Incumple México recomendaciones de la CIDH: Prodh

martes, 8 de julio de 2003
México, D F (apro)- Edgar Cortez Moralez, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh), afirma que la negativa por parte del Estado mexicano de cumplir con las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), implica incumplimiento de uno de los fines con los que ratificó la Convención Americana, que es la protección de víctimas concretas contra la violación a los derechos reconocidos en la propia Convención Precisó que la interrogante de ¿cumplir o no cumplir las recomendaciones de la CIDH, provoca algunas reflexiones, siempre en el contexto político del país y en la perspectiva del derecho internacional de los Derechos Humanos En febrero pasado el Segundo Tribunal Colegiado en materia de Procesos Penales con sede en la ciudad de Toluca, determinó que el incumplimiento de las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) no es materia de amparo Para dicho tribunal, “no existe precepto, ni en la legislación nacional, ni en el ámbito de un tratado internacional exigible, que determine la obligatoriedad vinculante de las recomendaciones de la CIDH” El director del Prodh señala que este pronunciamiento estaba relacionado con el juicio de amparo que interpuso el general Francisco Gallardo el 19 de febrero de 2001 por el incumplimiento por parte de diversos órganos del gobierno mexicano, de las recomendaciones hechas por la propia CIDH en 1996 Según Edgar Cortez, más allá de discutir cuestiones técnicas estrictamente relacionadas con el uso del amparo como una vía para buscar el cumplimiento de las recomendaciones o sentencias emitidas por órganos a quienes los Estados han encomendado asegurar de manera subsidiaria, la protección internacional de los derechos humanos, la decisión del Segundo Tribunal Colegiado provoca algunas reflexiones, ubicándonos en el contexto político del país y en la perspectiva del derecho internacional de los Derechos Humanos Subraya que al suscribir la Carta de la OEA y al ratificar la Convención Americana sobre Derechos Humanos, México junto con los demás Estados parte, crearon a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) Con ello, le encomendaron la misión de actuar respecto de las peticiones de intervención en donde se denuncie la violación de los derechos reconocidas en la propia Convención y que cuando determine que hubo responsabilidad por parte del Estado señalado, formule las recomendaciones que juzgue adecuadas para brindar protección a las víctimas Esta encomienda, dice, tiene tres supuestos: que el Estado parte haya negado la protección; que ante esa negativa la CIDH interviene con carácter subsidiario; y que dicha intervención es en cumplimiento de un mandato del propio Estado Por ello, la negativa por parte del Estado mexicano de cumplir con las recomendaciones de la CIDH, implica incumplimiento de uno de los fines con los que ratificó la Convención Americana, que es la protección de víctimas concretas contra la violación a los derechos reconocidos en la propia Convención Con ello está incumpliendo las obligaciones contenidas en la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, de no frustrar el objeto y fin de un tratado (Artículo 18), así como la llamada “Pacta sunt servanda” (Artículo 26), que le obliga a cumplir de buena fe los tratados que se encuentran en vigor y que, además, ha ratificado Cortez subraya que si nos ubicamos en un contexto en el que el Estado mexicano, a través del Ejecutivo federal ha asumido ante la comunidad internacional, el compromiso de acatar las recomendaciones que en materia de derechos humanos le formulen los órganos de protección internacional, dicho compromiso no se reduce a un solo poder o un sólo órgano, debe ser cumplido por todos los órganos y poderes estatales Lo contrario equivaldría a que el Ejecutivo estaría hablando y comprometiéndose a nombre propio mas no en representación del Estado mexicano, contraviniendo incluso sus facultades constitucionales 07/07/03

Comentarios