Sector obrero, graves problemas, peores soluciones

lunes, 28 de julio de 2003
México, D F, 28 de julio (apro)- Los dirigentes del sindicalismo mexicano tienen una extraña manera de enfrentar la crisis que viven sus centrales: toman las peores decisiones para, supuestamente, resolver sus graves problemas Por ejemplo, en la Confederación de Trabajadores de México (CTM) prácticamente está aprobada la reelección de su veterano y enfermo dirigente, Leonardo Rodríguez Alcaine, para otros seis años, la cual se formalizará en febrero próximo, como una medida, según ellos, de evitar la división en la organización Otro ejemplo es el de la inminente designación del cuestionado dirigente de los ferrocarrileros, Víctor Flores, como presidente de lo que queda del Congreso del Trabajo (CT), organismo que aglutinó a las organizaciones identificadas con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) De concretarse esa imposición, habrá seguramente más fracturas al interior de esa agonizante central Uno más es el caso de algunos líderes encabezados por los cetemistas, quienes, coordinados con funcionarios de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, se han dado a la tarea de buscar salidas al empantanamiento de la reforma laboral, y están optando por aceptar una serie de disposiciones que dejan sin defensa y sin prestaciones a los obreros Están resultando más colaboracionistas que cuando el PRI estaba en el poder En realidad, la falta de algún liderazgo en el sindicalismo, sobre todo en aquel que estuvo identificado con el PRI y que por inercia está apoyando al actual gobierno, ya que poco a poco ha permitido que el secretario del Trabajo, Carlos Abascal, tome decisiones por los dirigentes obreros El caso de la CTM sirve de ejemplo para ilustrar la decadencia y el abandono en que se encuentra el sector que en el pasado jugó un papel importante como instrumento, aliado y factor de equilibrio, tanto dentro del PRI como en el sistema político Poco a poco esa central que fue mayoritaria ha ido perdiendo fuerza porque los sindicatos la están abandonando para incorporarse a otras organizaciones o, de plano, para volverse independientes Esta situación tiene su origen en el descuido con que tiene Leonardo Rodríguez Alcaine a la central, y eso, a su vez, se refleja en las federaciones estatales en donde los problemas están siendo atendidos de manera local, con la participación de los gobernadores, y cada vez más sin que se entere el líder nacional Lo irónico del caso es que los dirigentes decidieron que para no dividir a la organización, tienen que estar en favor de la reelección de Rodríguez Alcaine Una situación similar la viven organizaciones que integran al CT Con estatutos obsoletos, con centrales fantasmas que cada vez representan a menos obreros, con una inexistente vida sindical, esa central, en lugar de estar siendo sometida a un plan de modernización con miras a jugar un papel importante en los acontecimientos del país, está a punto de recibir el tiro de gracia Uno de los pocos sindicatos nacionales que todavía está integrado al CT, el que agrupa a los mineros, propuso algo tan elemental como que el nombramiento del dirigente de esa central se haga por medio de votación secreta, pero ello no es aceptado Todo indica que Leonardo Rodríguez Alcaine (y no se sabe si por instrucciones de Abascal), está impulsando al dirigente de los ferrocarrileros Víctor Flores ha sido acusado de haber traicionado a sus compañeros, de desempeñarse como el brazo golpeador del PRI, de malos manejos de los recursos de su agrupación, entre otras cosas Será diputado federal, cargo al que se coló prácticamente de panzazo Formará parte de la bancada obrera más raquítica de las últimas legislaturas El sindicalismo, además de sufrir problema internos, prácticamente ha desaparecido de la vida nacional Ni siquiera denuncia su problemática El grave problema del desempleo lo tuvo que reconocer el presidente Vicente Fox, porque ya no pudo ignorar los índices, pero las organizaciones obreras no pudieron llamar la atención sobre esa cuestión Sin duda el sindicalismo va rumbo a tocar fondo, pero no se vislumbra hacia dónde o cómo podría retomar el rumbo Cada una de las organizaciones ha tomado su propio camino cuando es el momento de presentar un frente único y enderezar el barco

Comentarios