Amigos de Fox: La historia de un dictamen anunciado

viernes, 25 de julio de 2003
El Instituto Federal Electoral (IFE), a través de su Comisión de Fiscalización, corroboró lo que Proceso comprobó desde el año pasado: Amigos de Fox recibió dinero del extranjero para la campaña presidencial de Vicente Fox en 2000 Procesocom presenta los reportajes en los que el semanario dio a conocer los documentos que prueban la violación a las leyes electores en que incurrió Amigos de Fox Aportaciones sospechosas Documentos obtenidos por Proceso permitieron en mayo de 2002 asomarse a las entrañas de la trama creada por los Amigos de Fox a fin de obtener gigantescos recursos económicos para la precampaña y la campaña del candidato del PAN a la Presidencia, en el 2000 Salieron a la luz nombres de personajes de la élite de los negocios o de sus empresas que hicieron millonarias aportaciones a través, en muchos casos, de sospechosas operaciones triangulares Estados de cuenta, cheques y otros documentos revelaron que ingresaron grandes sumas de dinero a empresas controladas por el alto mando financiero foxista durante la pasada campaña electoral Los pagos de la élite de negocios y/o de sus empresas permitieron presumir operaciones triangulares para sortear las leyes electorales vigentes De la niebla financiera emergió una y otra vez el nombre de Lino Korrodi, responsable directo de la recaudación de fondos en la campaña de Fox, así como el de empresas y familiares suyos; y también aparecen Carlos Rojas Magnon y Miguel Hakim, encargados entonces de dos entidades captadoras de donativos, y posteriormente incorporados al gobierno Los destinos de Korrodi y Fox se trenzaron desde 1967, en Tampico, cuando ambos trabajaban en la Coca Cola, al lado de José Luis González El trío de los llamados "cocacolos" pasó una temporada en Tampico, se encumbró en esa empresa, se dispersó y, a mediados de 1997, se reencontró en Guanajuato para trazar la ruta hacia Los Pinos A Korrodi, economista descrito como elegante y sutil -aunque de lenguaje rudimentario-, amable hacia el exterior y duro hacia dentro, le tocó ser el recaudador de fondos del proyecto Entre los empresarios que contribuyeron a la campaña de Fox, destacó Carlos Slim Helú, quien el 2 de mayo de 2000 -justo dos meses antes de la elección- giró un cheque por casi 19 millones de pesos; y el grupo regiomontano Cementos Mexicanos (Cemex) -que preside Lorenzo Zambrano-, que donó unos 14 millones de pesos en dos remesas, en marzo y octubre de 1999, cuando Fox aún estaba en precampaña En el expediente obtenido por Proceso -parte del cual el Instituto Federal Electoral (IFE) solicitará a las autoridades financieras- llaman también la atención las contribuciones de otras sociedades mercantiles: Nadro, de Pablo Escandón Cusi; Seguros Comercial América, de Alfonso Romo; Frugosa, de Eugenio López Rodea; Agrobíos, de Fernando Senderos Mestre, y Grupo Flexi de León, de Roberto Plascencia, empresario zapatero cercano a Fox El presidente Vicente Fox desestimó entonces la reapertura de la investigación "No vale la pena ese tema, hombre, no tiene importancia", dijo de salida hacia Nueva York El legajo de documentos obtenidos por Proceso reforzó las evidencias presentadas por el todavía senador Jackson y enseñó nuevas vetas, hondas y sinuosas Según cheques y estados de cuenta, los recursos se manejaron sobre todo en los bancos Bancomer, Bital e Ixe y la casa de bolsa Vector Las transferencias extranjeras documentadas pasaron por Citibank de Nueva York, Bank of the West (en El Paso, Texas) y la casa de cambio Puebla (en esa ciudad) La cuenta de Bital está a nombre de K-Beta SA, que según el Registro Público de la Propiedad es de Korrodi y su hija Estefanía Algunos de los ingresos notables de esta cuenta proceden de las empresas siguientes: Grupo Flexi de León (1 millón 150 mil pesos), juguera Frugosa (1 millón), textilera Martex Potosí SA de CV (115 mil), farmacéutica Nadro (100 mil), y Cemex (en dos partidas que sumaron 13 millones 943 mil pesos) Mediante su contraloría, Cemex instruyó a Banamex Monterrey para que cargara a su cuenta cheques de caja a favor de la empresa de Korrodi las siguientes cantidades: El 8 de marzo de 1999 se autorizó un cheque por 5 millones 750 mil pesos Carlota Robinson Kauachi y Rito Padilla García (secretario particular de Ramón Martín Huerta, cuando el subsecretario de Gobernación era secretario de Gobierno de Fox en Guanajuato) Ambos hicieron llegar los fondos a sus destinatarios finales Por ejemplo, salieron 17 cheques por un total de 580 mil pesos en favor de Carlota Robinson Ésta dispuso fondos por un total de 550 mil pesos mediante 16 cheques de caja, que compró a favor de Pablo Hurtado Robledo Otros 11 cheques, por un total de 250 mil pesos, se giraron a favor de Padilla García, que por su parte se los entregó en cinco cheques a uno de los auxiliares de la campaña en Guanajuato, Alberto Campos Campos Entre los beneficiarios que no se conocían de la cuenta de Bital sobresalen VM Medios SA de CV (3 millones 700 mil), Medios Masivos Mexicanos (200 mil), Genaro Baca Madrid (1 millón), Claudia Narvaez Provencio (975 mil) y Edgar Cruz López (100 mil) De esta cuenta de K Beta, además, se recanalizaron 3 millones 250 mil pesos al Fideicomiso para el Desarrollo y la Democracia, que presidía Rojas Magnon, quien fue administrador de Los Pinos durante unos meses del gobierno de Fox, hasta que se le convirtió en chivo expiatorio del toallagate La cereza del pastel: de Bital salieron 110 mil pesos a El Cerrito, una de las empresas de los Fox, que según la reciente declaración patrimonial del presidente le dejó ganancias por millón y cuarto de pesos en 2001 La cuenta de Bancomer está a nombre de Carlota Robinson y se alimentó principalmente de fondos procedentes de tres sociedades anónimas controladas por Korrodi: Grupo Alta Tecnología en Impresos, K Beta y ST and K de México Los fondos se redistribuyeron a la asociación civil Amigos de Fox, el fideicomiso de Rojas, Televisión Azteca, V M Medios y Edgar Cruz López, entre otros Hubo por lo menos un cheque "al portador", por casi 351 mil pesos, y otros a nombre del propio Korrodi, su hija Karla, y los mencionados Martín Huerta y Padilla García En el estado de cuenta de Bancomer figura el conocido constructor regiomontano Antonio Elosúa Muguerza, de filiación panista, como beneficiario de un cheque por 70 mil pesos En Bancomer figura también la cuenta de Carlos Slim Helú, accionista mayoritario de Telmex, que posee además acciones en una enorme cantidad de empresas de todos tamaños, entre ellas una filial de la editora de esta revista Procesocom S A de C V El cheque de Slim, por 18 millones 750 mil pesos -unos 2 millones de dólares de entonces-, fue a dar al fideicomiso administrado por Rojas La cuenta de Ixe está también a nombre de la "srita Carlota Robinson Kauachi" Recibió fondos de K Beta (poco más de 4 millones de pesos) y de los mentados Genaro Baca y Claudia Narvaez, quienes presumiblemente actuaron sólo como encubridores de entradas y salidas de otra procedencia y destino De esta cuenta salieron fondos al fideicomiso de Rojas, al activista regiomontano Javier Livas Cantú (150 mil pesos), a Valeria Ordaz (25 mil pesos), esposa de Lino Korrodi, y, entre otros, al "Partido Acción Nacional" (240 mil pesos), que a través de diferentes personajes ha procurado deslindarse del manejo de fondos de la campaña foxista desde que el tribunal electoral revivió el caso Pasaron también por Ixe algunos de los famosos cheques exhibidos por Jackson: 10 cheques suscritos por Valeria Korrodi Ordaz por 8 mil 500 dólares cada uno -esquema que sugiere lavado de dinero-, salidos de su cuenta en Bank of the West y fechados el 4 de abril de 2000 Según el legislador priista, este dinero fue aportado por empresas estadunidenses El jueves 23, el IFE anunció que remitirá oficios a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para que certifique la autenticidad de los documentos de las transferencias que realizó la asociación Amigos de Fox desde que ésta se constituyó y hasta diciembre de 2000 El silencio Frente a las nuevas pruebas sobre el financiamiento millonario que Vicente Fox como candidato de la Alianza por el Cambio recibió de un grupo de empresarios (Proceso 1334), la Presidencia de la República optó por el silencio En el gobierno y entre los panistas, la investigación estancada en el IFE sobre el presunto financiamiento ilegal de la campaña con recursos nacionales y del extranjero canalizados mediante "Amigos de Fox", creó una situación tan molesta que no supieron, en junio de 2003, cómo afrontarla Funcionarios, panistas y exintegrantes de la agrupación Amigos de Fox se reunieron incluso con el presidente Fox en privado en diversas ocasiones para definir una estrategia Al respecto, el dirigente nacional del PAN, Luis Felipe Bravo Mena, aceptó, en conferencia de prensa, responder sobre las fuentes de financiamiento de la campaña de Fox dadas a conocer por Proceso, y precisó: "No doy por válida ninguna de las informaciones y publicaciones que se hayan hecho, no doy por válida ninguna supuesta documentación, vamos a esperar a que sean las autoridades las que aclaren todo esto" En cambio, el silencio se hizo oficial Una vez que se publicaron en Proceso copias de los cheques emitidos por grandes empresarios la oficina de Comunicación Social de la Presidencia de la República, a cargo de Rodolfo Elizondo, no habló del asunto A quienes hicieron preguntas al respecto, se les recomendó remitirse al comunicado 020508-01 de esa oficina, emitido el 8 de mayo, en el cual se informó que la Presidencia de la República acataba la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, dada a conocer el 7 de mayo, para que el IFE reabriera la investigación sobre el financiamiento de campaña de la Alianza para el Cambio Este fallo minimizó el reto lanzado por Vicente Fox a Francisco Labastida y a Cuauhtémoc Cárdenas en el 2000, cuando después de que el 14 de junio de 2000, la Alianza por México, encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas, denunció ante el IFE el presunto financiamiento del extranjero a la campaña de Fox, el entonces candidato de la Alianza por el Cambio espetó: "No tengo absolutamente nada qué ocultar ¡Que me investiguen! Que investiguen todo lo que quieran Estoy y estaré abierto porque no tenemos nada qué esconder" Incluso ese día retó al candidato del PRI, Francisco Labastida: "Que le entre, que no le saque, que acepte, como lo estoy haciendo yo, una investigación ¡Vamos a ver quién tiene más cola que le pisen!" (Proceso 1334/26 de mayo de 2002 y 1335/02 de junio de 2002)

Comentarios