Insiste obispo de Chiapas en retar a la autoridad

sábado, 7 de junio de 2003
San Cristóbal de las Casas, Chis (apro)- El obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, advirtió que, como a los apóstoles de Cristo, a ellos no les importan las amenazas, cárceles, torturas, persecuciones, peligros, limitaciones legales y muerte, por emitir opiniones sobre partidos políticos En su homilía, Arizmendi señaló que antes, los apóstoles de Cristo eran cobardes, ignorantes, tercos, interesados, envidiosos, egoístas, pero después han cambiado: ahora son valientes, decididos, generosos, compartidos, predicadores entusiastas de Jesús, tienen un solo corazón y una sola alma, demuestran una gran sabiduría y fortaleza, a la que las autoridades no pueden resistir” En alusión a las más recientes críticas de varios jerarcas de la Iglesia católica de México contra algunos partidos, Arizmendi señaló que a estos “apóstoles” ya no les no les importan las amenazas, cárceles, torturas, persecuciones, peligros, limitaciones legales o la muerte; “hablan lenguas nuevas y se enfrentan a todos sus enemigos” Reconoció que ellos, como los apóstoles de Cristo, tienen defectos y muchas veces aun más graves, pero que no siempre son valientes Dijo que muchos mexicanos se avergüenzan de su fe católica, no defienden su credo, no sólo ante personas importantes, sino incluso en la escuela, en la calle y con los amigos “En un partido no defienden su fe, sino que, con tal se ser nominados para un cargo, la traicionan Muchos, por pereza, y sobre todo por no querer comprometerse, no acuden a reuniones o grupos de reflexión bíblica”, dijo Destacó que en México la democracia es un juego de intereses, en lugar de una búsqueda del camino más adecuado para el bienestar de la comunidad “Los partidos políticos son un campo de batalla, hacia dentro y hacia fuera, en vez de una rampa de lanzamiento de las mejores opciones para el país” Agregó que México, “el ejercicio de la autoridad se convierte en una obsesión por conservar el poder, en lugar de una atención desinteresada al bien común, y a la par de ello, los medios informativos se reducen a un negocio, más que un espacio para servir a la verdad; se difunde lo que se vende, no siempre lo que construye” 06/06/03

Comentarios