Familiares de inmigrante asesinado en Texas exigen justicia

miércoles, 4 de junio de 2003
Guanajuato, Gto (apro)- La familia del indocumentado Jesús Vázquez Barrera reclamó justicia por el asesinato del joven, ocurrido el sábado en Texas, y rechazó la versión de que habría sido confundido con un jabalí por un grupo de cazadores que dispararon a él y otros ilegales cuando descansaban cerca de un rancho en el condado de Webb Desde su casa –una humilde vivienda-- ubicada en la comunidad de La Sauceda, a unos 20 minutos de esta ciudad capital, la señora María Dolores Barrera, madre de Jesús, no paró de llorar mientras exigió un castigo “para todos los días de su vida” para Juan Garza Mendoza, el hombre que le disparó a su hijo y que permanecía detenido en la cárcel del condado donde ocurrió esta nueva tragedia entre migrantes mexicanos El incidente ocurrió el sábado 31 en el rancho Hurd-Villegas, que se ubica a unos 25 kilómetros al este de Laredo, propiedad de un exembajador de Estados Unidos en Sudáfrica Aparentemente el grupo de indocumentados, que incluía a Jesús y a sus cuñados Francisco y Sandra Olmos Arredondo –hermanos de su esposa María Azucena--, así como a Salvador Hernández, se sentó a descansar cerca de unos arbustos, cuando llegó una camioneta en la que iba un grupo de cazadores, quienes argumentaron que confundieron a los migrantes mexicanos con un jabalí, y por ello les dispararon Pero para doña Dolores Barrera, el hombre que mató a su hijo “le tiró como un animal; para dejarlo ahí tirado, para darle” En tanto que la cuñada de Jesús, Adela Olmos, afirmó haber hablado con uno de sus hermanos, quien le contó que había luz de día y que no había posibilidad de confundirlos, sino que los cazadores llegaron directo a ellos y se bajaron de la camioneta disparándoles Adela contó que su hermano se consideró afortunado de no haber resultado herido, puesto que “querían matarlos a todos” Jesús Vázquez dejó, además, una esposa de 20 años viuda y con dos hijos, una niña de 4 y un niño de 2 años de edad, y se convirtió en el vigésimo guanajuatense muerto en los primeros cinco meses del año Aunque de estos 20, la mitad pereció en las últimas tres semanas de mayo; tres de ellos en el tráiler que fue abandonado también en Texas, junto con otros migrantes mexicanos y centroamericanos En La Sauceda la noticia corrió rápidamente Es una población pequeña, pero su ubicación al paso de la carretera Guanajuato--San Miguel de Allende y Juventino Rosas les permite a las mujeres sobrevivir vendiendo almuerzos y comida, mientras sus esposos y hermanos se van a buscar trabajo a Estados Unidos La familia de Jesús Vázquez Barrera y de los hermanos Olmos Arredondo narró que los tres dejaron su tierra, por lo poco que ganaban en las jornadas agrícolas: a veces, nada Jesús tenía la intención de juntar dinero para regresar y comprar un terreno, donde luego –soñó-- fincaría la casa para su familia Se espera que los restos del joven guanajuatense arriben este fin de semana a la comunidad para ser sepultados, con el apoyo del Gobierno del estado La directora de Atención a Comunidades Guanajuatenses en el Extranjero, Susana Guerra Vallejo, informó que los tres acompañantes de Jesús se encuentran resguardados en un hotel por el Consulado de México en Laredo, puesto que accedieron a regresar voluntariamente a La Sauceda En tanto que las autoridades estatales, aseguró la funcionaria, estarán al tanto de las acciones legales que se emprendan contra el responsable de este asesinato 03/06/03

Comentarios