Nuevo conflicto laboral en empresa hortícola de Quintana Roo

viernes, 15 de agosto de 2003
Felipe Carrillo Puerto, Q R, 14 de agosto (apro)- A unas semanas de que el gobierno del estado admitió que está a cargo de la construcción y operación de un ‘mega proyecto’ hortícola que primero se atribuyó a inversiones extranjeras, estalló una nueva crisis laboral en los invernaderos “Santa Cruz”, donde una centena de obreros renunciaron simultáneamente y en protesta por el despido de cinco de sus compañeros Hasta la noche del miércoles, los empleados mantuvieron cerrado el almacén de materiales de construcción para la segunda etapa de la empresa, ubicada en este municipio que fue cuna de la "guerra de castas", y este día continuaron las negociaciones entre líderes de los empleados y representantes del gobierno de Joaquín Hendricks Se trata de un proyecto hortícola que pretende exportar pepinos, melones y flores, y para el cual se invirtieron recursos del gobierno del estado al margen de la aprobación del Congreso local, según denunció en su momento la diputada local perredista María Eugenia Córdoba Cuando se anunció la instalación de la empresa, Hendricks sostuvo que se trataba de un conglomerado de empresas extranjeras, norteamericanas y holandesas a las que, durante sus viajes al extranjero, había convencido de arriesgar en la entidad Hace un par de meses estalló una crisis laboral cuando los empleados del centro hortícola denunciaron maltratos y escamoteos de sueldo y prestaciones, lo cual motivó la intervención del gobierno del estado Para entonces, Hendricks anunció que se haría cargo de operar y terminar los invernaderos, y admitió que su administración destinó recursos al proyecto desde el principio El conflicto, sin embargo, reapareció el jueves, luego de que directivos de la empresa, enviados por el gobierno del estado, despidieron a cinco trabajadores que organizaban una protesta por incumplimientos del contrato colectivo, por cierto representado por un sindicato de la CTM que lidera Isidro Santamaría Casanova, señalado como aliado del gobernador Los trabajadores despedidos fueron: Justino Novelo Buenfil, Sergio Tafoya Solano, Mariano Villacís Pat, Bartolomé Tamay Uitzil y Nicolás Azul En respuesta, unos cien trabajadores, entre albañiles y operadores de los invernaderos presentaron su renuncia por incumplimiento patronal y exigen desde entonces sus liquidaciones Los empleados tomaron las instalaciones, cerraron el complejo y pidieron la presencia del gobernador En respuesta, el encargado de la empresa, Mario Bueno Figueroa, prometió que cumplirán con la petición de los trabajadores en un plazo de entre dos y cinco días, pero exigió que los empleados permitan la entrada a los directivos y que retiren los bloqueos de los accesos Los trabajadores inconformes denunciaron que la empresa empezó a reclutar a habitantes de una comunidad menonita aledaña al municipio para suplir a los trabajadores que renunciaron En su defensa, Bueno Figueroa dijo que “estamos cumpliendo con la ley, pues se trata de empleados mexicanos… no se trata de extranjeros, como algunos suponen” Hasta el momento continúan las pláticas entre trabajadores y directivos Funcionarios del ayuntamiento de Felipe Carrillo Puerto acudieron a la zona con el fin de mediar entre ambas partes

Comentarios