Las tribus caníbales

miércoles, 13 de agosto de 2003
México, D F, 12 de agosto (apro)- Feliz fin de semana tuvieron los priistas y los panistas: observaron cómo el PRD se enfrascaba en otra lucha intestina, de las frecuentes que ha tenido en su corta historia y que le han impedido convertirse en un gran partido de izquierda Más felices deben haberse sentido los priistas y panistas que aspiran a convertirse en candidatos a la Presidencia de la República por sus respectivos partidos, pues comprobaron que quien se perfila como el candidato a vencer en el 2006, Andrés Manuel López Obrador, tiene un poderoso contrincante dentro de su mismo partido: Cuauhtémoc Cárdenas, al parecer completamente decidido a luchar por cuarta ocasión para llegar a Los Pinos Además, vieron que en caso de que López Obrador, que lleva muchos puntos de ventaja a todos los presidenciables, obtuviera la candidatura presidencial, difícilmente podrá lograr el triunfo si el PRD no se reorganiza y acaba con las luchas internas Y es que el PRD, en su esencia, sigue siendo un partido a merced de los intereses de los grupos dirigentes que lo integran, con poca participación de sus bases en las decisiones trascendentes, como sucedió entre el sábado y el domingo pasados, con la renuncia como presidenta nacional de Rosario Robles y la designación de Leonel Godoy como su sustituto Son las llamadas tribus del PRD –Los Chuchos, Los Amalios, los Cuauhtemistas, los Rosaristas, los…--, tribus caníbales que buscan devorar a los integrantes de los grupos contrarios Así, cuando el representante uno de esos grupos llega a la presidencia del partido, casi de inmediato cesa la colaboración de los grupos derrotados, y los supuestos triunfadores deben cuidarse más de lo que sucede en su propio partido que de lo que hacen sus contrincantes Ante el bajo perfil de los precandidatos a la Presidencia del PRI y del PAN, y la creciente popularidad de López Obrador, el PRD tenía un panorama halagador para el 2006 Por ello será muy importante la labor que lleve a cabo Leonel Godoy, hombre que ha trabajado con Cárdenas, Rosario Robles y López Obrador, para lograr la unidad en el partido, y reorganizarlo de tal manera que vuelva a tener presencia en todo el país ¿Qué sucedería si López Obrador se mantiene en los niveles actuales de popularidad en el 2005, cuando los partidos escogerán a sus candidatos, y el PRD llega a esas fechas sumido en otra de sus luchas internas? Podría ser el desperdicio de un buen candidato, pero se podría abrir la posibilidad de que aparezcan grupos apartidistas dispuestos a aprovecharlo

Comentarios