Reparten cinco mil despensas en Yucatán para afectados de la marea roja

martes, 19 de agosto de 2003
Mérida, Yuc , 18 de agosto (apro)- A casi 20 días de padecer los estragos de la marea roja, el Gobierno de Yucatán reportó que se han distribuido unas cinco mil despensas para beneficiar a casi 15 mil personas de 10 puertos yucatecos que han sido afectados por el fenómeno natural Enrique Alcocer Basto, director de Protección Civil, dijo que suman siete los municipios declarados zona de emergencia y de acuerdo con las normas del Fondo Nacional de Desastres (Fonden), los habitantes de los puertos afectados por el fenómeno se harán acreedores a despensas el tiempo que sea necesario El último municipio que se sumó a la declaratoria de emergencia fue Hunucmá, donde el puerto de Sisal es el que resiente los efectos de la marea roja Alcocer Basto no descartó que el fenómeno que trae en jaque a las autoridades, e incluso a los investigadores que no encuentran una explicación lógica a la persistencia de la marea roja en la costa yucateca, pueda llegar hasta el principal puerto pesquero de Celestún en las próximas horas Mientras tanto, el Gobierno del estado intensificó sus acciones de prevención y conminó a la gente a que evite bañarse en las playas de los puertos de Chelem, Sisal y Celestún, así como a no comer alimentos de estos puertos, con el fin de evitar posibles intoxicaciones En contraparte invitó a la gente a que acuda a los puertos desde Dzilam Bravo hasta Progreso donde el fenómeno ha dejado de representar una amenaza para la población Por lo pronto, este fin de semana el principal puerto, Progreso, que dos semanas atrás lució vacío de visitantes turísticos, recuperó su vitalidad al acudir miles de bañistas a sus playas, donde, incluso, actuaron diversos grupos musicales Desde el pasado 25 de julio cuando se detectó la marea roja, son miles de pescadores ribereños los que no han podido hacerse a la mar para realizar su actividad Y aunque demandan otro tipo de apoyo por ahora el gobierno solamente les ha otorgado despensas que son distribuidas por el DIF estatal y la Dirección de Protección Civil con base en unas listas elaboradas por la Dirección de Pesca del estado Primeramente las autoridades aseguraron que los daños ocasionados principalmente a la actividad pesquera eran menores a los causados por un fenómeno similar en 1991; sin embargo, dado el tiempo que lleva el fenómeno en la costa yucateca, se estima que las afectaciones pudieran ser mayores, aunque han pedido de plazo por lo menos un mes para determinar el grado de afectación del fenómeno

Comentarios