Sostiene Blair que no alteró reporte sobre armas en Irak

miércoles, 4 de junio de 2003
*Nadie cree una palabra de lo que dice, le revira el PC Ante una furiosa Cámara de los Comunes, el primer ministro británico Tony Blair, negó de manera rotunda haber alterado los reportes de inteligencia sobre las presuntas armas de destrucción masiva en poder de Irak para conseguir apoyo en la invasión promovida por él y el gobierno estadunidense Sin embargo, rechazó que los argumentos que presentó para apoyar la guerra sean investigados judicialmente Criticado, condenado y cuestionado, Blair sostuvo que el informe que presentó ante el Parlamento británico para conseguir su apoyo a la guerra, fue “enteramente producto del trabajo de los servicios de inteligencia” Sus declaraciones responden a la controversia que se levantó el pasado 29 de mayo a raíz de que un alto oficial del Comité Conjunto de Inteligencia (JIC) reveló que Blair hizo modificaciones al reporte armamentista de Irak para hacerlo más “atractivo” y citó como ejemplo la frase en la que afirma que “Irak tenía armas de destrucción masiva que estaba listo para usarlas en 45 minutos” El primer ministro negó de manera tajante que dicha frase se haya incluido en el reporte por parte de sus colaboradores en Downing Street, sino que fue “única y exclusivamente” un juicio hecho por el Comité Sin embargo, en una actitud que hace dudar a los parlamentarios británicos de la veracidad de las afirmaciones del gobernante, Blair consideró que lo importante ahora es que “Irak es libre y que debemos estar orgullosos de eso” En defensa del primer ministro, acusado de confabular la invasión a Irak con Estados Unidos desde agosto de 2002, el ministro de gobierno John Reid argumentó que toda la polémica sobre el reporte se debe a que hay “elementos espías” de los servicios de Inteligencia, que “filtraron información falsa a los medios para provocar el debilitamiento del gobierno” A ese argumento respondió el líder del Partido Conservador, Tory Ian Duncan Smith --quien previo a la invasión apoyó a Blair--, que exigió que se nombraran a los presuntos espías y reiteró la demanda de que el reporte del primer ministro británico sea sometido a una investigación judicial Así mismo, demandó al mandatario que presente el reporte original que le entregaron los servicios de inteligencia y ante la negativa de éste, declaró: “la credibilidad del gobierno depende de aclarar esta situación y sólo le advierto al primer ministro que estas acusaciones no van a desaparecer Nadie cree una palabra de lo que dice el primer ministro” Por su parte, la exministra de Desarrollo Internacional, Clare Short, acusó a Blair de haber planeado desde agosto pasado con George W Bush la invasión a Irak, y de que sí alteró el reporte armamentista del servicio de Inteligencia para “engañar” a la Cámara de los Comunes La controversia desatada en Gran Bretaña por la ausencia de armas de destrucción masiva en Irak, ha incrementado el rechazo a las pretendidas justificaciones del primer ministro A ella contribuyó la aceptación de Washington en el sentido de que Bagdad sí pudo haberse desarmado antes de la guerra y la de Australia, respecto de que nunca les constó que el régimen de Irak tuviera armas de destrucción masiva Otras voces se han levantado para acusar a Estados Unidos y sus aliados respecto de su acción bélica ilegal y unilateral contra el país árabe: La más reciente es la de Jeff Sluka, profesor de antropología en la Universidad de Massey, quien sostuvo que Bush ya sabía que Irak carecía de armas desde antes de la invasión “Bush y sus servicios secretos mintieron y usaron el pretexto de armas de destrucción masiva para llevar a acabo un plan que le permitiera acceder sin obstáculos al crudo iraquí”, acusó el académico desde Nueva Zelanda El lunes, Henry Waxman, veterano de guerra de Estados Unidos y actual congresista, envió una carta a la Casa Blanca en la que acusó a la administración del presidente George W Bush de haber utilizado documentos falsificados para convencer al mundo –cosa que no logró-- de que apoyara la guerra contra Irak Reclamó a Bush confesar la verdad: “Hasta la fecha no ha ofrecido ninguna explicación sobre por qué usted y sus más altos asesores hicieron declaraciones reiteradamente basadas en documentos falsificados” 04/06/03

Comentarios