Las brumas de la "transparencia"

sábado, 5 de julio de 2003
A pesar de que se promueve como garante de imparcialidad y limpieza, la asociación civil Transparencia Mexicana es cuestionada por “monopolizar el concepto de transparencia”, lo que no practica, pues recibe aportaciones económicas de las empresas participantes en las licitaciones de obras públicas que le encomiendan De acuerdo con un reportaje publicado por este semanario en su edición del domingo 06 de julio, Proceso cuestiona esa agrupación encabezada por Federico Reyes Heroles, pues hace dos semanas fungió como vocero del encuentro sostenido entre funcionarios y políticos priistas y panistas en la casa de Elba Esther Gordillo, secretaria general del Partido Revolucionario Institucional Proceso sostiene que TM colabora con el gobierno federal en el combate a la corrupción mediante “pactos de integridad” y “testigos sociales” que han avalado licitaciones en algunas entidades, lo que ha generado que esta agrupación esté más que comprometida con la administración foxista Por lo menos lo anterior, lo reconoce el presidente de Transparencia Mexicana, Gabriel Reyes Orona, en entrevista con la revista, y calificó a esta agrupación como “paragubernamental”, indicó, de acuerdo con el reportaje de Proceso publicado en el semanario que comienza a circular a partir del domingo 6 de julio Transparencia Mexicana incluso ha suscrito acuerdos con el gobierno capitalino y con el IFE Pero más que eso, para el diputado perredista Mario Di Costanzo, los dudosos procesos de compraventa de Aseguradora Hidalgo y Bancrecer que avaló esta agrupación “hacen pensar que el gobierno compró un aval para dar credibilidad a sus procesos”, dijo en entrevista con Proceso

Comentarios