienes que andar a la expectativa por lo que te diga la gente, si eres un homosexual de closet tienes que esconderte; pero aun así es fácil ver a una pareja gay caminando por la calle y me imagino que no es lo mismo de hace años “En nuestros trabajos ya nos aceptan un poco más, he visto más evolución en esto y con este grupo imagino que se va a hacer más fuerte la respuesta y nos vamos a poder quitar ese velo que nos tenían cubiertos, para poder expresarnos, decir lo que sentimos, abrirnos camino, despejarlo de esa escoria que se dice sociedad, porque no es sociedad y para serlo debe admitirnos como seres humanos que somos” Ramón comenta que en su caso personal en una época se vestía de mujer y se maquillaba, aunque aclara que siempre se ha conducido “con educación y con respeto”: “No por ser lo que soy voy a dejar mi educación a un lado, aunque algunas veces vaya a lugares de diversión me comportó de la misma forma, porque soy homosexual, y lo acepto tal y como soy, si a mi la sociedad me critica no tiene nada de malo, no soy el único ni el último, y la gente debe saberlo, porque somos muchos, somos libres, hacemos lo que queremos y no le tenemos miedo a la sociedad ni a la gente” Agrega: “Estamos promoviendo este grupo para que las personas que quieren unirse para tener más libertad puedan hacerlo, donde quiera que se encuentren pueden participar para dar fuerza y apoyar al que lo necesite, porque nuestra homosexualidad la llevamos con la frente en alto” Javier plantea la necesidad de que se abran los espacios deportivos y culturales para la comunidad homosexual Comenta que “independientemente de que tengamos una vida privada de lo que nos gusta, también somos personas que tenemos manos y pies y aportamos algo a la economía y a la sociedad de Colima, es cuestión de que nos den un poquito de espacios”30/06/03

Comentarios