La OMC, sumergida en una profunda crisis

sábado, 5 de julio de 2003
A unas cuantas semanas de que se realice la reunión de los miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC), en Cancún, predominan la decepción y el pesimismo: no hay acuerdos en temas sustantivos como la agricultura, los bienes industriales y los servicios; la OMC puede entrar en una profunda crisis, advierte Proceso en su edición que circula a partir del domingo 6 de julio De acuerdo con un artículo del experto en comercio mundial, John S Odell, publicado por la revista Foreing Affairs y traducido por Proceso, pese a los promisorios textos de la Agenda de Desarrollo de Doha, redactado en 2001, las noticias son malas para quienes apoyan un acuerdo en torno a las negociaciones para ampliar la apertura de los mercados mundiales y mejorar las normas comunes El cisma reciente entre Estados Unidos y el Reino Unido con la mayoría del mundo por el tema de Irak, despertó la preocupación de que puedan extenderse los sentimientos hostiles a la OMC, dice el semanario A ello se suma el tema de la agricultura, un tema prioritario para muchos países latinoamericanos, particularmente en los espectaculares subsidios de los países desarrollados a su sector agropecuario Sin embargo, la agricultura es también el más difícil de tratar de todos los temas del comercio Hallar un consenso que satisfaga a 146 países en tantos asuntos técnicos, toma varios años, y eso en las mejores condiciones Además en 2004 se celebrará una elección presidencial en Estados Unidos, y la Casa Blanca puede mostrar más reticencia de lo habitual para correr riesgos políticos por causa de la OMC Sin embargo, advierte John S Odell en la edición del domingo 6 de julio de la revista Proceso: si los principales negociadores no se dedican a tratos internos o fracasan en ellos, la ronda de negociaciones no saldrá de su estancamiento, lo que implica que los miembros de la OMC se orienten hacia alternativas regionales y bilaterales 04/07/03

Comentarios