Focos rojos del PAN en Yucatán

martes, 29 de julio de 2003
*Pugnas internas y candidatos sin ‘mística’, entre los yerros Mérida, Yuc , 28 de julio (apro)- El acceso al poder, el manejo de recursos públicos, las pugnas internas, el desencanto de la sociedad con el Partido Acción Nacional (PAN), candidatos sin “mística”, y la cada vez más arraigada cultura de que “quien no está conmigo, está contra mí”, son tan sólo algunos de los yerros que reconocen exalcaldes panistas de Mérida que han gobernado la ciudad en los últimos doce años y que, de cara a las elecciones del próximo año en Yucatán, encienden los focos rojos para ese instituto político Aunque el PAN gobierna el estado y el principal municipio, la situación actual, con una reducción porcentual de votos en las zonas urbanas, y un leve crecimiento en el interior, se ubica con riesgos de continuar perdiendo espacios políticos en los procesos electorales venideros Ana Rosa Payán Cervera, actual alcaldesa por segunda ocasión (1991-1994, 2001-2004), Xavier Abreu Sierra y Luis Correa Mena, exediles meridanos, coincidieron en advertir que la actual situación política de su partido es “una alerta” si se quiere mantener el poder por el cual lucharon generaciones enteras, y que en Yucatán tuvo sus manifestaciones propias de lucha cívica contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI) Todos reconocen que las pugnas internas se han salido de control, excepto el presidente estatal del PAN, Alfredo Rodríguez y Pacheco, quien prefiere culpar a los medios de comunicación que sostienen la existencia de pleitos intestinos entre los principales grupos que se disputan el control del partido desde hace décadas, cuando aún eran oposición Abreu Sierra, exalcalde (1998-2001) y actual secretario de Desarrollo Social en el gobierno de Patricio Patrón, quien también fue alcalde de 1995-1998, expuso que el resultado de las elecciones del 6 de julio es consecuencia, entre otros factores, de las “pugnas internas que tiene el partido, que son demasiado públicas y poco disciplinadas” Aunque admitió la naturalidad de que en un partido político existan grupos con intereses diversos, subrayó que “las pugnas deben ser dentro de un marco de competencia interna y no hacer públicas todas las diferencias, como ha ocurrido en la práctica en los últimos años” Incluso, reconoció que “puede haber cierto desencanto de la población con el ejercicio del poder del PAN” Payán Cervera reconoció que la soberbia, aunque no es general entre todas las autoridades emanadas de su partido, puede ser un factor que también esté afectando el progreso del PAN en Yucatán Y atribuyó esta conducta al ejercicio del gobierno y a que el mismo partido, a partir del 89, cuando a través del IFE empieza a recibir recursos, se transforma para armar una estructura que le permita competir en elecciones aún en condiciones desventajosas La oportunidad de cada panista de ser generoso por y con el partido empezó a quedar atrás, porque se empezaron a formar grupos con sus propios intereses Luis Correa Mena, exalcalde de 94-95 (en lo que aquí se llamó el ‘miniperiodo’), hijo del primer alcalde panista de Mérida, Víctor Correa Rachó, enumeró los errores en los que ha caído su ahora expartido, al que renunció en 1998, producto precisamente de un enfrentamiento con la dirigencia estatal que encabezaba el ahora senador José Castañeda Pérez El PAN --dijo-- no ha podido propiciar el punto de encuentro interno porque la pretensión de cargos públicos entre los integrantes de los diferentes grupos del partido plantean situaciones hasta ahora insalvables “Cada aspirante a un cargo está más preocupado en meter simpatizantes al partido para que le den votos y así llegar a donde quiere” Sin embargo, fundamentó que además de estos factores externos existe uno muy importante “El PAN es producto de la cultura de que el adversario es el malo y yo el bueno Y eso se debe a los años de lucha contra el PRI” “Por eso vemos una lucha encarnizada e intensa por exterminar al adversario, aunque sea del mismo partido”, sentenció En el PRI esto no existe porque ahí la cultura es que ‘si hoy no me tocó, en la próxima será, pero mientras, me alineo y sigo trabajando por el partido’ En el PAN no hay esa disciplina ni esa cultura “Por eso –agrega-- cuando hay una competencia interna, el adversario deja de ser mi compañero y se transforma desde esta óptica en un priista al que hay que exterminar Con esta filosofía muchos ahora quieren acabar con el partido” Xavier Abreu lo ejemplificó de otra manera: “antes nos reconocíamos nuestras virtudes y nos perdonábamos nuestros defectos” Esta visión maniqueísta según dijo, de ver al adversario como el malo y yo el bueno, fue la que le permitió al PAN crecer remando a contracorriente para derrotar al PRI, es la que está poniendo en serios problemas la existencia del partido, toda vez que esa misma estrategia se está reproduciendo entre los diferentes grupos que ahora se disputan el control del partido y los cargos públicos “En la práctica se niega lo esencial, que es el diálogo, aunque en el discurso se afirma lo contrario” Para Correa Mena hoy es vergonzoso ver dentro del PAN que en aras de conseguir sus fines, cada grupo recurre incluso a quienes en antaño eran sus acérrimos enemigos, en intentos desesperados de hacer “supuestas alianzas” para arrebatarle el poder a quienes desde ahí también hoy hacen lo propio Un ejemplo de ello es la estructura denominada “Castor”, que ha puesto en marcha el senador José Castañeda Pérez apoyado en la estructura de los Colegio de Bachilleres que dirige Arturo Novelo Dorantes para postularlo como candidato a la gubernatura Otro es la supuesta alianza entre la alcaldesa de Mérida, Ana Rosa Payán Cervera, y el aún diputado federal Miguel Gutiérrez Machado, antes acérrimos enemigos políticos, a tal grado que cuando el segundo era presidente municipal del PAN, ambos prohibieron a sus gentes cruzar la calle de enfrente, pese a que tanto las oficinas del CDM y las del CDE están una frente a la otra Un caso más es el repudio que manifestaba el ahora subsecretario de gobierno Benito Rosel Isaac al ahora gobernador Patricio Patrón Laviada y varios de sus incondicionales, como la diputada Beatriz Zavala Peniche, a quienes incluso llamó --en una entrevista con Proceso-- “advenedizos y oportunistas” por haberse apoderado del partido Correa Mena señaló que esta situación no es producto del ejercicio del poder, sino más bien el poder les sirve ahora de instrumento para mostrarse como siempre han sido Por eso las alianzas que supuestamente se dan ahora, de cara a las elecciones estatales del próximo año, tienen dos vertientes: o se dan por convicción y por conveniencia “Vemos --agrega-- que adentro del partido se repite lo que afuera se combate” Xavier Abreu Sierra sostuvo que “lo primero que hemos perdido es la mística de compañeros, a lo que Manuel Gómez Morín llamó el espíritu de camaradas” Incluso ahonda y dice: “El PAN anterior a los noventa era el partido en que no ganábamos, donde era un apostolado ser panista y era heroico ser candidato” Y expuso otra circunstancia que afectó a su partido en las pasadas elecciones, “Vivimos una elección de campañas extraordinariamente light, no se sudó la gota gorda, como que los candidatos del PAN sabían que iban a ganar la elección y entraron a cuidar el voto No sonaron las campañas, aunque la campaña es difícil por ser intermedia, no se oyeron, eso tiene que ver con lo que pasó” Atribuyó a la dirigencia del PAN responsabilidad solamente en “que no movió los candidatos Pero creo que se ha perdido la mística de ser candidato Y esa es la diferencia entre el antiguo y el nuevo PAN, al menos de Yucatán” “Cacarear” los logros Otro factor que incidió en el cual también coincidió el presidente del PAN, Alfredo Rodríguez y Pacheco, es que “el PRI capitalizó mejor los logros de gobierno que nosotros” Rodríguez y Pacheco admitió que “tuvimos fallas en la comunicación “El gobierno no ha sabido cacarear los logros alcanzados en su gestión, y el PRI en cambio, apoyado todavía en sus alcaldes, lo ha hecho mejor que nosotros” Xavier Abreu Sierra lo resumió así: “nos falta mucho oficio político, la sana distancia y la dulce compañía”, entre Ejecutivo estatal y AN no rinden los resultados esperados, y esto, según el titular de Desarrollo Social, es porque a pesar “de los esfuerzos del gobernador por no entrometerse en las cosas del partido y tratar de vivir una independencia real, ambos se meten en sus respectivas áreas” Además, agregó, se requiere “abrir y depurar los procesos de selección de nuestros candidatos, porque actualmente son usados como cuotas de poder Todo opera con base en la estructura que se puede armar y se olvida la ideología del partido” Luis Correa finalizó: con las elecciones para cambiar dirigente, que serán el próximo mes de septiembre, y los comicios de mayo próximo, no está en juego la pérdida de la alcaldía de Mérida o algunas diputaciones locales, está en riesgo que se termine de perder el partido Ese partido por el que lucharon y soñaron desde Yucatán, Víctor Correa Rachó y Carlos Castillo Peraza Apro solicitó una entrevista al gobernador Patricio Patrón Laviada, pero al cierre de este trabajo su oficina de Comunicación Social declinó concederla

Comentarios