Con severas limitaciones, regresan inspectores de AIEA a Irak

viernes, 6 de junio de 2003
Con severas restricciones impuestas por las autoridades estadunidenses en Irak, los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Nuclear (AIEA) regresaron a Bagdad, la capital iraquí, para revisar daños en un almacén de material radioactivo que fue saqueado tras la caída del régimen de Saddam Hussein A casi tres meses de haber salido de Irak ante la inminencia de la invasión militar, los inspectores se limitarán a revisar durante dos semanas el almacén de Al-Tawaitha, ubicado a 50 kilómetros de Bagdad, donde había una gran cantidad de barriles con uranio natural y enriquecido, asó como otros materiales radioactivos, cuyo eventual robo causa escosor entre autoridades internacionales De acuerdo con informes previos de la AIEA, hay reportes de radiación en algunas zonas aledañas, pues al parecer residentes locales han empleado barriles con residuos radioactivos para guardar comida y agua La comisión de inspectores de la AIEA es la primera que llega a Irak después de la invasión angloestadunidense y se da sólo un día después de que el jefe de la Comisión de las Naciones Unidas para el Monitoreo, Verificación e Inspección (UNMOVIC), Hans Blix, señaló ante el Consejo de Seguridad que en su misión en Irak no encontraron evidencias de armas prohibidas Las afirmaciones de Blix incrementaron las sospechas y críticas contra Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia, que invadieron Irak bajo la supuesta consigna de despojar al régimen de Saddam Hussein de las armas de destrucción masiva que supuestamente tenía en su poder Aunque a pesar del tiempo transcurrido desde la toma de Bagdad –9 de abril--, no se han encontrado evidencias de las supuestas armas y el gobierno estadunidense se ha negado a que los inspectores de la ONU reanuden sus investigaciones, bajo el argumento de que ya se encuentra una comisión de inspectores norteamericanos realizando esa actividad Sin embargo, el jueves, el subsecretario de Defensa de Estados Unidos, Paul Wolfowitz admitió --en entrevista con un diario alemán-- que la verdadera razón de la invasión del país árabe fue su inmensa riqueza petrolera 06/06/03

Comentarios