Promete Bush decir la verdad sobre armas químicas en Irak

jueves, 5 de junio de 2003
Ante la exigencia mundial de ofrecer pruebas de las armas de exterminio masivo que supuestamente tenía en su poder Irak, y que fue el argumento principal de las fuerzas aliadas para derrocar al régimen de Saddam Hussein, el presidente de Estados Unidos, George W Bush, se comprometió a revelar la verdad sobre el tema La gran cantidad de pozos petroleros naturales que existen en Irak facilitó la decisión del gobierno de Bush, de atacar Irak, reconoció el subsecretario de Defensa estadunidense Paul Wolfowitz, quien sostuvo que el supuesto armamento químico y nuclear de Saddam Hussein, --presidente de Irak derrocado tras la guerra--, fue mero pretexto para invadir al país árabe “Estamos en la búsqueda (de las armas químicas y biológicas) Revelaremos la verdad”, prometió el jueves Bush ante soldados estadunidenses que lo vitoreaban en una base militar en Qatar Bush insistió en que “nos hemos asegurado que Irak no será arsenal de grupos terroristas” Y aunque no afirmó que se encontrarán armas químicas, indicó: “Algo es seguro; ninguna red terrorista obtendrá armas de destrucción masiva del régimen iraquí porque el régimen iraquí ya no existe” Bush, quien sobrevoló este jueves Bagdad, la capital iraquí, a bordo del avión presidencial en su regreso a Washington, habló durante su encuentro con los militares estadunidenses del hallazgo de dos camiones al sur de Irak que, según las –muy cuestionadas-- agencias de inteligencia, fueron instalaciones móviles de producción de armas biológicas Sin embargo, el argumento se le vino abajo porque los vehículos no portaban residuos de agentes biológicos ni mostraban indicios de haber sido usados para producir ese tipo de armamento La desesperada urgencia por encontrar las supuestas armas de exterminio, ha llevado a Estados Unidos a difundir mensajes radiofónicos entre la población iraquí para que ayuden a encontrar el “arsenal perdido” El mensaje demanda que “cualquier persona que haya tomado parte en el desarrollo, almacenamiento y adquisición de armas de exterminio, debería suministrar información a las fuerzas de la coalición” Estados Unidos y sus aliados han enviado a más expertos a Irak para que se vinculen a otros en la búsqueda de las armas, aunque se niegan a dejar entrar a los inspectores de armas de la ONU Esto último ha sido severamente cuestionado por sus opositores de Rusia y Francia, pues se ha generalizado cada vez más la sospecha de que ante la falta de pruebas de las armas biológicas o de exterminio, las fuerzas aliadas “siembren” algunas 05/06/03

Comentarios