El desempleo en el país comienza a ser alarmante: Conapo

martes, 3 de junio de 2003
Pachuca, Hgo (apro)- Elena Zúñiga Herrera, secretaria general del Consejo General de Población (Conapo), reconoció que más de la mitad de la población mexicana se encuentra viviendo en condiciones de pobreza, y agregó que la desocupación en nuestro país comienza a hacerse alarmante Aunque la economía de las familias mexicanas no es todavía muy tensa, debido a la alta proporción de personas integradas a actividades informales tales como el comercio, la funcionario puntualizó que el problema de la pobreza se proyecta al futuro En ‘pobreza alimentaria’ se encuentran 24 millones de personas, otros 33 millones de mexicanos se ubican con ‘pobreza de capacidades’, mientras que 53 millones conforman el núcleo de ‘pobreza patrimonial’, donde se contabilizan los dos primeros, lo que para el Conapo quiere decir que más de la mitad de la población vive en condiciones precarias En la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Elena Zúñiga señaló que es relevante el número de personas dedicadas al comercio ambulante y otras actividades económicas que les impiden acceder a los servicios de seguridad social Consideró que por el proceso de envejecimiento demográfico que se vive en México, será necesario contar con una pensión o con seguridad social para gozar de una buena calidad de vida en esa etapa Advirtió que de no resolver este cuestionamiento, el problema de la vejez será visible y “sufriremos las consecuencias de las políticas gubernamentales” Al hablar del fenómeno migratorio, Zúñiga Herrera sostuvo que el flujo de connacionales rumbo a Estados Unidos no se va a frenar nunca por el enorme diferencial salarial que existe entre la economía norteamericana y la mexicana, sin considerar en lo absoluto que ponen en riesgo su vida al intentar un cruce ilegal de frontera Se manifestó por que ambos países busquen un acuerdo migratorio que ofrezca soluciones para esta mano de obra, a fin de “administrarla, legalizarla y hacerla más segura”, puesto que confluyen también los lazos familiares preexistentes, “que hacen difícil pensar que aunque nuestra economía mejore, el éxodo hacia Estados Unidos se acabaría”, concluyó 02/06/03

Comentarios