Argentina: Más Cavallos en puerta

sábado, 26 de julio de 2003
Argentina abrió el grifo de las extradiciones Un primer grupo de 45 ex miembros de las fuerzas armadas y de seguridad, cuya extradición fue pedida por el juez español Baltasar Garzón por "genocidio, terrorismo y torturas" durante la última dictadura (1976/83), arriesga seguir el camino del represor Ricardo Miguel Cavallo, después que el presidente Néstor Kirchner derogó el viernes 25 el polémico decreto de “extraterritorialidad” que prohibía las extradiciones “Es un paso muy importante Estoy asombrada Es excelente Una medida valiente”, dice a Apro la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Banafini, sólo dos minutos después del anuncio oficial, en su primera reacción pública a un hecho que “jamás pensé que se daría”, según dijo Piensa usted que la derogación del decreto (firmado durante el fugaz gobierno de Fernando de la Rua/1999-2001) llevará a prisión a los acusados de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar? preguntó Apro Las Madres somos escépticas de que los asesinos terminen en la cárcel Pero estamos expectantes Hasta ahora son todos juicios, pedidos de captura, pero ninguno de ellos está en prisión Lo ideal es que fueran juzgados y condenados aquí, en Argentina La decisión de Kirchner, tomada horas después de regresar de su gira por Estados Unidos, donde se reunió con George W Bush, fue adoptada un día después que el juez federal argentino Adolfo Canicoba Corral ordenó la detención de 45 ex represores, en su mayoría militares y policías, ante un requerimiento del juez Baltasar Garzón, quien investiga la desaparición de ciudadanos españoles durante la represión ilegal en este país La orden generó como un disparador y provocó tensión en algunos sectores de las Fuerzas Armadas, especialmente entre los militares retirados, en lo que el diario opositor Ambito Financiero definió como “una crisis” “Cayó como un balde de agua fría”, dijo el diario, cercano al “menemismo” (por el ex presidente Carlos Menem, 1989/99) Pero fuentes del ministerio de Defensa dijeron a Apro que la situación era de absoluta normalidad en las filas castrenses, aunque es evidente de que la “movida” traerá aparejado tormentas en la política militar El mismo viernes, las cúpulas castrenses se reunieron con el ministro de Defensa, José Pampurro, para analizar la situación “No hay ninguna preocupación por las consecuencias”, dijo a su vez el ministro de Justicia, Gustavo Béliz, al hacer el anuncio oficial A esa hora, la orden de detención emanada por Canicoba Corral había provocado un fuerte impacto: uno de los 45 ex represores, acosado por la justicia, se pegó un tiro en la boca en un bar cercano al edificio de la Prefectura Naval (guardia costera) El exayudante Juan Antonio Azic, reconocido por testigos como torturador de un centro de detención clandestino, llegó durante la madrugada del viernes 25 a un bar de la zona del puerto de Buenos Aires, sacó una escopeta y se dio un tiro en la boca Fue trasladado en gravísimo estado a un hospital porteño “Ojalá que se salve”, para que sea juzgado, fue el único comentario que disparó la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto A esas mismas horas, los primeros buscados comenzaron a entregarse voluntariamente ante la justicia El primero fue, curiosamente, el único civil de la lista, el abogado Gonzalo Torres de Tolosa Luego le siguieron el prefecto retirado Héctor Febres Méndez y el ex general Domingo Bussi, quien hace apenas un mes fue electo alcalde de la ciudad de Tucumán (norte del país) por sólo 17 votos, en una reñida elección sobre su vencido, paradójicamente un hijo de desaparecidos Otros cuatro buscados (los generales Ramón Díaz Bessone y Jorge Olivera Rovere, el vicealmirante retirado Luis María Mendía y el capitán de navío Jorge Enrique Perren) se apresuraron a pedir en la justicia un pedido de eximición de prisión, pero el juez rechazó la solicitud Los exgenerales Isaac Anaya y Armando Lambruschini pidieron cumplir arresto domiciliario por tener más de 70 años de edad, como muchos de sus socios en la represión, y la lista de detenidos empezó a engrosarse con el correr de las horas Argentina estaba conmocionada Los rumores se sucedían en todos los ámbitos Unos afirmaban que la figura emblemática de la represión, el marino Alfredo Astiz, condenado a cadena perpetua en Francia por el asesinato de dos monjas francesas, se había escapado al exterior Su figura es muy conocida en el país, a tal punto que ya recibió varias palizas al ser reconocido por transeúntes en los últimos años Horas después fue detenido La famosa “lista” de Garzón incluye a otros tristes personajes emblemáticos de la dictadura, como el ex general Jorge Rafael Videla (bajo arresto domiciliario en una causa por robo de bebés, la única que no prescribió) y el ex almirante Eduardo Massera (también detenido en la misma causa, aunque está en un hospital, en estado de coma, desde hace semanas) Todos ellos, los 45 y los 3000 a 4000 que las Madres de Plaza de Mayo identifican como represores, gozaron hasta ahora de absoluta impunidad y se paseaban libremente por todo el territorio Fueron beneficiados primero por las leyes de “punto final” y “obediencia debida” dictadas por el ex presidente Raúl Alfonsín (1983/89) y luego por una amnistía decretada durante la gestión de Menem, que dejó libres a los miembros de las juntas militares condenados en un histórico juicio llevado adelante tras la recuperación de la democracia El Parlamento argentino declaró inconstitucionales dichas leyes de Alfonsín, pero será ahora la desprestigiada Corte Suprema de Justicia la encargada de definir el tema En caso de adherir a la posición del Congreso, se abrirán las puertas de juzgamientos en masa en el país de los acusados de violaciones a los derechos humanos En caso contrario, el gobierno de Kirchner ya abrió la rendija de las extradiciones, aunque la justicia, para ello, deberá decidir caso por caso “Hay muchos que tienen más de 70 años y tienen el beneficio del arresto domiciliario”, recordaron fuentes judiciales Lo que vendrá Es difícil prever lo que vendrá, de ahora en más, en Argentina La medida de Kirchner es avalada por la gran mayoría de la población, más allá del respaldo popular del que goza el presidente, de más del 80 por ciento, a dos meses de asumir el poder el 25 de mayo Pero la herida abierta en el seno de la sociedad argentina, a 27 años del golpe militar del 24 de marzo de 1976, amenaza con traer nuevos nubarrones en las ríspidas relaciones entre civiles y militares Un ejemplo de ello se vivió poco después de conocerse el intento de suicidio del prefecto Juan Antonio Azic Una de sus víctimas, Carlos Lordkipanidse, lo identificó a través de una radio local como su torturador en un centro de detención clandestino Horas después, el mismo Lordkipanidse denunció que un grupo de desconocidos se presentó en su domicilio y escribió con aerosol “Rata, 5 C”, en alusión al piso quinto, departamento C, que habita en un edificio del porteño barrio de San Cristóbal Pero Hebe de Bonafini está tranquila Cambió su discurso radicalizado de los últimos 27 años, en los que se enfrentó primero contra la dictadura y luego con los gobiernos democráticos que la sucedieron, por palabras pausadas y de medido elogio -- Por qué ese cambio? le preguntó Apro -- Porque me equivoqué Pensé que Kirchner era más de lo mismo, pero no, él es distinto a todos Está dando pasos muy valientes y esto nos da expectativa, nos da esperanza”, dice Mientras tanto, en Argentina se abre un nuevo proceso que buscará cerrar, definitivamente, las heridas abiertas del pasado Los tiempos no serán breves: en su primera etapa, la justicia deberá evaluar, caso por caso, 45 expedientes y decidir en consecuencia Luego las partes podrán apelar, cualquiera sea el fallo, ante la Corte Suprema de Justicia y finalmente el ejecutivo tendrá la última palabra El exdictador Augusto “Pinochet estuvo más de un año detenido en Londres (503 días exactamente)”, hasta que se rechazó el pedido de extradición de Garzón, dejó flotante en el aire el juez Canicoba Corral “Y aquí hay 45 pedidos”

Comentarios