No encerrarse en sus comunidades, pide Iglesia a indígenas

martes, 12 de agosto de 2003
Mérida, Yuc , 11 de agosto (apro)- La Iglesia católica pidió a los indígenas del país “no encerrarse en sus comunidades, sino abrirse al proceso de desarrollo” que vive el mundo, al mismo tiempo demandó el respeto a los derechos de “vida digna y al trabajo” que éstos tienen El nuncio apostólico en México, Giusseppe Bertello, se pronunció en favor del trabajo de los obispos de la Iglesia en las comunidades indígenas del país, y aunque declinó entrar en detalles sobre el nuevo proyecto social del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), “porque me pueden aplicar el 33”, aseguró que en los últimos años se ha avanzado mucho en el desarrollo e integración de los pueblos indígenas A su vez, el arzobispo de Acapulco, Felipe Aguirre Franco, dijo que en el trabajo realizado con los indígenas se debe privilegiar que “no solamente sean el objeto, sino que sean los autores de la transformación” de sus comunidades “Es preciso saber ir a ellos para que se sientan responsables de su desarrollo” abundó En conferencia de prensa en el marco de los festejos del X aniversario de la visita del papa Juan Pablo II a Yucatán, fecha en que se reunió con representantes de 57 etnias de América --11 agosto de 1993--, los arzobispos de Yucatán, Emilio Carlos Berlié; de Acapulco, Aguirre Franco; de Puebla, Rosendo Huesca Pacheco, y el nuncio apostólico Giussepe Bertello coincidieron en señalar que los indígenas no deben permanecer ajenos a los procesos de desarrollo de sus comunidades, del país y del mundo Aguirre Franco expuso que el desarrollo no se pueda alcanzar si se encierran en sus comunidades, “hay que abrirse a los demás” Citó como ejemplo la integración de indígenas chiapanecos a procesos de producción e incluso de comercialización fuera del país En contraparte mencionó el caso de los lacandones, que han optado por permanecer aislados y cuya cultura se ha ido perdiendo conforme avanzan los años En tanto, Eduardo Soriano, presidente del movimiento provincial franciscano de San Felipe, cuyos frailes trabajan en estados del sureste mexicano, coincidió con sus correligionarios en el sentido de que dadas las condiciones actuales en el mundo, los indígenas no pueden permanecer aislados de los procesos de desarrollo “Ahora es innegable que los ojos del mundo están puestos en los indígenas, en especial en los de México a raíz del movimiento zapatista, pero no deben quedarse ahí, hay que integrarse al desarrollo para que esas comunidades puedan avanzar”, agregó Por su parte, el arzobispo de Yucatán sostuvo que en las actividades de la Iglesia, a través de la pastoral, se privilegia “que los indígenas sean agentes de su propia evangelización" Las festividades del X aniversario de la visita de Juan Pablo II a Yucatán culminaron este lunes con liturgias en la ciudad colonial del Izamal (ubicada el oriente del estado), donde el máximo jerarca de la Iglesia católica se reunió con indígenas de todo el continente hace diez años

Comentarios