Pemex: La apertura inminente

sábado, 7 de junio de 2003
* En marcha una estrategia para que compañías extranjeras realicen millonarias inversiones en el sector México, D F (apro)- Mientras el presidente Vicente Fox rechaza un acuerdo migratorio con Estados Unidos a cambio de la apertura de Petróleos Mexicanos (Pemex) a la inversión estadunidense, en los hechos la paraestatal tiene en marcha una estrategia para que las compañías extranjeras realicen millonarias inversiones en el sector petrolero Legisladores y empresarios consultados afirman que el proyecto del presidente Fox es abrir Pemex a la inversión extranjera y privatizar operaciones estratégicas como la producción de gas natural mediante los llamados Contratos de Servicios Múltiples (CSM), donde ya se apuntan empresas estadunidenses como Halliburton, compañía ligada a la familia Bush Para lograr el propósito, el presidente Fox diseñó una reforma a la Ley de Adquisiciones y Obras Públicas –actualmente en revisión en el Senado de la República– que desplaza a las compañías mexicanas y facilita el acceso a las empresas extranjeras de países con los que México ha suscrito tratados de libre comercio Apuntan que por ser inconstitucional –viola el artículo 134 de la Carta Magna--y contraria a los intereses de los empresarios mexicanos, dicha reforma corre el riesgo de ser anulada o retornada a la Cámara de Diputados, donde fue aprobada por mayoría el 12 de diciembre del 2002 Uno de los puntos más cuestionados de la propuesta foxista es que el Estado permitiría que las empresas contratistas subcontraten a su libre albedrío a otras compañías para prestar servicios, por lo que el gobierno perdería el control absoluto al que lo obliga la Constitución En la extracción de gas, por ejemplo, tampoco habría barreras para que las compañías extranjeras tuvieran acceso a información reservada del Estado sobre el monto de las reservas de petrolíferos líquidos y gaseosos A poco más de dos años de estar diseñados, la información sobre cómo operarían los CSM ha sido negada por Pemex al Senado de la República Incluso, ha habido engaños por parte del director de la paraestatal Raúl Muñoz Leos, quien durante su comparecencia ante los senadores, el 5 de diciembre del 2001, los negó que los CSM estuvieran listos para operar, por lo que su explicación se basó en la necesidad de aplicarlos en la industria petrolera antes de que el país sufriera escasez de hidrocarburos y pasara de ser exportador a un importador de estos productos En entrevista, el senador Manuel Bartlett, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, cuenta que el director de Pemex no aportó la información que se le pidió y sólo dramatizó al decir que si no se aplicaban esos contratos se paralizaría el país por la escasez de gas Unos días después –dice Bartlett-- el señor Muñoz Leos y su equipo cercano sostuvieron una reunión en el hotel Niko con empresarios petroleros internacionales, a quienes les explicaron paso a paso como y cuándo se pondrían en marcha esos contratos, principalmente en la Cuenca de Burgos, una de las zonas más ricas de gas LA GRAN HIPOCRESIA --¿Esto quiere decir que hay un doble discurso del gobierno? --Hay una gran hipocresía Es una gran farsa Cuando el Congreso de Estados Unidos le propuso el acuerdo migratorio a cambio de abrir Pemex, el presidente se inflamó de nacionalismo y declaró que Pemex no se vende Pero luego apareció el secretario de Economía, Fernando Canales Clarión y dijo que se debe acabar con el monopolio petrolero y vender Pemex Es mentira lo que afirma Fox, en realidad sí existe una estrategia para privatizar a la empresa y cumplir con los compromisos adquiridos en el extranjero Para el exsecretario de Gobernación y exgobernador de Puebla, no queda la menor duda de que los CSM son inconstitucionales: “Son contrarios a la ley, pero este gobierno no respeta las leyes No tienen límites para violar la ley” Ante el rechazo a los CSM, el presidente envió a la Cámara de Diputados una iniciativa para reformar la Ley de Adquisiciones y Obra Pública, la cual fue aprobada “prácticamente al vapor”, señala Bartlett Díaz, ya que pretendían legalizar los Contratos de Servicios Múltiples, no obstante que la Constitución los prohíbe --¿Una ley puede estar por encima de la Constitución? --Claro que no, pero en este caso pretendían que estuviera Dicha iniciativa, explica Bartlett, llegó al Senado y en un día pasó a dictamen y ya estaba lista para ser aprobada “Nos querían hacer lo mismo que hicieron en la Cámara de Diputados, pero la frenamos a tiempo Esta iniciativa es inconstitucional Le hemos pedido a la Comisión Dictaminadora que la revise, y lo más probable es que vamos a votar en contra Tenemos el apoyo del PRD y del Partido Verde Ecologista En esencia, la iniciativa bloquea toda posibilidad de que las empresas mexicanas pueden tener acceso a los contratos de obra pública de Pemex, de CFE y de otras entidades, porque a juicio de los legisladores, el sentido de la propuesta es beneficiar a los grupos extranjeros Otras razones que limitan a los empresarios, según Raúl Aguilar Silva, experto en construcción de plataformas, son las ventajas financieras que disponen las compañías extranjeras y que en México no existen, por lo que esos consorcios son más competitivos Una limitante más que plantean los empresarios mexicanos es que no obstante que el Tratado de Libre Comercio contempla que en las licitaciones internacionales debe haber un 40 por ciento de integración nacional –para contratar obras y servicios en México–Pemex y la Secretaría de Economía manejan este concepto a su libre albedrío y acorde a sus intereses El primer paquete de obras que tiene Pemex para este año es la construcción de 47 plataformas petroleras en la Sonda de Campeche; la puesta en marcha, en este mes, de los llamados Contratos de Servicios Múltiples para explotar gas natural, así como la reconfiguración de la refinería de Minatitlán, Veracruz Esta última obra tiene un costo de 1,700 millones de dólares Así, bajo nuevos lineamientos, Pemex empezó a licitar la construcción de las 47 plataformas, cuyo costo es de 3 mil millones de dólares, pero en dichos concursos las compañías mexicanas no tienen opciones de ganar La razón, según la Asociación Mexicana de Constructores de la Industria Petrolera, es que la paraestatal actualmente exige como requisito que las compañías participantes cuenten con “experiencia internacional”, a pesar de que 160 de las 184 plataformas que operan en México fueron construidas por empresas mexicanas 09/06/03

Comentarios