Se quejan normalistas de Chiapas de justicia parcial por parte del gobierno estatal

jueves, 14 de agosto de 2003
Tuxtla Gutiérrez, Chis , 13 de agosto (apro)- A los indígenas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), alzados en armas desde enero de 1994, el gobernador Pablo Salazar les guarda respeto, no quiere provocarlos, incluso acuartela a la policía para que no crean que hay hostigamiento; pero los más de 500 estudiantes de la normal rural Mactumactzá los cercan cientos de ganaderos, quienes acechan la escuela Otros más custodian el Palacio de Gobierno y se mueven junto a la turba estudiantil a donde quiera que ésta vaya Los acusa de andar en la “radicalidad delincuencial” (sic), de ser “pedagogos de la violencia” Para Francisco N, uno de los dirigentes estudiantiles del Comité Ejecutivo Estudiantil de la normal rural Mactumactzá, no hay duda de que el gobierno lo que quería era, tras el operativo, “capturar rehenes políticos para negociar” “Así lo ha hecho con otras organizaciones sindicales y campesinas, y eso pretende ahora con los normalistas”, dice Francisco Afirmó que el gobernador Salazar, en su afán por quedar bien con el EZLN, no hace nada que los provoque, intimide u hostigue a los rebeldes, porque la voz de ellos suena en el contexto internacional, se escucha en todos los rincones del mundo; pero como los normalistas no tienen esa capacidad de denunciar a todo el mundo lo que pasa, los reprime, los encarcela, los golpea, los tortura psicológicamente e intenta negociar la libertad de los presos políticos Mientras que el gobernador Pablo Salazar daba la orden de acuartelar a los policías en Los Altos, Norte, Selva y demás regiones del conflicto armado, en Tuxtla liberaba a los uniformados para reprimir a los normalistas el pasado miércoles 6 de agosto, dos días antes de que empezara la “megafiesta” zapatista Pablo Salazar declaró el fin de semana pasado sobre las cinco regiones autónomas, que no hará nada “que entorpezca las precarias señales que hay para retomar el diálogo; nada que signifique contrainsurgencia, nada que sea un ataque del gobierno a las comunidades indígenas rebeldes” Ahora, en varios medios afines al gobierno de Salazar se publicó un desplegado, en el que se lee: “Mactumactzá, pedagogía de la violencia”, y reseña cada una de las acciones “ilegales” del movimiento estudiantil de los normalistas “El Comité estatal de Consulta y Participación Ciudadana de Seguridad Pública, respaldó las acciones de las autoridades estatales al aplicar el Estado de derecho en el caso de los estudiantes normalistas de Mactumactzá y consideró que nadie puede estar por encima de la ley”, dice el desplegado En la misma nota se lee que su titular Javier Abarca expresó que el Estado de derecho fue bien aplicado, porque sirvió para respetar la legalidad y el derecho de los chiapanecos, al impedir que un grupo de personas pongan en riesgo la estabilidad política y social de Chiapas De igual forma, muchos medios locales resaltaron las declaraciones de la alcaldesa municipal Victoria Rincón, quien dijo que los egresados de Mactumactzá, son unos “delincuentes” Para el gobierno de Chiapas, los de cientos de normalistas de otras escuelas del país que han arribado, no son más que “agitadores de fuera que vienen a desestabilizar la entidad” La República, otro de los diarios afines al gobierno publicó, que “estas personas ajenas a Chiapas se han trasladado a la entidad para acompañar los actos de pillería que realizan egresados de la Mactumactzá en su terca actitud contra la decisión del gobierno de transparentar el proceso de otorgamiento de plazas dentro del sector educativo” En todos los medios electrónicos e impresos locales, se ha emprendido “una campaña de linchamiento político a los normalistas”, dice Francisco, miembro del Comité Ejecutivo Estudiantil En contraparte, otros actores se solidarizan con los estudiantes, como en la zona Costa, donde por lo menos una veintena de organizaciones civiles, sociales, de resistencia, campesinas, sindicales y asociaciones de padres de familia, decidieron unirse a la lucha de los normalistas de Mactumactzá Miembros del gremio magisterial del sector de educación secundaria técnica iniciaron este miércoles un paro indefinido de labores en el estado, y se trasladaron este miércoles a esta capital, donde se sumaron a la lucha por la renuncia de Pablo Salazar Miles de ellos marcharon acompañados de estudiantes de la Mactumactzá La demanda sigue siendo la misma, libertad a los 185 presos y las 167 plazas automáticas que anualmente se les ha otorgado desde hace siete años

Comentarios